Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Electricidad

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Evitar daños en los equipos eléctricos

Las sobrecargas y el mal estado de la red pueden provocar incendios y cortocircuitos

Imagen: Sam crockett

El mantenimiento de la red eléctrica es fundamental para evitar accidentes. Una instalación en mal estado aumenta la probabilidad de que se produzcan daños en los equipos. Entre estos, destacan los cortocircuitos y los incendios, por lo que es conveniente conocer las causas que los provocan y, sobre todo, aprender a evitarlas.

Los daños se producen por dos motivos: la sobrecarga de la red y el mal estado o envejecimiento de ésta. Una instalación está sobrecargada cuando se conectan demasiados aparatos eléctricos a la vez y por los conductores circula una corriente excesiva. Esta situación provoca que la temperatura de los cables aumente y, en consecuencia, favorece su degradación.

Si por los conductores circula una corriente excesiva, estos se calientan y aumenta el riesgo de incendio

La temperatura es proporcional a la intensidad de la sobrecarga. Cuanto más sobrecargada esté la red, mayor será el calor que registrarán los conductores. Si el calor es excesivo, los cables pueden llegar a incendiarse. ¿Cómo evitarlo? Con pequeños interruptores automáticos o PIA que limitan la intensidad, en sustitución de los antiguos fusibles, e interrumpen la corriente eléctrica cuando se conectan más aparatos de los que la red es capaz de soportar. Cada circuito debe tener su propio PIA.

Instalación en mal estado

Las tareas de mantenimiento son fundamentales. Una instalación en mal estado aumenta el riesgo de cortocircuitos, que pueden derivar en un incendio. Ambos suceden por la misma causa: una subida de la intensidad. Sin embargo, el origen de ésta es diferente.

Los cortocircuitos se producen por una mala conexión entre dos conductores que se encuentran a distinto potencial, es decir, que tienen una tensión diferente. Esto provoca un aumento de la corriente y el calentamiento de los conductores, que pueden llegar a quemarse.

Quemaduras, otro riesgo latente

Además de aumentar la posibilidad de incendio, el incremento de la temperatura de los conductores eleva el riesgo de quemaduras. Éstas se pueden producir si, tras una subida de intensidad, se tocan los cables, ya que el calor de estos será excesivo, o cuando el metal fundido se proyecte hacia el exterior. Estas salpicaduras son motivo de lesiones.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto