Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Seis claves para hacer frente a la cuesta de septiembre

Planificar el presupuesto, identificar desembolsos innecesarios y economizar en pequeños gastos son las mejores armas para encarar los sobrecostes tras el verano

  • Autor: Por EROSKI CONSUMER
  • Última actualización: 3 de septiembre de 2014
Imagen: Sam LeVan

Los excesos de las vacaciones estivales, sumados a los gastos inherentes al regreso al trabajo y la vuelta al cole, pueden mermar y constreñir el presupuesto familiar. En algunos casos, es probable que una vez concluido el periodo de asueto haya que hacer frente a las deudas contraídas durante los días de descanso. Para sortear esta situación y evitar desembolsos superfluos, resulta conveniente planificarse, tal y como se explica en las siguientes líneas, donde se aportan varias fórmulas de ahorro para aplicar tras el verano.

Fórmulas de ahorro para la vuelta del verano

Tras los excesos de la época estival, encarar un desembolso importante no es aconsejable

Inmersos en una crisis cuyo fin parece cercano, pero que en muchos hogares aún no se atisba, cualquier medida de ahorro es un desahogo para la economía familiar.

Para que la cuesta de septiembre se haga menos empinada, pueden ponerse en marcha una serie de fórmulas que se detallan a continuación:

  • 1. Elaborar un presupuesto: tanto contabilizar los ingresos como descontar los pagos fijos es la primera de las medidas aconsejables para conocer y valorar las posibilidades y margen de maniobra. A ello se deberían añadir las previsiones de gastos y desembolsos no habituales. Así se consigue una aproximación lo más exacta posible a la cantidad de dinero de la que se dispone.

  • 2. Identificar los desembolsos innecesarios: conviene suprimir los gastos innecesarios, así como ciertos hábitos o sustituirlos por otros más baratos. Llevar al trabajo un termo con café de casa, en vez de comprarlo en la cafetería, puede suponer un ahorro cercano a 25 euros mensuales, una cantidad que se multiplica de forma exponencial si se sustituye el menú diario por un táper (a unos 10 euros de media, al cabo del mes el desembolso supera los 200 euros).

  • 3. Aprovechar los descuentos, rebajas u ofertas y comparar precios: se debe buscar el ahorro, aunque en un principio parezca mínimo, tanto en alimentación como en energía (transporte, electricidad, gas...) o teléfono (comparar compañías, buscar mejores tarifas, limitar el uso...) y, por supuesto, en la equipación para la vuelta al cole, ya que solo los gastos del comienzo de curso rondan, según diversos estudios, 800 euros de media por estudiante. Además, comparar precios en distintos establecimientos es la mejor forma de encarar una compra y obtener la mejor oferta. A largo plazo, pequeños recortes suponen una suma considerable.

  • 4. Posponer los gastos más elevados: después de los excesos de la época estival, encarar un desembolso importante puede no ser lo más aconsejable, ya que es factible que hayamos agotado gran parte del presupuesto en estos meses y lo que menos interesa es ahondar en el endeudamiento familiar. No es aconsejable, por tanto, recurrir al crédito mediante el uso de tarjetas (en estos momentos resulta muy difícil obtener un crédito personal, con unos intereses prohibitivos), que profundizará en el gasto debido a los intereses de las mismas. Sí sería recomendable, no obstante, esperar unos meses y ahorrar en la medida de lo posible para acometer la compra de un nuevo coche, televisor, mueble u ordenador.

  • 5. Controlar el gasto en ocio: el verano es una época proclive al derroche en este tipo de actividades, ya sea con el consumo en terrazas, bares de copas, excursiones, viajes, conciertos, eventos o espectáculos. Una vez pasado el periodo vacacional, controlar estos dispendios resulta muy conveniente para encarar con garantías el último trimestre del año. Además, las ofertas en ocio varían de manera considerable en función del día. Tanto en el teatro como en el cine, los días del espectador suponen una rebaja que puede alcanzar hasta el 40%.

  • 6. Buscar actividades alternativas: hay múltiples actividades que se pueden sustituir por otras más económicas. Si bien en algunos casos no serán idénticas las prestaciones de una y otra, durante un periodo limitado pueden funcionar para recortar gastos. Cambiar la cuota del gimnasio por salir a correr al aire libre o practicar deporte con amigos o compañeros de trabajo supone un importante ahorro, no solo por el desembolso mensual o anual, sino también por el gasto de inscripción que exigen estos centros.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto