Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El pan, alimento saludable en la alimentación de cada día

Desde siempre ha sido uno de los alimentos básicos para la alimentación de los pueblos; a destacar desde el punto de vista de su sencillez, valor nutritivo y bajo precio.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 8 noviembre de 2001

Importancia del pan a lo largo de la historia

El pan es un alimento apetitoso, saludable y muy nutritivo que forma parte importante de nuestra alimentación y cultura gastronómica. Los cereales, a partir de los cuales se elabora, han sido el principal sustento de la humanidad desde el inicio de la agricultura, y lo son también en el mundo actual.

Se puede comprobar como distintas civilizaciones dependen de cereales muy diversos:

  • Europa mediterránea: TRIGO
  • Europa septentrional: CENTENO
  • Las tres Américas: MAIZ y ARROZ
  • Oriente Medio: CEBADA
  • Asia: ARROZ
  • Africa: MIJO y SORGO

El pan preparado a partir de derivados de grano cocido se ha utilizado como alimento desde la prehistoria. Es posible que el primero llevara bellotas o hayucos triturados mezclados con agua y sometidos a calor natural o artificial para consolidar la masa. Se trataba de un pan ácimo puesto que no llevaba levadura.

Entre los egipcios, la elaboración del pan era conocida antes del siglo XX a.C., y se cree que descubrieron la fermentación de forma accidental (por acción de hongos silvestres que transportados por el aire se posaron sobre la masa simple de harina de trigo, hinchándola y originando un pan de textura más suave). Los israelitas y los egipcios fueron posiblemente los primeros en fabricar pan leudado (con levadura). Su uso se extendió después a Grecia y Roma, y de allí al resto del mundo. En Roma, se establecieron hornos de uso público durante el periodo de la República.

En la Edad Media, el comercio panadero se impulsó cuando comenzaron a producirse distintos panes.
El tipo de pan consumido tenía implicaciones sociales: el blanco era privilegio de los ricos y el negro estaba reservado para los pobres.

Hasta finales del siglo XIX, se elaboraba a mano en el propio hogar o en pequeños hornos locales. A partir de entonces, el trabajo manual fue reemplazado por máquinas especiales.

Actualmente la mayor parte del pan que consumimos es de elaboración industrial; hay panificadoras que utilizan amasadoras, cintas transportadoras, hornos automáticos y máquinas para enfriar, cortar y envolver gran variedad de panes...

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones