Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Científicos del CSIC consiguen un pescado más nutritivo y que favorece el tránsito intestinal

Han introducido en su composición fibra dietética de uva negra y de trigo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 25 octubre de 2003
Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han conseguido crear un pescado más nutritivo y que favorece el tránsito intestinal al introducir en su composición fibra dietética de uva negra y de trigo, según explicó Javier Borderías, responsable del equipo que desarrolla una investigación para mejorar el pescado.

Borderías, del Instituto del Frío del CSIC, dijo que la idea de introducir fibra dietética en el pescado surgió a raíz de la necesidad de elaborar un alimento completo, con las propiedades del pescado a las que se añaden los beneficios de la fibra, que favorece las funciones intestinales del cuerpo.

"La fibra es un elemento que no aparece en los pescados, un problema que se resuelve si la persona ingiere un plato de lechuga, aunque los niños son muy reacios a incluir en su dieta el color verde, por lo que este proyecto está orientado especialmente a la mejora de su alimentación", comentó el investigador.

Este proyecto tiene "dos efectos positivos", según Borderías, por un lado los nutricionales, porque el pescado modificado aporta un "suplemento dietético" a la persona, y por otro lado, los tecnológicos, puesto que la fibra ayuda a su "mejor conservación", sobre todo en el caso del pescado congelado.

La fibra, que es antioxidante, facilita la absorción del agua por parte del pescado, y por lo tanto -subrayó- ayuda a mejorar la conservación de las proteínas del producto. Al retenerse más agua se consigue un pescado "más ligado" y con "mejor textura", que al estar menos oxidado, dura más tiempo y no se vuelve rancio, apuntó el experto.

Por otro lado, Borderías y su equipo tienen previsto usar también en sus experimentos fibra de algas, que además tiene "elementos interesantes" como el yodo, una sustancia de la que la población occidental es deficitaria.

En cuanto a la posibilidad de comercialización de este pescado, el científico del CSIC precisó que todavía están en pleno proceso de experimentación y, por tanto, no hay ningún plan concreto de comercialización a corto plazo, aunque el científico aseguró que sí existe interés por parte de los empresarios del sector de la alimentación en el producto.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones