Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El pan blanco

Teniendo en cuenta los nutrientes que aporta, el pan debe estar presente en todas las comidas, desde el desayuno a la cena.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 febrero de 2001
Imagen: E.A.

Es un alimento apetitoso, saludable y muy nutritivo que forma parte importante
de nuestra alimentación y cultura gastronómica. Desde siempre ha
sido uno de los alimentos básicos para la alimentación de los pueblos;
a destacar desde el punto de vista de su sencillez, valor nutritivo y bajo precio.
Se elabora exclusivamente con harina de trigo, agua y sal.

Valor nutritivo

Es rico en hidratos de carbono complejos (almidón), de bajo contenido
graso (1g por 100g) y aporta proteínas procedentes del grano de trigo,
vitaminas y minerales. En el trigo, la proteína más representativa
es el gluten, que confiere a la harina la característica de poder ser
panificable. Es buena fuente de vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y niacina)
y de elementos minerales (sodio, potasio, magnesio). La riqueza en estas sustancias
nutritivas depende del grado de extracción de la harina y de sí
se ha enriquecido la masa de pan durante el proceso de elaboración en
dichas sustancias.

Tabla de composición nutritiva (por 100 g de porción
comestible)

Kcal (n)
Proteínas (g)
Grasas (g)
Hidratos de carbono (g)
Fibra (g)
Magnesio (mg)
Sodio (mg)
Potasio (mg)
Vit. B1(mg)
Vit. B2 (mg)
Niacina (mg)
250
7,8
1,0
58
2,2
26
540
100
0,12
0,05
1,7

Ventajas e incovenientes de su consumo

En las últimas décadas el pan ha gozado de muy mala fama, por creer que
“engorda”. Por ello muchas veces se consume en cantidades insuficientes
que distan bastante de las recomendaciones dadas por organismos de Salud como
la FAO (Food Agriculture Organization) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Teniendo en cuenta los nutrientes
que aporta, éste debe constituir una parte destacable en la alimentación
diaria; tratando de estar presente en casi todas las comidas,
desde el desayuno a la cena.

A igualdad de contenido calórico, el pan provoca un menor acúmulo
de grasa en el cuerpo que otros alimentos ricos en grasas

El hecho de no consumirlo de forma habitual contribuye
a desequilibrar de manera importante la dieta: aumenta
el porcentaje del total de las calorías proveniente de alimentos ricos
en grasas o proteínas, lo que aleja, de manera considerable, las recomendaciones
respecto a una alimentación equilibrada, en la que cerca del 55% del
total de calorías de la alimentación deben proceder de los hidratos
de carbono, el 15% de proteínas y el 30%-35% restante de grasas. En la
medida que se reduce el consumo de pan, es necesario aumentar la ingesta de
otros alimentos hidrocarbonados con el fin de no desequilibrar
la alimentación.

Muchas personas piensan que suprimir el pan es una de las mejores formas de
evitar o corregir el sobrepeso o la obesidad. Aunque el pan es un alimento que
aporta energía, su consumo no es causa directa del aumento de peso, siempre
y cuando se respete la cantidad recomendada para cada caso y el consumo del
resto de alimentos, no exceda las necesidades energéticas individuales.
A igualdad de contenido calórico, el pan provoca un menor acúmulo
de grasa en el cuerpo que otros alimentos ricos en grasas. Es decir; que 100
g de pan, que aportan unas 250 calorías, “engordan” menos que
35 g de mantequilla o margarina o un bollo, que también proporcionan
unas 250 calorías; debido a que la grasa se acumula más fácil
en nuestro cuerpo que los hidratos de carbono.

Las personas diabéticas deben controlar la cantidad de pan y de otros
alimentos hidrocarbonados ya que su organismo no los puede utilizar de manera
normal. Esto no significa que los deban evitar puesto que, si lo hicieran, sufrirían
continuas bajadas de azúcar en sangre con repercusiones orgánicas
de diversa gravedad. Por tanto, el pan debe formar parte habitual de la
alimentación de todas las personas, sobre todo, de las diabéticas.

Sólo las personas que sufren de enfermedad celiaca o intolerancia al
gluten (proteína presente en el grano de trigo y otros cereales como
el centeno, la cebada y la avena), deben sustituirlo por pan de maíz,
exento de gluten.

CALIDAD, MANIPULACIÓN E HIGIENE

  • Está prohibido que envuelvan el pan con papel de periódico.
  • El pan que se venda en régimen de autoservicio debe estar obligatoriamente
    envasado.
  • No hay que aceptar productos deteriorados, rotos o sucios.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones