Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Alquiler de vivienda

Tipos de contenidos: Vivienda

^

Habitación con derecho a cocina

Los jóvenes profesionales son quienes más demandan el alquiler de habitaciones, una fórmula de ocupación de la vivienda que se concentra especialmente en las grandes ciudades

Imagen: Christopher

Los pisos compartidos, con derecho al uso de la cocina y el baño, fueron durante los años sesenta y setenta casi exclusividad de las personas que emigraban desde su pueblo o ciudad de origen para trabajar durante una determinada temporada. Así, las grandes ciudades eran ocupadas por una franja de inquilinos que, lejos de considerar su nueva residencia como estable, las ocupaban como un lugar de paso o como un alojamiento en el que vivir algunos pocos años. Este modelo, que más tarde fue el escogido mayoritariamente por los estudiantes, es hoy una de las formas en la que se ha reestructurado la ocupación de vivienda en algunas grandes ciudades españolas ya que, tal y como asegura un informe de uno de los mayores portales inmobiliarios de España, sólo el 30% de quienes buscan compañeros de piso son menores de 26 años.

Compartir la vivienda

Muy atrás queda la imagen de una viuda o una familia que alquila las habitaciones de su hogar, con derecho a cocina y baño, a trabajadores llegados de fuera o jóvenes estudiantes como ayuda para su maltrecha economía doméstica. Aunque generalmente ya no se comparte la vivienda con los dueños de la casa, lo que no ha cambiado es la necesidad de muchos trabajadores de vivir en una sola habitación, y compartir las zonas comunes, y su vida, con personas en muchos casos desconocidas. Las grandes ciudades son las que concentran una mayor demanda de habitaciones para compartir, con un promedio de tiempo de contratación de un mes.

Se trata de un modelo de alquiler que tiene como principales inquilinos a jóvenes con edades comprendidas entre los 26 y los 30 años (27 años de media en Madrid, y 28 en Barcelona), tal y como asegura un análisis realizado por el portal inmobiliario Idealista.com. El perfil de las personas que comparten piso en España, pues, está cambiando, como asegura Fernando Encinar, director de comunicación de este portal, quien añade que cuando los profesionales de esta empresa empezaron a estudiar el mercado de los pisos compartidos, comprobaron que la edad media distaba mucho de ser la de las personas que se encuentran en período de estudios. ¿La razón de este cambio? Aunque no puede simplificarse, en parte es achacable a la aparición en el mercado de jóvenes mileuristas, que si no tienen pareja no pueden acceder a una vivienda en alquiler para ellos solos, ni mucho menos al mercado de venta, según agrega Encinar.

Alquilar una habitación para vivir es achacable, en cierta medida, a la aparición en el mercado de jóvenes mileuristas que no tienen acceso al arrendamiento de una vivienda para ellos solos

En la mayoría de los casos, los pisos para compartir tienen unas dimensiones mayores a 90 metros cuadrados, y el coste del arrendamiento de una habitación con derecho al uso de las demás instalaciones, ronda los 350 euros en Barcelona y los 370 euros en Madrid, dependiendo de las condiciones del inmueble, su ubicación y las prestaciones que tenga la vivienda. Con respecto a las características de los inquilinos que comparten el piso, en su mayoría -casi un 45%- se trata de viviendas mixtas, en las que conviven hombres y mujeres. En casi todos los casos se prefiere como compañeros de vivienda a personas no fumadoras y sin mascotas.

Sin estadísticas

No existen estadísticas oficiales sobre el número de personas que comparte piso debido a que el contrato de alquiler figura, generalmente, a nombre del titular que es quien decide en ocasiones subarrendar a otras personas el resto de habitaciones. Jaime Cabrero, presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Madrid, API, explica que el número de pisos compartidos podría suponer un 7% del total de los alquileres. Sin embargo, a ciencia cierta es complicado determinar una cantidad exacta.

Ante el aumento constante desde 2005 del precio de las cuotas de las hipotecas, algunos propietarios recurren al alquiler de habitaciones de su vivienda

En las grandes urbes, según estima el especialista, la mayoría de ciudadanos que comparten piso "suelen ser inmigrantes, estudiantes y personas que no pueden valerse por sí mismas o son dependientes, como gente mayor, jubilados, discapacitados, que lo hacen a cambio de compañía". Pero los pisos compartidos no son exclusividad de quienes carecen de una vivienda propia. Los propietarios que tienen una abultada hipoteca, si bien representan un número limitado, también están optando por esta posibilidad ante el aumento del precio de las cuotas causado por la constante subida que, desde el 2005, manifiesta el Euribor.

Además, desde el portal inmobiliario manifiestan que el alto precio que ha alcanzado la vivienda ha dado lugar a un nuevo perfil de usuario de pisos compartidos: personas divorciadas o separadas que no tienen otra opción que compartir una vez han abandonado el domicilio conyugal. En este mismo sector se ubican los solteros que tienen trabajo fijo pero que no pueden hacer frente al pago de un alquiler individual. Constituyen casi el 20% de los inquilinos y la mayoría de ellos están en una franja de edad de entre los 25 y 35 años.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto