Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Tipos de contenidos: Educación

Haces compras por la Red?
Λ

Miedo a las matemáticas

Los métodos de enseñanza, la desmotivación y la falta de formación del profesorado son las principales causas de un rechazo generalizado hacia las matemáticas

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Última actualización: 7 de mayo de 2008

España es la décima potencia mundial en matemáticas, cuenta con importantes investigadores y su producción en este campo supone cerca del 5% de todos los artículos que se publican en revistas científicas. Sin embargo, el último informe PISA, que evalúa las competencias en lectura, matemáticas y ciencias en los países de la OCDE, destaca el desinterés y la baja autoestima de los estudiantes españoles por esta materia. Entre las principales razones se halla la manera de enseñar esta asignatura por parte de los profesores, que también en algunos casos no son capaces de motivar al alumno para su aprendizaje o que no cuentan con la formación suficiente. Por su parte, los padres deben ayudar a crear un clima favorable al estudio y animar a sus hijos e hijas a relacionar las matemáticas con actividades de la vida diaria, como ir de compras o ahorrar para comprar su juguete preferido.

¿Dónde reside el problema?

El miedo a las matemáticas es común a la mayoría de los estudiantes. A menudo, esta asignatura es percibida como una de las más difíciles, si no la más difícil, y el entusiasmo que despierta es más bien escaso. Según el presidente de la Sociedad Española de Investigación en Educación Matemática (SEIEM), Bernardo Gómez, "las matemáticas no sólo generan antipatía, sino que pueden llegar a provocar ansiedad". No obstante, afirma que España "es la décima potencia mundial en este campo" y subraya que, aunque el profesorado se queja de que el nivel de los estudiantes es ahora más bajo, las notas de selectividad no son peores. "Hay grandes matemáticos españoles", confirma.

Las causas del rechazo a esta asignatura se reparten entre la metodología de enseñanza, la falta de motivación, el currículo

Las causas del rechazo a esta asignatura se reparten entre la metodología de enseñanza, la falta de motivación, el currículo y la actitud del alumnado, entre otras

(programa de la asignatura), la actitud del alumnado y un "clima social adverso" tanto por parte de los estudiantes, como de los padres y de la sociedad en general. "Entrando en más detalles -añade Gómez- hay causas externas e internas a las propias matemáticas que explican esta situación". En el primer grupo se sitúa el miedo al error, "a equivocarse delante de los demás y parecer el más 'tonto'". Otras causas son el uso que se ha hecho de las matemáticas como filtro social o la exclusión de candidatos en el acceso a un empleo y determinados estereotipos. "Difundir que es una asignatura de pitagorines ha contribuido a crear un clima social en contra y a favorecer la cultura de lo banal y sin esfuerzo", lamenta Bernardo Gómez.

En cuanto a las causas internas, destacan la propia dificultad del razonamiento matemático, que requiere reflexión, lectura y relectura paciente y sosegada, así como su aprendizaje. El presidente de la SEIEM reconoce que las matemáticas "no se pueden despachar rápidamente, sino que necesitan tiempo y concentración, en contraste con una sociedad que exige la inmediatez y que no dedica tiempo a la lectura". A su vez, recuerda que esta asignatura no se aprende de manera inmediata y que requiere "volver una y otra vez al tema", de manera que "la cultura de 'esto es del curso pasado y yo ya lo aprobé', no vale". Para progresar de un aprendizaje matemático a otro más elevado, hay que mantener fresco lo estudiado. Tampoco ayuda a avanzar el hecho de que las matemáticas no empleen un lenguaje coloquial, que no sea una materia visual o tangible y que "aborde temas sofisticados, que no son populares".

Pero hay más. Cuando se alude a las razones para este rechazo se debe mirar también al uso que se hace en la enseñanza de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TICs), así como de material manipulativo, es decir, que no sólo hay que enseñar lo que es un cuadrado o un círculo, sino que se debe ofrecer a los estudiantes objetos para tocar con esta forma. María Ángeles Cerezuela, asesora del ámbito científico tecnológico del Centro de Apoyo al Profesorado (CAP) de Madrid Centro, reconoce que en la actualidad "se está luchando por este tipo de enseñanza y que, de hecho, se está aplicando", aunque todavía de manera insuficiente. "Si se plantea a los niños unas matemáticas formales no pueden con ellas, porque el pensamiento formal no se desarrolla hasta los 16 ó 17 años. Ya no se pueden enseñar las matemáticas con una pizarra y una tiza, hay que emplear un material manipulativo perfectamente disponible para los estudiantes, para que puedan aprender de un modo intuitivo. Un material que el niño puede manejar con las manos", precisa Cerezuela.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto