Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Nutricionistas reunidos en Granada recuerdan que el consumo de ácidos omega-3 reduce el riesgo cardiovascular

Advierten de que en España se está abusando de la carne, la bollería y de los platos precocinados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 5 julio de 2004
El consumo de ácidos grasos omega-3, presentes en el pescado azul, los frutos secos, el aceite de oliva y en alimentos enriquecidos, entre otros productos, son esenciales para combatir las enfermedades cardiovasculares, según señalaron expertos en nutrición reunidos la pasada semana en Granada en el seminario "Alimentos funcionales y nutrición saludable". Diversos estudios epidemiológicos constatan que la ingesta habitual de estas grasas poliinsaturadas puede reducir hasta un 30% el riesgo coronario.

La mayoría de los españoles basa su alimentación en la dieta occidental, caracterizada por un exceso de grasa saturada. El doctor Pedro Mata, presidente de la Fundación Española de Hipercolesterolemia, señaló durante el seminario que "en nuestro país la gente abusa del consumo de carnes, bollería y platos precocinados. Lo idóneo sería seguir la dieta mediterránea -rica en omega-3 y omega-9- con el aceite de oliva -rico en ácido oleico- siempre presente". Para el especialista, "en los últimos años se ha visto un aumento del consumo de grasas saturadas y una disminución del consumo de grasas insaturadas, cuando se sabe que las primeras aumentan el riesgo cardiovascular y las segundas lo reducen".

El estudio epidemiológico GISSI, realizado sobre un grupo de pacientes infartados que recibieron una dosis diaria de 850 miligramos de ácidos grasos omega-3 junto con un tipo de dieta mediterránea, registró una disminución del 30% en la mortalidad cardiovascular y del 44% en muerte súbita. Mata explicó que los omega-3 ejercen una modificación de los mecanismos relacionados con la inflamación, disfunción endotelial, oxidación lipídica, resistencia a la insulina, hipertensión y obesidad.

Respecto al consumo diario de omega-3, el experto consideró que la dosis recomendada es de 1-1,5 g al día, cuando el consumo en España no llega al 0,5% del total de la energía. En este sentido, José Mataix Verdú, catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada, indicó que "los españoles consumimos una cantidad pequeña de omega-3 para cubrir las necesidades del individuo. La ingesta habitual de pescado puede ser una dificultad y por eso se recomiendan cada vez más incluir en nuestra dieta alimentos funcionales".

Exceso de nutrientes

Por su parte, Ángel Gil Hernández, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, puso de manifiesto que los hábitos alimentarios se están alterando de una manera significativa. "Hoy existe un exceso de nutrientes que nuestro cuerpo no puede asimilar. De ahí deriva uno de los grandes problemas con los que se encuentran los países desarrollados, la obesidad". Según el experto, "el aumento espectacular de la obesidad está unido tanto a factores genéticos como ambientales".

La comida basura, los "snacks" y el sedentarismo son algunas de las causas que conducen a lo que hoy se considera la epidemia del siglo XXI. Para combatir la obesidad, Gil Hernández recomendó promover la educación en hábitos de salud, el control de la alimentación e incidir en los hábitos de vida, especialmente en el tipo de alimentación y en la actividad física.

En un futuro muy cercano podrán existir aproximaciones en mecanismos de control de la ingesta y el gasto energético. "Este conocimiento facilitará el uso de sustancias que ayudarán a controlar la obesidad", apuntó el experto. Bloquear la absorción de grasas a nivel gástrico, aumentar la termogénesis -efecto térmico de la alimentación-, modular la regulación central del peso corporal y el metabolismo en el tejido adiposo y sus depósitos, serán algunas de las estrategias para frenar el crecimiento de esta enfermedad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones