Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Nuevos alimentos y condimentos

La llegada de inmigrantes ha incrementado la demanda de alimentos típicos de su lugar de origen

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 27 octubre de 2006

En la actualidad residen en España cerca de cuatro millones de extranjeros, muchos de ellos nostálgicos de su cultura y de su gastronomía. Hasta ahora se podían encontrar los productos típicos de su lugar de origen en pequeños locutorios y comercios étnicos, pero la demanda ha experimentado tal incremento en los dos últimos años que muchos condimentos, dulces y platos empiezan a formar parte de nuestra gastronomía. Algunos como el cuscús, la salsa de soja o el curry ya se han hecho un hueco en nuestras mesas, mientras otros como la yuca o el pan panya esperan su turno a sabiendas de que el principal freno para su comercialización es el precio. Y es que importar estos productos desde miles de kilómetros de distancia puede llegar a multiplicar su coste por cinco.

Mestizaje gastronómico

El Instituto Nacional de Estadística (INE), a 1 de enero de 2006, revela que de los 44,39 millones de personas empadronadas, 3,88 millones son extranjeras y en 2010 se espera que la cifra ascienda a 5,19 millones. Este incremento ha favorecido una riqueza y un mestizaje cultural que se ha extendido a otros campos como la gastronomía. En las ciudades proliferan los denominados restaurantes étnicos (cubanos, ecuatorianos, griegos o argentinos, entre otros) y cada vez son más frecuentes también los comercios de este tipo, que venden muchos de los productos de origen de los inmigrantes. Latinoamérica, África, India y Europa del Este son los lugares de procedencia de la mayoría de extranjeros y los principales focos de abastecimiento del mercado español.

/web/es/alimentacion/imgs/curiosidades/condimento1d.jpg

Productos Nativos es una de las empresas importadoras de alimentos extranjeros de mayor trayectoria en España. En funcionamiento desde hace una década, abastece tanto a grandes superficies como a pequeñas tiendas y locutorios, a los que vende productos llegados de África y Latinoamérica. Desde esta empresa, Carolina de Dobrzynski confirma que en los últimos dos años este mercado ha experimentado un auge y asegura que el objetivo “no es sólo atender la demanda de los inmigrantes, sino también dar a conocer a los españoles productos a los que no están habituados”.

También con este fin, en 1998 se creó el Instituto Halal, un órgano certificador de alimentos, productos y servicios susceptibles de ser consumidos por musulmanes, que garantiza que los productos a la venta cumplen con los ritos de sacrificio de los animales que marca la Ley islámica. De hecho, la palabra ‘Halal’ significa ‘permitido, autorizado o saludable’. “Cuando este término se aplica a productos, implica que estos son aptos para ser consumidos por musulmanes”, insiste su directora, Isabel Romero. Los productos Halal cuentan con un logotipo, una especie de sello de calidad que les distingue del resto, “Los productos Halal cuentan con un logotipo, una especie de sello de calidad que les distingue del resto” aunque, según Romero, “no se trata de crear un mercado específico para musulmanes, sino de introducir estos alimentos en la dieta española y que musulmanes y españoles consuman ambos”. “Conforme se han ido dando a conocer las características de la alimentación Halal, que es una alimentación que coincide con los parámetros de la alimentación saludable porque se trata de productos exentos de grasa de cerdo y sin sustancias nocivas, su demanda ha aumentado por parte de personas no musulmanas. Tienen mucha aceptación sobre todo los fiambres, ya que se trata de alimentos con menor cantidad de grasas saturadas”, precisa.

El resultado es una cocina más variada, colorida y con diversidad de texturas en la que se multiplican las posibilidades de elección y se intercambian conocimientos entre unas y otras culturas. Se trata de un cambio de tendencia después de que el estudio “Hábitos alimentarios de los inmigrantes en España”, realizado por la consultora AC Nielsen y publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en 2004, reflejara que el 51% de las comidas de los inmigrantes son españolas porque no encuentran productos de su país. “En dos años la demanda de productos por parte de inmigrantes ha crecido muchísimo, especialmente en Navidad y otras festividades, porque quieren mantener sus tradiciones y tener la oportunidad de cocinar los platos típicos de sus países en esas fechas”, confirma Carolina de Dobrzynski.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones