Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Otras formaciones

Tipos de contenidos: Educación

^

Bachillerato a distancia

Se trata de un régimen de enseñanza orientado a compatibilizar el trabajo con los estudios

Imagen: Steven S.

Cerca de 40.000 alumnos de Bachillerato en nuestro país no asisten diariamente clase, y nadie les obliga. Son los estudiantes del régimen de Bachillerato a distancia, una enseñanza que se caracteriza por su flexibilidad a la hora de diseñar el plan de estudios y la gran autonomía con la que cuentan sus alumnos para organizar su aprendizaje.

Joven de entre 16 y 17 años, graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), con intención de acceder a estudios superiores y con ninguna otra obligación más que estudiar. Este es el perfil habitual de los miles de alumnos que cada año inician el Bachillerato en nuestro país. Sin embargo, un porcentaje cada vez mayor de estudiantes de esta etapa postobligatoria responden a un perfil muy diferente: mayores de 18 años que deben compaginar sus estudios con una jornada laboral completa, lo que les imposibilita asistir a diario a clase y cursar sus enseñanzas en alguno de los regímenes presenciales, ya sea el ordinario o el nocturno.

A estos estudiantes, tal como establece la Ley Orgánica de Educación (LOE), las administraciones están obligadas a proporcionarles medidas que les ofrezcan la oportunidad de cursar estos estudios organizados según sus características particulares, de acuerdo al ritmo que marquen sus posibilidades y disponibilidad de tiempo. La respuesta es el denominado Bachillerato a distancia, un régimen de enseñanza que, por sus características específicas, permite que cada cual pueda adaptar sus estudios de Bachillerato a sus necesidades individuales.

Los alumnos se matriculan sólo en las asignaturas que creen que pueden aprobar, de acuerdo a su tiempo disponible

Flexibilidad y autonomía son los principios por los que se rige el Bachillerato a distancia para que sus estudiantes puedan obtener finalmente la titulación deseada. Por una parte, al igual que en el régimen nocturno, quienes optan por la modalidad a distancia pueden prolongar sus estudios durante todos los años que deseen, ya que no tiene el límite temporal de permanencia de cuatro años establecido para el régimen ordinario. Asimismo, otra de las grandes ventajas, exclusiva de este régimen de enseñanza, es que los alumnos no están obligados a matricularse de un curso completo cada año, sino que se matriculan únicamente del número de asignaturas que creen que pueden afrontar con el tiempo libre del que disponen; además, estas asignaturas, que pueden ser de primer o segundo curso, se evalúan de forma independiente, no global, y por tanto, las materias que se aprueben estarán superadas para siempre, por lo que en cursos siguientes sólo tendrán que matricularse de aquellas asignaturas que no hayan aprobado.

Acceder al Bachillerato a distancia

Las enseñanzas de Bachillerato a distancia están orientadas a personas adultas (el 80% tiene entre 18 y 25 años) en posesión del titulo de Graduado en Educación Secundaria o equivalentes, que no pueden cursar dichas enseñanzas de modo presencial por circunstancias especiales. Los requisitos esenciales para poder acceder a estos estudios son los siguientes:

  • Tener el título de Graduado en Educación Secundaria o equivalente (2º de BUP con dos materias no superadas como máximo, título de técnico auxiliar de FP de primer grado o título de técnico de un Ciclo de grado medio).
  • Ser mayor de 18 años o cumplir 18 años en el año en que comience el curso.
  • De manera excepcional, ser mayor de 16 años, siempre que se acredite ante el director del centro disponer de un contrato laboral que no permita acudir a los centros educativos en régimen ordinario o ser deportista de alto rendimiento.

Los estudiantes sólo pueden matricularse en los centros autorizados por las distintas consejerías de educación

Si se cumplen estos requisitos, los estudiantes pueden matricularse en Bachillerato a distancia en aquellos centros autorizados por las distintas consejerías de educación para impartir dichas enseñanzas. Actualmente, un total de 86 centros están autorizados para impartir el Bachillerato a distancia en nuestro país, un 12,5% más que hace dos años, lo que evidencia el significativo crecimiento de alumnos que optan por este régimen académico, sobre todo en algunas comunidades como Andalucía, Madrid o Canarias, donde se aglutina más del 50% de estos estudiantes. Para conocer cuáles son los centros autorizados en cada comunidad, la mejor opción es consultar en las direcciones provinciales de Educación o directamente en cada consejería.

Una vez matriculado, el estudiante pasa a ser a todos los efectos alumno oficial del centro, aunque su itinerario educativo será diferente al del resto de bachilleres. Lo primero que debe considerar el alumno es el tiempo del que dispondrá para estudiar, y en función de éste seleccionar el número de asignaturas, de la modalidad elegida, en las que se va a matricular; las materias pueden ser cualquiera de las que integran el currículo del primer o segundo curso, siempre que no sean vinculantes con otras que no se hayan aprobado con anterioridad. Es importante recordar que el alumnado que proceda desde cualquier otro régimen de enseñanzas de Bachillerato podrá incorporarse al régimen a distancia sin necesidad de matricularse de nuevo en las materias ya superadas.

La acción tutorial, aunque no sea obligatoria, es muy recomendable para obtener buenos resultados

Al inicio del curso académico, los estudiantes reciben el listado del material didáctico requerido para las asignaturas en las que se han matriculado, que será la base de sus estudios junto con la acción tutorial que, aunque no sea obligatoria, es muy recomendable para obtener buenos resultados. El apoyo tutorial al que tienen derecho los alumnos de Bachillerato a distancia es tanto individual como colectivo. A través de la tutoría individual -que puede ser telefónica, telemática o presencial- el tutor hace un seguimiento individualizado del proceso de aprendizaje del alumno, le aconseja y resuelve todas las dudas que le surjan. Asimismo, mediante la tutoría colectiva, que suele realizarse una vez a la semana por cada asignatura, el grupo completo de alumnos recibe la orientación necesaria para avanzar en el aprendizaje de la materia.

La evaluación

Las enseñanzas de Bachillerato a distancia tienen la misma validez académica que las recibidas en el régimen ordinario o nocturno, de modo que una vez superadas todas las materias, el estudiante recibe el título de Bachiller correspondiente.

Dado el carácter no obligatorio de las tutorías, la única herramienta que puede emplear el profesor para evaluar a un alumno de Bachillerato a distancia son las evaluaciones. Normalmente, para cada una de las materias elegidas se establecen tres pruebas de evaluación al final de cada trimestre, que son escritas y presenciales. De forma paralela a la tercera evaluación, se realiza una prueba global para aquellas personas que no hayan superado las evaluaciones parciales, así como la recuperación de las no superadas. De esta forma, quienes no superen la materia en esa prueba global podrán presentarse siempre a una prueba extraordinaria en septiembre.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en