Fortalecer las uñas y el cabello

Los alimentos con alto contenido en vitaminas, sales minerales y aminoácidos azufrados son la clave del éxito para dar más fortaleza a las uñas y al cabello
Por EROSKI Consumer 13 de julio de 2006

Cuando una persona se empieza a notar que las uñas se le reblandecen o el cabello se vuelve frágil, quebradizo y sin brillo puede ser debido a muchas causas. Una alimentación inadecuada, el estrés, la anemia, el efecto de los rayos del sol o el embarazo y las alteraciones hormonales en las mujeres, son algunos de los factores que pueden condicionar esta situación. La solución más cómoda para algunas personas es tomar complementos dietéticos que les ayuden a resolver este problema ya que no supone un gran esfuerzo. Sin embargo, revisar la alimentación debiera convertirse en el primer quehacer para tratar de solucionar con una buena selección de alimentos este problema.

Complementos dietéticos de farmacia y herbolarios

Los complementos dietéticos diseñados para fortalecer uñas y cabello se pueden adquieren de una forma muy sencilla y económica en farmacias y herbolarios. Por lo general, estos productos concentran componentes que son deficitarios en el organismo cuando la alimentación no es la adecuada. La composición de estos productos suele ser similar en unos y otros, y es usual que incluyan levadura de cerveza enriquecida con beta-caroteno, vitaminas del grupo B, así como vitaminas A, C, D y E. Otros de los componentes que a veces añaden suele ser el hierro y/o aminoácidos azufrados. Estos productos, que se suelen tomar por vía oral, no son efectivos en caso de que quien los toma padezca problemas digestivos en los que la mucosa no asimila bien los nutrientes que recibe.

Una sabia selección de alimentos, la primera opción

Lo primero que debe hacer una persona con estos problemas es hacer una pequeña reflexión y analizar en primer lugar su alimentación. Puede que la dieta no sea equilibrada y presente un déficit de vitaminas y minerales y esto con los meses se ve reflejado tanto en las uñas como en el cabello, y también en la piel.

Hay que tener en cuenta que las deficiencias nutritivas no se resuelven de un día para otro, ni a través de complementos ni mejorando la alimentación. El proceso de fortalecimiento de uñas y cabello lleva su tiempo, por lo que hay que ser pacientes y en unos meses se apreciarán los resultados.

El cabello y las uñas están compuestos, entre otras sustancias, de queratina, una proteína que contribuye a fortalecer estas partes del cuerpo. Para que esta proteína se forme con normalidad se necesitan ingerir alimentos con alto contenido en vitaminas, sales minerales y aminoácidos azufrados. Los minerales más efectivos son el calcio, el yodo, el cinc y el hierro, por lo que se recomienda consumir lácteos, hígado de ternera, espinacas, legumbres, sésamo y algas. Entre las vitaminas más beneficiosas están las del grupo B, que se encuentran en la levadura de cerveza, en las carnes y pescados y en legumbres y cereales integrales. También es necesaria la vitamina A, abundante en forma de beta-caroteno en la zanahoria, la calabaza, el tomate y el pimiento rojo.