Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Edulcorantes: alternativas al azúcar

Un grupo de aditivos que ha suscitado una gran polémica acerca de su uso

Los edulcorantes son una alternativa al consumo de azúcar común o de otras sustancias energéticas como la fructosa o azúcar de la fruta y la miel. Cada vez nos resultan más cercanos, dado que ya no sólo se comercializan en tiendas especializadas o farmacias, sino que también están a nuestro alcance en cualquier superficie comercial en forma de granulado, líquido o pastillas, en bebidas y productos bajos en calorías y como no, en la mayor parte de bares y cafeterías. Pero, ¿sabemos de dónde proceden? ¿Conocemos la ingesta máxima diaria recomendada de cada uno de ellos y cuáles son sus ventajas o inconvenientes?

¿Qué son los edulcorantes?

Los edulcorantes, por definición, son aditivos alimentarios que confieren su sabor dulce a los alimentos. En general, se clasifican del siguiente modo:

  • Nutritivos o calóricos (polioles, taumatina, aspartamo, NHDC).
  • No nutritivos o no calóricos o acalóricos.

A su vez, los nutritivos y no nutritivos pueden ser naturales, como algunos polioles y la taumatina, o artificiales o de síntesis en laboratorio, como el ciclamato, la sacarina y el aspartamo, entre otros.

Los edulcorantes constituyen un grupo de aditivos que ha suscitado una gran polémica en torno a su uso y sus posibles consecuencias para nuestra salud.
El principal problema se centra en determinar la dosis que garantice que no se va a producir ningún efecto dañino. Una cuestión nada sencilla, pues además de dar con la cantidad adecuada se ha de considerar la ingesta total de edulcorantes que una persona puede realizar a través de los diferentes alimentos que componen su dieta.

Para autorizarlos, la Unión Europea somete los edulcorantes al estricto examen del Comité Científico para la Alimentación Humana (SCF), organismo que dictamina si un producto se puede utilizar, fijando a su vez la Ingesta Diaria Admisible (IDA). Ésta debe asegurar que ninguna persona con hábitos de consumo muy diferentes a los de la media vaya a superar el máximo recomendable. La IDA se define, además, como “la estimación de la cantidad de aditivo alimentario, expresado en función del peso corporal que puede ingerirse diariamente de por vida sin riesgo de salud apreciable”. La industria de la alimentación sólo puede usar los que han sido aprobados tras haber superado largos, detallados y exhaustivos estudios que verifiquen que las dosis autorizadas no pueden dar lugar a ningún efecto dañino para la salud de las personas. La continua vigilancia a la que son sometidos permite constatar una satisfactoria seguridad.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Diferentes clases »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones