Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Elaborar pastas tejas

Estas galletas parten de la receta base pero tienen gran cantidad de variantes, como las tejas de almendra o de coco rallado

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 5 marzo de 2008
Imagen: Dani Armengol GarretaLas pastas tejas son dulces secos azucarados que pueden presentarse de formas variadas y que resultan ideales para hacer cucuruchos de helados o tulipas. Con un poco de imaginación y creatividad puede conseguirse una importante variedad en la presentación de este producto. Su preparación es sencilla. La receta base parte de ingredientes como la almendra granillo, el azúcar glas, la harina y la clara de huevo.

Preparación

Para elaborar pastas tejas, en primer lugar, hay que verter en una fuente las claras y el azúcar y batir hasta que empiece a formarse espuma. Posteriormente, se añade la harina, se mezcla y se agrega el granillo de almendra crudo.

Una vez elaborada la mezcla, se extiende una porción de la pasta con el dorso de una cuchara en la placa del horno engrasada o sobre una placa de silicona apta para hornos. Con un movimiento circular, se extiende para que la capa quede lo más fina posible y se golpean ligeramente las placas para que se extienda la masa. Cuando está a punto, se hornea a 160°C hasta que las tejas estén cocidas. Entonces se sacan del horno.

Paso a paso

Para mantenerlas crujientes y que no se reblandezcan, se guardan en una caja metálica junto con un sobrecito de sílice que absorba la humedad

Con una espátula, se despegan de la placa en caliente y se colocan encima de un rodillo para que tomen forma al enfriarse. El proceso debe hacerse por etapas, no hay que desprender las tejas de la placa hasta que el rodillo esté preparado. En unos segundos se secarán y se conservará la forma en la que se enfríen.

Para mantenerlas crujientes y que no se reblandezcan, se guardan en una caja metálica junto con un sobrecito de sílice que absorba la humedad. Además, deben envolverse en capas con papel de horno recortado al diámetro de la caja. Se pueden agregar otros ingredientes, como coco rallado, o aromatizar con ralladuras de naranja, pomelo, luma y limón o un toque de vainilla.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones