Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Tipos de contenidos: Vivienda

Ahora no podemos parar
Λ

Vecinos ruidosos

El ruido doméstico es el que mayores dificultades presenta para regular su control

  • Autor: Por MARZO, 2004
  • Fecha de publicación: 17 de marzo de 2004

Los efectos del ruido están más que demostrados. Provoca estrés, irritabilidad, sordera, dificultad para conciliar el sueño y estados depresivos, entre otros. España es uno de los países con un mayor nivel de contaminación acústica: nueve millones de personas la sufren, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Son múltiples las fuentes que originan el ruido, desde carreteras, aeropuertos y trenes, pasando por ascensores, garajes y locales musicales. Pero los ruidos domésticos, esos que ocasionan los vecinos del entorno y que causan rencillas son los más difíciles de solucionar. ¿Qué hacer cuando el ruido del otro le perjudica? Los pasos a seguir no siempre garantizan una respuesta satisfactoria.

Enfrentarse al ruido

Los estudios sobre contaminación acústica señalan que el ruido es un gran problema no sólo en las grandes ciudades sino en las medianas y pequeñas. Esta conclusión forma parte de un informe elaborado por expertos de países europeos que debatieron sobre el asunto en junio de 2001 en Madrid. El ruido es, según Jorge Pinedo, abogado especializado en derechos del medio ambiente y miembro de la Asociación Juristas contra el ruido, "un problema cada vez más acuciante".

Las fuentes que originan el ruido varían. Las hay de todo tipo. Desde los bares y locales como salas de fiesta y discotecas que no cumplen con la normativa a la que les obliga su actividad, pasando por carreteras, aeropuertos, trenes, ascensores, puertas de portales, garajes, bombas de fluido (gases y agua caliente), aires acondicionados o los ruidos causados por los defectos en la construcción de algunos edificios. Pero también hay ruidos que se producen de forma muy puntual: el tráfico, paradas de autobuses o las máquinas que recogen las hojas del suelo.

Enfrentarse al ruido que genera cualquiera de esas fuentes es mucho más fácil que tener que iniciar un largo proceso administrativo ante un vecino que origina lo que se denomina ruidos domésticos, y que poco a poco van haciendo mella en el afectado hasta provocarle trastornos físicos y psíquicos. "Los ruidos entre vecinos son los más difíciles de solucionar", señala el abogado Jorge Pinedo.

Los ruidos más comunes entre vecinos son aquellos que producen los residentes "juerguistas", los que interpretan algún instrumento musical, los del bricolaje, la lavadora, la televisión o la radio a muy alto volumen. Existe, en estos casos, según Pinedo, una frontera muy "sutil" que hace complicado abordar el asunto y hallarle una solución.

"En los casos de problemas por ruidos procedentes de los propios ciudadanos resulta muy difícil legislar e incluso obtener pruebas concretas que son más fáciles de detectar en la actividad empresarial o industrial", señala Antonio López, portavoz de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios, CECU.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto