Los extractos vegetales de frutas tropicales tienen propiedades neuroprotectoras y antioxidantes

Los primeros resultados han probado esta actividad en compuestos procedentes de la hoja del mango
Por mediatrader 21 de octubre de 2010

Los extractos vegetales obtenidos de los subproductos que se generan durante la producción, manipulación y transformación de frutas tropicales cuentan con propiedades neuroprotectoras y antioxidantes. Es el caso del mango, la chirimoya y el aguacate, cultivados en la costa andaluza. Por este motivo, las firmas biotecnológicas españolas Neuron BPh e Innofood participan en un proyecto para aplicar los extractos vegetales en alimentos funcionales.

El proyecto, denominado «Neuro-Extract», diseñará un proceso de aprovechamiento integral de los subproductos generados durante la producción de las citadas frutas tropicales, que «además de incrementar el valor global de la materia prima reducirá el problema medioambiental que supone la generación de residuos durante su producción».

Los resultados más avanzados obtenidos hasta el momento han probado la actividad neuroprotectora y antioxidante de compuestos procedentes de la hoja del mango, que tienen especial interés como terapia potencial tras episodios de ictus. A este respecto, Neuron BPh destacó que cuenta con una patente que protege el uso de un principio activo extraído del mango como neuroprotector.

Neuron BPh e Innofood consideran que aún «es pronto para determinar el producto final que incorporará estos principios activos, podría tratarse de zumos enriquecidos con compuestos neuroprotectores y antioxidantes». Según explicaron ambas firmas, la optimización de la alimentación a través de ingredientes funcionales es uno de los grandes retos actuales para prevenir o tratar las enfermedades crónicas, sobre todo las cardiovasculares y neurodegenerativas, ya que puede evitar o retrasar el inicio del tratamiento farmacológico para controlarlas. Al mismo tiempo, «existe una preocupación creciente en la industria agroalimentaria por encontrar una solución al problema de generación de residuos debido a las exigencias de sostenibilidad por parte de los consumidores».

En el proyecto, en el que colabora la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), participa el grupo de investigación de Automatización, simplificación, miniaturización y calidad de procesos bioquímicos de medida, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Córdoba. Está previsto que la investigación finalice en diciembre.