Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Pasaporte Saludable
^

Pintar y dibujar: beneficios para la salud

Colorear aporta bienestar y ayuda a reducir el estrés y la angustia de forma temporal

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Última actualización: 24 de mayo de 2017
Imagen: AndreyCherkasov

Pintar o dibujar por placer, diversión o como terapia. Cualquier finalidad es buena. Esta actividad, que no deja de ser una forma de expresión y de comunicación, hace las delicias de los más pequeños antes de saber leer y escribir. No obstante, es una actividad que aporta innumerables beneficios a todas las edades. Pero, ¿a quién beneficia pintar y por qué? ¿Qué efectos tiene sobre las emociones y los sentimientos? ¿Qué es mejor: dejar fluir la creatividad o colorear composiciones como las mandalas? En este artículo, de la mano de una psicóloga clínica, se abordan estas cuestiones.

El dibujo y la pintura como expresión de uno mismo

Actividades como dibujar y colorear se asocian a los más pequeños y está demostrado que les ayuda a expresarse, a relajarse y a inducir su creatividad. Sin embargo, no son los únicos. Los adultos, aunque más reacios a coger los lápices de colores, también obtienen grandes beneficios. La psicóloga clínica Amaya Terrón recuerda que "hay distintos test en psicología que utilizan el dibujo como forma no solo de evaluar, sino de tratar ciertos conflictos inconscientes que viven enraizados en el adulto sin salir a la luz, precisamente, por no encontrar la vía correcta. En estos casos, el dibujo como expresión artística y no verbal es de gran ayuda".

En estos test se evalúa tanto el contenido del dibujo como el trazo, la organización y la distribución y el color. Y se interpretan tanto como rasgos de personalidad como estados en los que se encuentra una persona. Por ejemplo, en niños, se usan mucho el test del árbol, el de la figura humana y el de la casa, para que expresen mediante dibujos lo que no pueden hacer en palabras. "Ayudan a averiguar si una persona está estresada -cuando realiza trazos bruscos, fuertes, rápidos o profundos- o deprimida -los dibujos monocromáticos suelen ser una señal-; ayudan a reconocer una situación que puede llegar a perturbar en ese momento o su estado en general", narra la especialista.

Imagen: sonerbakir

Efectos de pintar sobre el estado psicológico y emocional

Esta experta describe que los movimientos rítmicos, regulares y suaves con un impacto en el papel o colorear rellenando espacios delimitados pueden hacer que la persona se enfoque tanto en la tarea que está realizando que, con el entrenamiento correcto, llegue a desconectar de otros pensamientos intrusivos o que generen ansiedad. De entre todos los beneficios cabe destacar:

  • Ayuda a focalizar, a desechar pensamientos espontáneos y, al mismo tiempo, a concentrarse.
  • Aporta bienestar durante la actividad y al finalizarla.
  • Reduce el estrés y la angustia de forma temporal.
  • Favorece el autoconocimiento, ya que fomenta estados de alta concentración donde caen las defensas y la persona está más abierta a ciertos contenidos sobre ella misma y las circunstancias que le rodean.
  • Fomenta la creatividad.
  • Ayuda a tomar conciencia sobre algunos estados emocionales y, dado su alto componente relajante, hace más resistente para enfrentarse y resolverlos.

Dibujar y garabatear, ¿provocan los mismos efectos?

El arte, en general, se utiliza en terapias psicológicas con buenos resultados y mediante un sinfín de modalidades: pintura, escritura, collage, dibujos, garabatos, creando máscaras, esculturas o coloreando mandalas, entre otras.

El dibujo es la expresión artística que deja al descubierto el mundo interior. "Pero no hay reglas fijas", advierte Amaya Terrón. "Hay que analizar en contexto, conociendo a la persona que lo realiza y su ambiente e, incluso, dejando que explique el contenido y el sentido del dibujo. Es información muy valiosa la que aportan las personas en la expresión a través del arte y en su interpretación", añade. A veces, hasta la actitud de la persona ante la actividad, lo rápido que empieza, lo que duda acerca del contenido, si se siente segura o mira mucho a quien le observa son señales que se pueden captar e interpretar para conocer más sobre el mundo interior de esa persona.

En dibujo puede ayudar a personas con problemas sensoriales o físicos o con determinados trastornos o enfermedades a comunicarse de una manera distinta

En terapias psicológicas, el dibujo facilita la expresión de emociones enquistadas, a las cuales no hay otra manera de acceder y, así, poder buscar solución; ayuda a la persona a entender sus propios fantasmas y miedos, a conocerse mejor; aumenta la creatividad buscando formas de expresión distintas de las palabras -a veces, aquello que no se puede decir sí se puede dibujar-; y, también, sirve a personas con problemas sensoriales o físicos o con determinadas enfermedades, como el mal de Alzheimer, para poder comunicarse de una manera distinta.

El doodling o garabateo también tiene efectos a nivel psicomotor. "Los niños son los usuarios más habituales de este tipo de dibujo y les provoca efectos cognitivos y emocionales: les sirve para tomar conciencia sobre ellos mismos y sus acciones, a expresarse y a coger agudeza motora", detalla esta experta. En el adulto, el garabateo puede tener el objetivo de ritual que aleje la ansiedad y/o sirva a modo de mantra para concentrarse en una sola cosa y alejar otros pensamientos invasivos.

Este efecto relajante se produce gracias a que se realiza en un contexto alejado de la rigidez y las reglas, que deja fluir sin importar el resultado final, en el cual se siguen líneas y trazos aleatorios, según el gusto y necesidades de la persona, y que pueden ser más marcados, más concéntricos o más extendidos, más estructurados o más caóticos, según el estado y el gusto personal. "No es extraño encontrar quienes garabatean de forma automática cuando están en una situación de semiconciencia, aunque también se utiliza como medio de fomentar la creatividad estando en un estado de vigilia previo. Es una forma de concentrarse en sí mismo, tomar conciencia y dejarse llevar hasta encontrar esa fase de inspiración tan buscada por artistas", expone Amaya Terrón.

Todo ello, sin embargo, no se relaciona con la habilidad que se posea: hay quienes encuentran el placer en el dibujo porque les gusta y se les da bien; a otros, que no tendrán tanta destreza, les ayuda a expresar lo que sienten; y, para otras personas, el simple coloreo o garabateo les relaja, porque les sirve para alejar pensamientos y focalizarse sobre una actividad tomando conciencia plena.

Pintar y el desarrollo de los niños

Pintar es una de las actividades más divertidas para los más pequeños. Basta con facilitarles el material necesario, hojas de papel o un cuaderno y lápices de colores o pinturas. Además de potenciar su creatividad y dar rienda suelta a su fantasía, les aporta otros beneficios en su desarrollo a distintos niveles:

  • Les ayuda a desarrollar su motricidad fina y a manipular objetos pequeños.
  • Mejora la comprensión y la percepción de espacio y de su entorno y les sirve para descubrir distintas texturas y colores.
  • Provoca una gran satisfacción, que contribuye a aumentar su autoestima. Y, además, se divierten con ello.
  • Les proporciona el espacio para expresar sus sentimientos e inquietudes, como la inseguridad, la confianza o las preocupaciones.
  • Fomenta su creatividad y sensibilidad.
  • Les relaja y tranquiliza y favorece la capacidad de concentración.
  • Aprenden a apreciar el esfuerzo y el trabajo.

Pintar mandalas, más que una moda

Colorear mandalas está de moda. También está en auge en la práctica clínica para trabajar algunos casos de hiperactividad, ya que son formas de círculos concéntricos casi hipnóticos que ayudan a los menores a centrarse en una tarea concreta. Al focalizarse y tener activa una función en su mente, se relajan. "Pese a que no es una actividad que se circunscriba solo a los niños, la actividad constante que supone colorear estas composiciones, independientemente de la edad, ayuda a alcanzar armonía y conexión mental con uno mismo, a través de una actividad constante", explica la psicóloga Amaya Terrón.

Aunque pintar mandalas precisa paciencia y concentración, es una tarea al alcance de cualquiera y, una vez terminadas, "la sensación es de armonía personal y de sensación placentera. Es una labor que relaja y ayuda a que surja la creatividad y el autodescubrimiento. A veces, se utilizan como medio de llegar a una meditación profunda, ya que puede bajar la tensión arterial y la frecuencia cardiaca y respiratoria", añade esta experta.

Etiquetas:

ansiedad, estrés, pintar, terapia


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto