Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

El ejercicio en edad preescolar

La reducción de la actividad física en niños preescolares podría explicar parte de los problemas relacionados con la obesidad infantil

  • Autor: Por NÚRIA LLAVINA RUBIO
  • Fecha de publicación: 19 de enero de 2009
Imagen: meaduva

España se ha convertido en uno de los países de la Unión Europea con mayor número de niños con problemas de sobrepeso, y la obesidad está presente en el 16% de los menores de entre 6 a 12 años. Al mismo tiempo, los niveles de actividad física en los niños en edad preescolar parecen decaer, hecho que contribuye a que los niños gasten menos calorías de las que ingieren. Una investigación elaborada en Nueva Zelanda concluye que probablemente éste es uno más de los motivos que explican la tendencia creciente de la obesidad en la población infantil.

Los niños de entre tres y cinco años están al menos 1,5 horas al día frente a pantallas de ordenador, de televisión o con los videojuegos. De igual forma, pasan el mismo tiempo realizando otras actividades sedentarias, como leer, dibujar o escuchar música. La disminución de la actividad física se va produciendo de forma progresiva, y es a los cinco años cuando el ejercicio se da con menos frecuencia. Estos son varios de los resultados de una investigación reciente elaborada en la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) y publicada en "Medicine & Science in Sports & Exercise", la revista oficial de la American College of Sports Medicine (ACSM).

Este proceso en el que el niño se va volviendo más sedentario de forma paulatina, sumado a una alimentación poco adecuada demasiado rica en hidratos de carbono sencillos, grasas y calorías "vacías" (golosinas, refrescos o bollería), podría explicar los crecientes problemas de obesidad posteriores, cada vez más preocupantes tanto en el ámbito nacional como internacional. Esta obesidad, además, no es sólo un problema a corto ni a medio plazo, ya que varios estudios han constatado que el 75% de estos niños serán obesos en la edad adulta.

Del juego a la televisión

A pesar de la inquieta naturaleza de los niños de esta edad y la falta de juego estructurado, los investigadores neozelandeses intentaron, al principio del estudio, medir de la forma más objetiva posible la cantidad de actividad física de los pequeños. Se pidió a los padres que estimaran la cantidad de horas semanales que sus hijos dedicaban a actividades como bailar, ir en bicicleta, jugar en el patio, participar en actividades organizadas y nadar, así como a otras más sedentarias.

Cualquier persona mayor de dos años de edad debería realizar entre 30 y 60 minutos de actividad física de intensidad moderada casi cada día

Como parte del estudio "Family Lifestyle, Activity, Movement and Eating" (FLAME), se analizó durante tres años a 244 niños y niñas que al inicio del experimento estaban a punto de cumplir su tercer aniversario, y se les visitó de forma anual. Los resultados mostraron una importante disminución la actividad física según los niños iban creciendo. Las mediciones de actividad física en las edades cuatro y cinco años fueron significativamente más bajas que las observadas en los tres años.

Rachel Taylor, autora principal del estudio e investigadora del Edgar National Centre for Diabetes Research de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), asegura que esta investigación es una "oportunidad para restringir un rango de edad en el que se puedan fomentar hábitos saludables para los niños". Uno de los principales cambios debe ser, para empezar, el paso de la pantalla a actividades como correr, saltar o jugar.

Teniendo en cuenta el rango de edad, además, podría resultar fácil y siempre que sea posible, según la investigadora, alentar a los niños a hacer actividades exteriores, apuntarlos a un gimnasio, a practicar deportes como el tenis o, lo que es más importante, potenciar actividades estructuradas en su rutina que aumenten su exposición al ejercicio físico.

Según las recomendaciones actuales, cualquier persona mayor de dos años de edad debería realizar entre 30 y 60 minutos de actividad física de intensidad moderada, casi todos o, preferiblemente, todos los días de la semana. Esta actividad puede estar relacionada con acciones cotidianas, como caminar a buen ritmo, subir escaleras o trabajar en el jardín o en las tareas de la casa. En el caso de los más pequeños las actividades deben estar más relacionadas con el aspecto recreativo y llevarse a cabo a lo largo del día en periodos de no menos de diez minutos.

Necesidad de prevención

La Asociación Asturiana de Pediatría de Atención Primaria aseguraba, en un estudio realizado en 2008, que el sobrepeso y la obesidad inciden de forma notable a partir de los dos años de edad. Concretamente, los investigadores hallaron que a partir de los seis meses de edad se podía percibir ya obesidad: hasta un 10% de los niños ya la padecían. A medida que pasaban los años este porcentaje crecía. Un 18% de los niños de dos años ya sufren obesidad, mientras que en el grupo de los tres años, un 19%. Es a partir de esta franja, además, cuando la velocidad de crecimiento es mayor, lo que coincide con el estudio anterior.

Los resultados de ambos estudios evidencian la necesidad de realizar un programa preventivo que pueda reducir la incidencia de la obesidad infantil. La colaboración de los padres es imprescindible para que estos programas funcionen, ya que son sólo ellos, teniendo en cuenta la edad de sus hijos, los únicos que pueden cambiar la situación. La formación a los padres y el asesoramiento son importantes para que los niños no desarrollen obesidad, de la que se derivan muchas enfermedades que empeorarían su calidad de vida en el futuro.

UN DEPORTE DE EQUIPO

Una de las estrategias para conseguir que el niño siga una rutina continuada de ejercicio físico es que pueda practicar, del mismo modo que los adultos y si está preparado para participar en actividades en grupo, un deporte de equipo que le guste. Por tanto, es primordial que sea él quien lo escoja, aunque los padres puedan sugerirle un deporte que podría serle beneficioso. Obligarle a hacer un deporte que no quiere sólo causaría rechazo y, más que una actividad beneficiosa, se convertiría en algo que el niño trataría de evitar.

Y aunque el niño sea quien escoja, el apoyo de los padres resulta esencial para que el pequeño no lo abandone. Asimismo, el deporte en concreto debe introducirse de forma muy gradual, para que el niño no dé por terminadas sus actividades lúdicas como jugar en el parque o en el patio de casa.

Es importante tener en cuenta que en edad preescolar el deporte dirigido a los niños es sólo de iniciación, puesto que aún no están lo suficientemente formados para la práctica de deportes organizados. Sin embargo, y aunque al principio estén practicando un deporte que les divierta, a la vez, los más pequeños podrán aumentar la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad (que previenen la obesidad); adquirirán una mayor capacidad de coordinación; aprenderán a trabajar en equipo y el concepto de competencia "sana"; recibirán disciplina; y aumentarán su autoestima, perseverancia y concentración.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto