Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Catering, alivio en la cocina

Las empresas de elaboración y reparto de comida a domicilio son una alternativa cada vez más solicitada en estas fechas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 19 diciembre de 2005

La escasez de horas disponibles para elaborar festines que precisan mucho tiempo y esmero, y las ganas de disfrutar de los familiares y amigos en otra estancia diferente a la cocina, hacen que cada vez sea mayor el número de personas que optan por contratar un catering en Navidad, según las propias empresas que se dedican a ello. A partir de 35 euros por comensal, una empresa de catering puede instalar en cualquier casa un auténtico restaurante. Además de la comida, los equipos más especializados se ocupan también de acompañar esa elaborada gastronomía con la vajilla, mantelería y adornos florales. Respecto a la calidad de estos alimentos, todos los obradores deben cumplir las normas y las inspecciones sanitarias, y son las administraciones regionales las responsables de certificar que estas empresas reúnen las condiciones higiénico-sanitarias exigidas. No obstante, si fuera necesario efectuar cualquier reclamación porque la comida hubiera llegado fría (y se hubiera encargado caliente), porque no es la que se eligió o porque el importe de la factura es superior a lo acordado, conviene quedarse con una copia del encargo y conservar el justificante de pago.

¿Merece la pena?

/web/es/alimentacion/imgs/salud_y_alimentacion/alimentacion alternativa/cated.jpg

Virutas de jamón de bellota con picos, ensalada de bogavante con vinagreta de setas, poularda rellena de foie con su jugo, vieiras de Cambados, salmón ahumado con salsa tártara, dulces especiales, licores selectos… Los menús de Navidad son una excusa para sorprender y agasajar a los seres más cercanos. Por ello tienden a superarse cada año, lo que supone, además de un gran desembolso económico, muchos quebraderos de cabeza para las personas encargadas de prepararlos.

Tal vez por este motivo cada vez hay más familias que se plantean en Navidad la posibilidad de contratar, si no el menú completo de alguna de las comidas familiares, al menos alguno de los platos para disfrutar mejor de estas fiestas. Dar con la empresa adecuada ofrece la comodidad de no tener que emplear tanto tiempo y esfuerzo entre el mercado y los fogones.

Aunque cada vez más familias acuden a restaurantes a cenar las noches del 24 y 31 de diciembre y a celebrar la comida del 25 de diciembre y 1 de enero, los precios no suelen estar al alcance de todos. De ahí que encargar la comida sea una opción más fácil y, para muchos, más económica. Éstas son las razones:

  • Casi todos los catering preparan menús especiales para esas fechas.
  • Los menús pueden ser fríos o calientes. Llegan prácticamente listos para ser servidos directamente en la mesa.
  • El cliente escoge uno o varios platos para organizar su buffet, cena sentada, cóctel etc., pero también existe la posibilidad, en concreto con algunas empresas como El Sibarita, de confeccionar un menú personalizado con un chef del catering “a su entera disposición”, según describe su directora Rocío Teus.
  • Algunos servicios son muy económicos. El Laurel de Elena y Lola, en Madrid, asegura que desde 35 euros por comensal puede elaborarse una comida completa, incluyendo aperitivos, primero, segundo y postre.
  • Se puede pedir un plato o todo el banquete, siempre que se cubra un mínimo en cuanto a importe, que en algunos casos puede rondar los 150 euros, o número de comensales, que suele ser de seis. Si el precio o la cifra de comensales es inferior, algunos servicios simplemente añaden los portes al cobro.
  • También existen menús muy exclusivos. Norema Salinas presenta tres propuestas muy elaboradas para estas navidades. Los precios oscilan entre los 87 y los 120 euros por persona. Según ella, “los banquetes se encarecen cuando se trata de menos de 20 comensales”.
  • La mayoría de estas empresas solamente reparten en Nochebuena y Navidad, no desplazan el servicio de cocina ni camareros. Para motar los canapés, por poner un caso, o para servir en los platos y calentar se proporcionan las indicaciones precisas al personal de servicio de la casa, si lo hay, o al anfitrión.
  • Algunas firmas prefieren que esos días sea el cliente el que se encargue de acudir a su obrador a recoger la comida. Hay otras empresas que reparten la comida en casa, por lo que al presupuesto final habrá que sumarle los portes.

Las empresas generalmente disponen de productos específicos para Navidad, pero no aplican recargo por tratarse de esos días.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones