Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El congrio

A pesar de la gran cantidad de espinas que presenta, éstas son fáciles de eliminar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 10 septiembre de 2001
Fresco, es un pescado que admite múltiples preparaciones culinarias y a pesar de la gran cantidad de espinas que presenta, éstas son fáciles de eliminar.

El congrio o anguila de mar es un pez marino, semigraso, de carne firme y sabrosa. Su nombre incluye varias especies comestibles de anguila marina y se aplica sobre todo a las especies propias del océano Atlántico.
Tiene el cuerpo largo, sin escamas y de forma similar al de las serpientes, cilíndrico, como ocurre en otras anguilas típicas. Su longitud media oscila entre 90 cm y 1,80 metros y su peso, entre 5 y 15 Kg. Carece de escamas y es de color gris oscuro en el dorso y claro en la zona ventral. En ocasiones al congrio pequeño se lo denomina anguilo.

Nombre científico:

Conger conger.

Familia:

Los congrios componen la familia Cóngridos.

Pesca y captura:

Vive en todos los océanos, en grietas de rocas (congrio negro) o lodos o arenales (congrio gris), a una profundidad de unos 30 m, pero se reproduce en aguas templadas a una profundidad de entre 1.800 y 2.700 m. Se distribuye principalmente por el océano Atlántico oriental, desde Noruega hasta Senegal, y también se encuentra en el mar del Norte, canal de la Mancha, Mediterráneo y parte occidental del mar Báltico. Durante el día suele permanecer en cuevas, desarrollando su actividad casi exclusivamente durante la noche. Se alimenta de peces, crustáceos y cefalópodos. Se lo pesca fundamentalmente con artes de palangre y nasas. Aunque puede comprarse todo el año, la temporada más adecuada es de primavera hasta otoño.

Valor nutritivo:

Por su contenido moderado de grasa se le considera un pescado semigraso. Aporta una elevada cantidad de proteínas de alto valor biológico. La carne supone una importante fuente de minerales, principalmente magnesio y potasio, necesarios para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular. También aporta vitamina A en cantidades importantes, que contribuye al mantenimiento y reparación de los tejidos corporales.

Tabla de composición (por 100 g de porción comestible)

Energía (Kcal) Proteínas (g) Grasas
(g)
Grasas saturadas
(g)
Grasas monoinsaturadas
(g)
114 18,1 4,6 0,9 1,5
Grasas poliinsaturadas
(g)
Magnesio
(mg)
Potasio
(mg)
Vit. A
(mcg)*
0,6 30 240 500

* mcg= microgramos.

Ventajas e inconvenientes de su consumo:

Fresco, es un pescado que admite múltiples preparaciones culinarias, y a pesar de la gran cantidad de espinas que presenta, éstas son fáciles de eliminar. Por su moderado contenido graso, resulta de digestión fácil y moderado valor calórico, por lo que está especialmente indicado en regímenes con poca grasa y regímenes de adelgazamiento.
Al igual que la mayoría de pescados, puede contener larvas de Anisakis simplex, un parásito que puede ser causa de reacciones alérgicas en personas especialmente sensibles. Este parásito se elimina a través del calor y del frío. Por ello, es preciso cocinar bien los platos de pescado o congelar el pescado fresco.

Criterios de calidad en la compra, manipulación e higiene:

Si se trata de congrio fresco, en el punto de venta debe estar expuesto sobre una superficie inclinada con hielo picado que se renueve periódicamente. La conservación del congrio deberá ser a bajas temperaturas para evitar el crecimiento bacteriano responsable de su putrefacción y mal estado. En la pescadería, sabremos que está fresco si su carne tiene consistencia firme, sus ojos son brillantes y no están hundidos y mantiene el olor marino poco pronunciado. Para que se conserve en óptimas condiciones lo mejor es comprarlo en el último momento antes de volver a casa. Si se va a consumir en el día o al día siguiente, se colocará en la parte más fría del frigorífico o en caso contrario en el congelador. Tenemos que guardarlo en refrigeración no más de 48 horas después de su compra, aislado del resto de los alimentos para evitar así que les transmita su olor. Si el consumo no ha de ser en el mismo día o al día siguiente, conviene congelarlo a -18ºC. De esta forma, mantiene en óptimas condiciones su sabor y todas sus propiedades nutritivas durante unos 5-6 meses.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones