Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Combina estos nutrientes y alimentos sin miedo

La idea de que ciertos alimentos no se pueden mezclar es un mito sin base científica

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 24 julio de 2019

La guía de alimentación más reciente y recomendada es la del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, titulada 'Pequeños cambios para comer mejor'. Ha contado con la revisión y el consenso de decenas de universidades, hospitales y entidades de referencia en salud pública. En ella no encontramos ninguna alusión a la importancia de mezclar o no alimentos. Sí se nos invita, sin embargo, a recordar tres pilares para mejorar nuestra salud, preservar el medio ambiente y potenciar el desarrollo local.

  • Más. Come más frutas frescas, hortalizas, legumbres, frutos secos y ten una vida más activa y social.
  • Cambia. Calma la sed con agua (y no con zumos o refrescos), sustituye los alimentos refinados por sus versiones integrales, prioriza el aceite de oliva y escoge alimentos de temporada y proximidad.
  • Menos. Consume menos sal, azúcar, carnes rojas y procesadas y, desde luego, menos ultraprocesados.

No temas a estas cuatro combinaciones

Imagen: stockasso
  • 1. Proteínas y carbohidratos. No es cierto que la proteína neutralice la digestión de los carbohidratos o viceversa, ni que debas esperar tres horas entre uno u otro nutriente. Tomar un filete con patatas no es pecado.
  • 2. Lácteos con el estómago lleno. Hay quien defiende que los lácteos solo deben consumirse con el estómago vacío. Tampoco existen pruebas creíbles que apoyen esta hipótesis. Pero sí es aconsejable escoger habitualmente lácteos sin azúcares añadidos, para prevenir el riesgo de caries y obesidad.
  • 3. Frutas y hortalizas. Existen falsos gurús que afirman que, como el tomate es una fruta desde un punto de vista botánico, debe alejarse de las ensaladas elaboradas con verduras. No hay razón alguna para dejar de comer una ensalada porque contenga una fruta. De hecho, muchas de las hortalizas que comemos en platos salados (berenjenas, pimientos, pepinos, calabazas...) son frutas.
  • 4. Diferentes frutas. Tampoco hay ningún motivo para alejar el consumo de una fruta en concreto (como el plátano) de la ingesta de otra variedad (por ejemplo, la piña).


Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

Dieta

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones