Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Software

Tipos de contenidos: Tecnología

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Juan Alberto Estallo Martí, experto en psicología de las nuevas tecnologías

"Internet puede servir de ayuda a las personas con pocas habilidades sociales"

  • Autor: Por JORDI SABATÉ
  • Fecha de publicación: 28 de octubre de 2005
  
Juan Alberto Estallo, psicólogo de las nuevas tecnologías

El doctor Estallo es pionero en España en el estudio de los efectos psicológicos de las nuevas tecnologías sobre los seres humanos. Ha publicado 'Videojuegos: Juicios y Prejuicios' (Planeta, 1995). El psicólogo catalán opina que algunas noticias alarmistas sobre los videojuegos se deben a tergiversaciones de la realidad por parte de los medios de comunicación.

Desde que en 1969 Joseph Weizenbaum describiera en su libro 'Computer Power and Human Reason' a los aficionados a las computadoras como "víctimas de un trastorno" han pasado casi cuarenta años, y sin embargo la sociedad continúa teniendo la impresión de que algo pernicioso se esconde tras las nuevas tecnologías. ¿Por qué?

El ser humano desconfía instintivamente de lo que desconoce, y las nuevas tecnologías son un fenómeno relativamente reciente. Todo comenzó con el nacimiento de la informática como una nueva ciencia en los primeros sesenta; posteriormente se habló en los setenta de los cerebros electrónicos y de si iban a eliminar muchos puestos de trabajo en las oficinas, cuando finalmente lo que han creado es más trabajo y nuevas profesiones. Más tarde, cuando se creó la profesión de informático, se tildó a estos profesionales de raros, pero hoy tienen una alta consideración social; luego llegaron los videojuegos y se temió por los menores cuando hoy aquellos menores son ya padres normales y corrientes. Finalmente, la informática se ha hecho omnipresente y parece que la sociedad comienza a asumir que hemos asistido a un cambio de era: hemos pasado de la era posindustrial a la era tecnológica y estamos asistiendo al final de estos miedos. Hay que pensar en lo que sucedió cuando los hermanos Lumiere exhibieron su primera película, en la que salía una locomotora: hubo gente que creía que la máquina se iba a salir de la pantalla.

Decir que los videojuegos matan vende más periódicos que decir que son simplemente algo nuevo

Usted ha glosado en diversas publicaciones titulares de noticias alarmistas aparecidas en los periódicos que a posteriori se revelaron como disparatadas. ¿Qué papel juegan los medios de comunicación para que se difunda una imagen negativa de las nuevas tecnologías?

Hay un desconocimiento evidente, si bien no estoy tan seguro de que sea inocente en muchos casos. Hay una cuestión muy obvia en los medios: decir que los videojuegos matan vende más que decir que son simplemente algo nuevo. Yo no he dicho nunca que los medios mientan, pero en muchas ocasiones tergiversan las verdades. Tal es el caso del titular de un diario que rezaba: "Los videojuegos matan". Se refería al caso de una persona que había muerto de una crisis de epilepsia provocada por el parpadeo de la pantalla del ordenador. La pantalla le provocó la crisis y ésta se complicó hasta que el usuario murió. Lo mismo hubiera podido pasarle frente a un televisor, los focos de un coche o cualquier otro estímulo luminoso brusco. Fue la epilepsia lo que el mató, no el videojuego.

¿Se puede hablar de un síndrome de adicción a las nuevas tecnologías?

No se puede hablar de adicción si aplicamos con rigor el método científico porque no hay, ni mucho menos, un número de casos tan elevados como para describir un síndrome. Aunque yo he atendido episodios de adicción a Internet. Y en esos casos lo que enganchaba no era la Red en sí, sino un aspecto muy concreto como son los sitios interactivos; los chats por ejemplo, donde hay un efecto de pregunta respuesta rápida. No ocurre lo mismo con los foros de debate, donde el periodo de interacción se dilata. De nuevo el factor de adicción no es Internet, sino la interactividad por un mecanismo muy parecido al de las máquinas tragaperras. En cambio, si nos fijamos en las apuestas deportivas online, enganchan menos que el estímulo interactivo. Otra cosa es que el usuario sea un ludópata o no, porque se comportará igual en la Red que fuera de ella. Por otro lado no se puede negar que los juegos de azar están mucho más a mano en Internet que en la vida real, por lo que pueden estimular a potenciales ludópatas. Lo mismo sucede con la pornografía. Habría que establecer un debate serio sobre si esto es simplemente un factor coyuntural que hay que aceptar o se deben fijar determinados filtros.

Recientemente se ha desatado en todo el mundo una polémica en torno al videojuego 'Grand Theft Auto San Andreas'. La senadora por Nueva York, Hillary Clinton, abogó por retirarlo dado su "contenido sexual explícito y su alto nivel de violencia". ¿Pueden ser los videojuegos nocivos psicológicamente para quien los usa?

Lo más nocivo es la gran campaña de publicidad que hacen desde la senadora Clinton hasta los 'mass media'; probablemente 'San Andreas' no se hubiera vendido tanto si no le hubieran dado tanta cancha. Lo mismo pasó como 'Carmagedon', un juego bastante malo en el que se ganaban puntos atropellando ancianas. La polémica que generó su contenido le proporcionó unas ventas muy superiores a las que merecía por su calidad. En estos temas entran en juego los valores morales, que para la ciencia no tienen ningún peso. ¿Son nocivos los videojuegos? Depende de para qué tipos de moral sí, pero para otros no. De nuevo hay que establecer un debate sobre qué marco se quiere fijar. Se puede decir que los valores de un videojuego no son transmisibles en un determinado contexto social, pero clínicamente no hay evidencias de efectos negativos.

No se puede hablar de adicción a Internet si se aplica rigurosamente el método científico

También se publicó un estudio en 'New Scientist' sobre videojuegos con situaciones violentas, en el que se afirmaba que algunas zonas del cerebro cobraban mayor actividad justo antes de un combate, mientras que la "zona emocional" se paralizaba prácticamente. ¿Qué se puede concluir a partir de esta afirmación?

El nivel de conocimiento que tenemos del cerebro no permite sacar grandes conclusiones de estas afirmaciones, que evidentemente son ciertas, o al menos no hay que dudar de la seriedad de quien publica en revistas como 'New Scientist'. Muchas actividades cotidianas tienen el mismo efecto sobre el cerebro y no necesariamente se deben a comportamientos antisociales. Esta publicación a la que nos referimos se basa en estudios muy generales que no permiten aventurar conclusiones con base científica.

¿Debe establecerse algún tipo de control sobre el acceso a las nuevas tecnologías? Si es así, ¿quién debe establecerlo: los padres o el Estado?

Para empezar, suponer que el Estado deba crear leyes de control es llamar al mal tiempo, porque esto comportaría más problemas que soluciones. Ya sabemos qué sucede con las cosas que se prohiben o regulan. Respecto al ámbito paterno, es lógico que los padres decidan controlar las actividades de sus hijos; es natural. Pero no pienso que haya que ejercer un tipo de control superior al que se ejerce en relación a la televisión o a las amistades. Lo mejor es conocer el ámbito en que un hijo se mueve. Los padres deben probar un videojuego o navegar por Internet para conocer bien los límites que quieren establecer. Los progenitores que se han introducido en las nuevas tecnologías son mucho menos alarmistas que los que todavía sufren un desfase tecnológico importante.

Por el contrario, ¿tiene efectos positivos en el desarrollo emocional de los menores el uso de Internet y los videojuegos?

Internet tiene todos los efectos positivos que tiene la comunicación; de alguna manera es un entrenamiento y nos familiariza con las herramientas de trabajo del futuro. Pero hay que ser sensatos y no pensar que es lo único bueno que existe sobre la tierra. Internet es un aporte más a la vida actual, pero no puede sustituir a la realidad en el sentido amplio. Por otro lado, sí es cierto que los videojuegos parecen favorecer ciertos desarrollos, pero no hay base científica todavía para asegurarlo. Una evidencia es que los niños que juegan a videojuegos resuelven el cubo de Rubik en menos tiempo que los que no juegan; se puede pensar que han desarrollado más habilidades abstractas.

Los padres deben probar un videojuego o navegar por Internet para conocer bien los límites que quieren establecer a sus hijos

Se habla mucho del acceso a la pornografía por parte de menores a través de Internet. ¿Es algo contraproducente, positivo o simplemente es un factor coyuntural contra el que no se puede luchar?

Ahora es muy fácil obtener pornografía mediante Internet; es cierto. Pero en la España de los setenta tampoco se hablaba de relaciones incestuosas en la programación televisiva de la tarde, ni había "porno duro" en los canales nocturnos. ¿Es eso culpa de Internet? Lo que ocurre es que la sociedad se hace mucho más tolerante. En mi opinión es algo coyuntural.

¿Existe alguna terapia de sociabilización relacionada con la Red? ¿Puede Internet ayudar a romper el aislamiento en individuos tendentes a la retracción en el mundo real?

Se podría pensar en crear una terapia, pero que yo sepa todavía no se ha desarrollado. Es verdad que Internet es un refugio para las personas con problemas de habilidad social, pues en la Red encuentran un lugar donde establecer muchos contactos virtuales con otras personas. Y estos contactos pueden servir a la persona de base para construir relaciones en la vida real y mejorar su sociabilidad. Del mismo modo, la Red puede paliar los sufrimientos derivados del modo de vida centroeuropeo y escandinavo, donde el nivel comunicativo es bajo. También en España, por ejemplo, en ciudades frías socialmente como pueda ser Barcelona respecto a Madrid, donde se percibe mucha más vida en la calle, Internet puede servir de alivio.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto