Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El Día de Acción de Gracias

En torno a la mesa, con el tradicional pavo relleno y en familia, el Día de Acción de Gracias es momento para agradecer los bienes recibidos durante el año, abrir la temporada de fútbol e inaugurar un mes de compras navideñas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 27 noviembre de 2006

El Día de Acción de Gracias surgió en el año 1621. Se declaró día oficial en el año 1863 a instancias del Presidente Lincoln y en 1941, el Congreso de los Estados Unidos lo proclamó como festivo.

¿A qué se debe esta celebración?

Un grupo de cristianos europeos embarcó en 1620 el Mayflower rumbo a América. Llegaron a la costa de Massachusetts en noviembre, un mes que anunció un primer invierno muy duro. Los colonos nos pudieron resguardarse de las inclemencias del tiempo por falta de recursos y casi la mitad de ellos murió antes de primavera. Los que consiguieron sobrevivir, lo hicieron gracias a la ayuda que les proporcionaron los nativos, los indios Wampanoag. El siguiente otoño, en 1621, los peregrinos obtuvieron una buena cosecha y en agradecimiento a la ayuda recibida el año anterior, decidieron celebrarlo invitando a sus 'anfitriones' a una gran cena. Este fue el inicio de una tradición que hoy pervive.

Un encuentro con seres queridos y con los más necesitados

El cuarto jueves de noviembre es también el momento de ayudar a los menos afortunados. Los estadounidenses durante la semana reúnen alimentos y ropa para los más necesitados. Muchos jóvenes se ofrecen voluntarios para prestar su ayuda en albergues y en comedores populares.

Aunque no es propiamente una fiesta religiosa, para muchos norteamericanos es una afirmación de su fe en Dios, y entienden la jornada como un tiempo para reflexionar acerca de todas las bendiciones recibidas y para expresar agradecimiento.

En la cena: pavo, maíz y calabaza

El plato tradicional para la cena de Acción de Gracias es un pavo asado, porque cuentan los heraldos que este ave fue el animal que sirvió de alimento a la colonia de peregrinos en el año 1620. El pavo asado se suele acompañar de un relleno casero que se prepara al gusto de los comensales -frutas desecadas, bayas silvestres, hierbas aromáticas o salsa de arándano-.

Sin embargo los elementos indispensables en la mesa, además del pavo, son el maíz y la calabaza, que representan la supervivencia de los indios nativos en las colonias.

Se acompañan de verduras y féculas como judías verdes, batata dulce y puré de patata con una salsa elaborada con el jugo del pavo.

Después de la cena, la diversión preferida es ver partidos de fútbol americano por la televisión. Al día siguiente es la apertura de la temporada de compras navideñas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones