Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Consomé navideño

Tiempo > 2 h
Dificultad Fácil
Valor energético 275 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

En primer lugar, se mezcla en una cazuela alta la carne bien limpia y troceada junto con los elementos de condimentación, que también han de estar debidamente troceados y limpios.

A continuación se añade el agua y el vino blanco y se tapa. Ponemos al fuego y se lleva a ebullición.

En este momento se debe comenzar a desespumar, es decir, con una espumadera y un cazo con agua, retirar la espuma que se forma en la superficie para eliminar las impurezas.

Si se observa que continúa habiendo impurezas conviene añadir agua fría y recuperar de nuevo la ebullición para que éstas sigan saliendo y poder retirarlas.

Una vez que se ha desespumando, se baja el fuego y se mantiene una ebullición suave y constante para que el consomé no se enturbie.

La ebullición se deberá mantener durante cuatro horas.

Para finalizar, se eliminan los huesos y las verduras y se pasa el caldo por un colador. Para poder colarlo lo mejor posible conviene utilizar una tela estameña o un paño de cocina fino junto con un colador para eliminar todas las partículas.

A continuación se pone el consomé a punto de sal. El caldo se puede tomar en el momento o dejar enfriar en el frigorífico para su posterior utilización. Acompañamos de unos panecillos tostados.

Una olla llena de consomé sirve para dar comienzo a todas las comidas navideñas. Antes de una comida copiosa se agradece un consomé rico para saciar el apetito y templar el estómago.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
275 11,2g 3,6g 3,7g 0,8g
14% 16% 18% 4% 14%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

El consomé se ha de entender como un plato reconstituyente y saciante, siempre que se sirva bien caliente. Este plato entona el estómago, es fácil de digerir y ayuda a hidratar nuestro organismo. Desde el punto de vista nutritivo el agua es el elemento destacable. Se suman vitaminas y minerales si se han añadido verduras y se han batido en el propio caldo. Algo tiene de proteínas solubles en agua de la carne que se ha cocido en el caldo, si bien le aportan más sabor que nutrientes al consomé.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipertensión arterial
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Meteorismo
  • Obesidad o sobrepeso
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Hipercolesterolemia