Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Bajo la lupa: aguas funcionales Solán de Cabras

Escrutamos la letra pequeña de las etiquetas de este producto, cuyos reclamos "Antiox", "Repair" y "Defence" sugieren beneficios específicos para la salud

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 15 noviembre de 2019

Estas bebidas refrescantes están promocionadas con los reclamos “Antiox”, “Repair” y “Defence”, que sugieren beneficios específicos para la salud. Y, aunque en sus envases no se presenten como “aguas funcionales”, las campañas publicitarias de Solán de Cabras han recurrido al concepto “funcional”, que hace referencia a aquellos alimentos que, incorporados de forma habitual a la dieta, tienen, supuestamente, un efecto positivo sobre alguna función o reducen el riesgo de enfermedad. ¿Es este el caso? Veamos.

Antiox, Defence, Repair

Son términos que sugieren cuidado de la salud. Se trata
de un reclamo publicitario que recurre a connotaciones
saludables que puede crear confusión. Para hacer
estas alegaciones, la normativa exige que el alimento
contenga un nutriente con un efecto beneficioso
probado y que este compuesto esté presente de
manera significativa (en una cantidad igual o superior
a la establecida legalmente para cada nutriente; en el
caso de estas bebidas, del 7,5 % del Valor de Referencia
de Nutrientes por cada 100 ml).

El efecto Antiox se debe a los 12 mg de vitamina C; el efecto Defence, a
los 0,21 mg de B6 y los 0,38 microgramos de B12; y el
Repair, a los 2,4 mg de B3 y los 7,5 microgramos de B8.
Estas cantidades podrían superarse con creces con una
dieta saludable: 100 g de fresas contienen 60 mg de
vitamina C (cinco veces más que Antiox); 100 g de boquerón
contienen 1,1 mg de B6, (cinco veces más que Defense); y
100 g de lentejas contienen 5,7 mg de B3 (2,4 veces
más que Repair).

Lo que tienen (y lo que no)

Se destacan los ingredientes que no contiene,
sugiriendo que el producto es mejor por la ausencia de
estos. La presencia o ausencia de aditivos no afecta a la
calidad nutricional ni a la seguridad del producto: todos los aditivos autorizados en la UE son seguros y están
evaluados por la EFSA (Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos). La mención varía ligeramente
en Defence, ya que, mientras las otras dos destacan la
ausencia de aromas y de colorantes artificiales, esta
versión contiene antocianinas, un colorante de origen
natural. Se resuelve modificando la frase para indicar
que no contiene colorantes artificiales (sí naturales).
El hecho de que contengan o no unos ingredientes
o nutrientes, en este caso, no les da propiedades
superiores a las de otros alimentos: es un concepto
publicitario.

Nutriente destacado

Las vitaminas C, B3, B8, B6 y B12 son compuestos
para los que la Comisión Europea reconoce una
propiedad saludable y, por tanto, soportan las
alegaciones destacadas. Todas las vitaminas suponen
el 15 % de los Valores de Referencia de Nutrientes (VRN)
para cada una de ellas, cumpliendo con el concepto de
“valor significativo”, que indica la cantidad necesaria
para poder hacer las alegaciones
de propiedades saludables.

Ingredientes y características resaltadas

El 92 % de la composición es agua. Los ingredientes
destacados con imágenes en la cara frontal se
encuentran en forma de zumo o extracto en pequeñas
proporciones: desde la concentración más alta, que
es apenas un 1 % de zumo de pomelo rosa a partir de concentrado (zumo al que se le había eliminado gran
parte de su agua y que posteriormente se le ha vuelto a
añadir), hasta la menor, un 0, 2 % de extracto de té blanco
y de zumo de melocotón a partir de concentrado (menos
de 1 ml en toda la botella).

Se subrayan los ingredientes
que el producto contiene y que el consumidor valora
positivamente. Indica “zumo de frutas”, pero todos
ellos contienen “zumo de frutas concentrado” o “zumo
de frutas a partir de concentrado”, con características
distintas y menos apreciado por el consumidor. Además,
la mayor proporción de vitaminas son añadidas y no
proceden de los ingredientes destacados.

Bajo en calorías

El único macronutriente en cantidad reseñable son los
hidratos de carbono. Entre ellos, destaca el contenido
en azúcares que se debe a los zumos concentrados
empleados en la formulación. Los azúcares de los
zumos (concentrados o no) se consideran azúcares
libres, cuyo consumo debe restringirse a un máximo
de 25 g al día. La declaración “Bajo en calorías” puede
hacerse en bebidas siempre que no contengan más de
20 kcal por cada 100 ml, que es aproximadamente el
valor calórico de estos productos (oscilan entre 19 y
20 kcal), cifras que indican que están en el límite.

No figura la etiqueta Nutri-Score

La valoración obtenida en el sistema
Nutri-Score es D, debido, fundamentalmente,
a su contenido en azúcar.

Conclusión

Legalmente, el producto se corresponde con la
definición de bebida refrescante. No es agua mineral
ni puede sustituir al agua como fuente prioritaria
de hidratación natural. El reclamo “Cuídate día a
día” no debe interpretarse como que el producto
es adecuado para tomar a diario. Además, el
etiquetado destaca imágenes de frutas e ingredientes
apreciados por el consumidor, pero no responde a
las expectativas. Los nutrientes aportados por los
alimentos funcionales pueden obtenerse con una
dieta saludable. Por lo tanto, sus mensajes, aunque
legales, no suponen ningún beneficio adicional para
las personas. Este tipo de productos tiene un precio
de venta muy superior al de productos similares,
elaborados a base de agua mineral y que incorporan
una pequeña proporción de zumo a partir de
concentrado, sin aportar ventajas reseñables.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones