Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Los beneficios de la gimnasia acuática

Este tipo de ejercicio puede mejorar la capacidad cardiorrespiratoria y la forma física neuromuscular de personas mayores

Imagen: Herman Brinkman

Son muchos los beneficios que se han apuntado a la práctica del fitness acuático y, en concreto, del aquagym. Numerosos estudios han constatado que es una práctica excelente en muchos sentidos, y que puede beneficiar tanto a las personas que buscan un poco de relajación como a las que quieren fortalecer su masa muscular. Incluso favorece de forma más intensa a quienes se someten a tratamientos de rehabilitación. Y en personas mayores se ha comprobado que este tipo de ejercicio puede acelerar el proceso de ponerse en forma.

La ejercitación en el agua reúne las ventajas y los requisitos necesarios para poder considerarla saludable. Su uso para fines recreativos y de rehabilitación es ya histórico: Hipócrates usaba el agua para el tratamiento de enfermedades ya en el año 460 a.C.; los romanos utilizaban aguas frías o calientes con diferentes objetivos, y los griegos popularizaron las caminatas en el agua. Desde entonces y en todo el mundo se han ido desarrollando distintas prácticas de ejercicios acuáticos con fines beneficiosos. En la actualidad, son varios los estudios que corroboran que el ejercicio en el agua, concretamente el aquagym, es de lo más adecuado.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad Federal de Sao Paulo (Brasil), publicado en la revista "Geriatrics Gerontologie International", comparó las ventajas de ejercitarse en el agua o hacerlo en tierra en personas mayores. Los resultados demostraron que el aquagym es mucho más efectivo. En el estudio participaron mujeres sanas mayores que mantenían una vida sedentaria, lo que permitió a los investigadores una mayor precisión en los efectos.

Unas practicaron durante 12 semanas en el agua y otras, en tierra. Tras este período, los datos de peso corporal, pulsaciones, poder aeróbico, flexibilidad y elasticidad fueron muy parecidos entre los dos grupos. Por el contrario, la capacidad cardiorrespiratoria y la forma física neuromuscular en las mujeres ancianas que habían llevado a cabo su plan de entrenamiento en el agua mejoraron de manera considerable.

Tonificación en el agua

El aquagym se recomienda a personas con sobrepeso, con lesiones traumatológicas, con problemas de movilidad y estabilidad articular en rodillas

El aquagym es un tipo de fitness acuático cuyos ejercicios se centran en la tonificación muscular, en las repeticiones y en el trabajo con diferentes materiales, como pesas o pelotas, entre otros. En esencia, el aquagym trata de trasladar al medio acuático el trabajo físico que se realiza en tierra aprovechando, eso sí, las posibilidades que aporta el nuevo medio. Se suele llevar a cabo en piscinas de poca profundidad (de 1,20 m a 1,50 m), aunque también puede ejecutarse en otro tipo de piscinas. La temperatura más adecuada debe oscilar entre los 28º C y los 31º C.

Con el aquagym se mejora la condición física general, ya que con sus ejercicios se consigue una adaptabilidad a las diferentes técnicas de natación. Además, permite una mejor recuperación de las lesiones, por lo que está indicado para personas en procesos de rehabilitación. Se van trabajando los diferentes grupos musculares de forma específica (con movimientos repetidos entre 15 y 60 veces) y se alternan ejercicios de la parte superior, media (oblicuos y abdominales) e inferior del cuerpo, variando las diferentes partes durante toda la sesión.

Los alumnos pueden encontrarse en pie en el borde de la piscina o permanecer a flote dentro del agua. El tipo de ejercicio que se realiza puede ser: de bajo impacto, con deslizamientos suaves en el suelo y manteniendo como mínimo un pie en el suelo; de alto impacto, con saltos y pérdida de contacto con el suelo y proyección del cuerpo hacia arriba; y sin impacto, que se corresponde con aquellos ejercicios en los que el cuerpo se encuentra en flotación y sin tocar de pies en el suelo.

Beneficios generales y concretos

Son varias las ventajas que ofrece este fitness acuático frente a las prácticas terrestres. Se trabajan todos los músculos, por lo que todo el organismo se ve beneficiado por su práctica. Es precisamente por este carácter integral que está indicado para todos. Además de los beneficios para personas mayores, también se recomienda a aquéllas con problemas de sobrepeso, en proceso de recuperación, con lesiones traumatológicas, con problemas de movilidad y estabilidad articular en rodillas, tobillos o para problemas de espalda en general. También es un ejercicio muy indicado para mujeres embarazadas.

La hipogravidez (escasez de gravedad) permite la disminución del impacto del cuerpo con el suelo y, con esto, la tensión sobre las articulaciones. Esta característica hace que los ejercicios en el agua puedan ser más duraderos y frecuentes. También permite que personas con movilidad reducida puedan beneficiarse de la liberación de peso que aporta el agua. El beneficio psicológico en este sentido es indudable.

La presión hidrostática, que en un principio puede resultar incómoda por las molestias respiratorias que provoca, mejora finalmente los músculos respiratorios y la capacidad de ventilación. Facilita también la posición del cuerpo en posición vertical, algo muy interesante para personas que necesitan ayudas externas para mantener esta posición. Asimismo, la lentitud de los movimientos que provoca la presión en el agua permite detectar mucho antes, además, las caídas en estas personas. El medio acuático está indicado también para personas que quieran prevenir o tratar flebitis, ya que la presión hidrostática ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

La dificultad para moverse en el agua facilita el desarrollo de la resistencia y tonificación muscular, que puede complementarse además con la inclusión de complementos, como una pelota (que ayuda a adaptar el cuerpo a las necesidades de cada persona, ofreciendo mayor o menor resistencia) y, de la misma manera, mejora las cualidades y capacidades físicas, como el acondicionamiento físico general, aeróbico y muscular. Lógicamente, esta característica del agua la hace apropiada para personas con osteoporosis, que verán reforzada su resistencia muscular.

El agua aporta también equilibrio muscular y una mejor termorregulación. La temperatura corporal es mucho más estable, lo que proporciona una mayor comodidad y hace que la sesión de ejercicios sea más agradable. Asimismo, el aquagym aporta relajación y tranquilidad a quien lo práctica, sobre todo por el efecto sedante del agua tibia.

AQUAGYM EN EL EMBARAZO

Imagen: Iuri Fernandes

Los cambios que sufre una mujer durante los nueve meses de gestación, como hinchazón de piernas, pies y tobillos, peso excesivo, varices o hemorroides, pueden controlarse a través del ejercicio. Según concluyen diversas investigaciones, uno de los que pueden aportar más beneficios es la gimnasia acuática, de forma especial en la reducción del dolor lumbar. Aunque la embarazada debe antes consultar con el médico si es adecuado o no para ella realizar este tipo de ejercicio, lo cierto es que el aquagym relaja, ayuda a gastar las calorías excesivas, mejora la circulación y hace que la mujer no sienta tanto el peso de la barriga.

Si se llevan a cabo este tipo de ejercicios, siempre conducidos por profesionales especializados, es recomendable hacerlo desde el quinto mes de embarazo. Durante la clase se recomienda realizar movimientos generales y paseos en el agua, así como ejercicios para tonificar las extremidades. Cabe destacar que los especialistas aconsejan la práctica de ejercicio adaptado al período de embarazo y al estado físico de la mujer embarazada, así como otorgar unos minutos a las técnicas de respiración y relajación.




Otros servicios


Buscar en