Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Cinco posturas para un parto más natural

Las posiciones verticales favorecen la mecánica del parto y permiten a la mujer participar de forma activa en el nacimiento de su hijo

Durante el parto, la frecuente posición horizontal, tumbada sobre la espalda, es la menos cómoda para la mujer y requiere una mayor intervención e instrumentalización por parte de los médicos. En este artículo se destacan las ventajas de adoptar una postura vertical durante el parto y se detallan cinco posiciones naturales alternativas: en cuclillas, de pie, de rodillas, sentada y a gatas.

Imagen: rabble

La postura horizontal durante el parto es poco natural

La utilizada -y muy frecuente- posición horizontal durante el parto, recostada sobre su espalda, no es la más cómoda para la mujer. Esta postura se denomina litotomía y no está considerada como la más natural para tener un hijo.

El parto horizontal resulta más doloroso para la madre

La revisión científica de la institución Cochrare sobre cuál es la mejor posición durante el parto apunta que dar a luz recostada boca arriba conlleva diferentes desventajas para la mujer. Entre ellas, destaca que resulta más dolorosa para la madre y requiere mayor intervención e instrumentalización del parto por parte de los médicos. Por eso apunta como beneficios que facilita la comodidad y la actuación de los profesionales sanitarios.

Otro de los aspectos reseñados en la investigación es que las mujeres con un parto en litotomía sufren más cortes en el periné. En este sentido, la comadrona Inma Marcos, de la Asociación Catalana por un Parto Respetado (Dona Llum) apunta que dar a luz en esta postura aumenta la presión en la zona del perineo y con ello las posibilidades de desgarro. "Es más fácil que el periné no se lesione cuando el parto no sucede en esta posición", señala Marcos. Entre las posutras que ayudan a no desgarrarse, esta especialista menciona el parto en el agua y en cuadrúpeda.

Postura vertical para parir: ventajas

Numerosos especialistas ya apuestan por posturas más naturales para dar a luz. Las posiciones verticales tienen varias ventajas sobre la litotomía. Por una parte, resultan menos dolorosas para la mujer, ya que favorecen la mecánica del parto y las contracciones son más intensas y efectivas. Y como muestran algunas investigaciones, el periodo de dilatación puede disminuir hasta en una hora respecto al parto en horizontal.

Las posiciones verticales en el parto resultan más satisfactoria para las madres

Desde el punto de vista psicológico, la experiencia de parto en posiciones verticales resulta más satisfactoria para las madres. La razón es que estas posturas le permiten participar de forma más activa en el nacimiento, controlar su dolor y, además, ser testigo en primera línea de cómo su bebé llega al mundo.

Durante el parto en posición vertical, la mujer permanece de pie y todo el peso del cuerpo recae sobre las piernas. En esta postura es aconsejable apoyarse en una pared o contar con la ayuda de otra persona que sujete a la madre por la espalda.

Otras cuatro alternativas naturales de parto

Además de la posición vertical, existen otras cinco posiciones naturales para dar a luz.
  • En cuclillas. El parto en cuclillas está considerado la postura más natural para dar a luz. El peso del cuerpo descansa sobre los pies, con las rodillas muy flexionadas. Se pueden utilizar los brazos para apoyarse, o la mujer puede colocarse de espaldas a la matrona. Otra posibilidad es contar con una persona (la pareja) que le sostenga y ayude a mantener el equilibro sujetando por debajo de las axilas.

  • De rodillas. La mujer tiene el apoyo en las rodillas y en los pies. Para estar más cómoda puede usar cojines o similares debajo.

  • Sentada o semisentada. Esta posición está indicada para evitar el dolor lumbar y es la postura natural más favorecedora para las madres que desean usar la anestesia epidural. La mujer apoya los glúteos en una silla de parto (disponible en algunos hospitales españoles) o en la cama u otro asiento y mantiene la espalda en posición vertical con las rodillas dobladas.

  • A gatas. La madre se coloca con las rodillas y las palmas de las manos sobre una superficie. Esta postura favorece el descenso del feto mientras que la gravedad aleja la presión del periné.

El parto: una decisión personal

El parto es un acto muy personal. Por eso, los especialistas aconsejan que sea la propia mujer la que decida cuál es la forma en la que desea dar a luz.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda que la mujer “adopte la posición que desee, siempre que se respeten los principios de calidad asistencia y control del estado fetal”.

La Federación de Asociaciones de Matronas de España indica que hay que favorecer la utilización de posiciones verticales, aunque señala hay que dejar que las mujeres elijan la postura en el parto que sea más cómoda para ellas.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones