Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Cinco recetas divertidas para los niños en Navidad

Los platos navideños para los niños, además de sanos y nutritivos, pueden tener un aspecto divertido

En las fiestas navideñas, la comida de los niños es muy importante. Los expertos recomiendan que los platos sean sanos, variados y completos, a la vez que se presenten de una manera que les resulte atractiva. Este artículo explica cómo deben ser las comidas apropiadas para los niños en Navidad y ofrece cinco ideas creativas y divertidas: hacer un Papá Noel de fresas, galletas con caras de renos, muñecos de nieve con puré de patatas, sándwiches con formas de adornos navideños y servir las uvas con la forma del árbol de Navidad.

Imagen: Lars Plougmann

Comidas para niños en Navidad

En las fiestas de Navidad, la comida desempeña un papel fundamental. Las cenas y comidas suelen estar protagonizadas por platos y menús especiales y, cuando es posible, en cantidades abundantes. Cuando entre los comensales hay niños, conviene que también haya comidas apropiadas para ellos, tanto en cantidad como en calidad y, sobre todo, en su presentación.

Los expertos recuerdan que es importante que los menús infantiles para estas fechas sean sanos, equilibrados, variados y completos. Es decir, que los niños coman bien y a gusto. Los peques disfrutan mucho de la estética de estas fiestas y les encanta que los alimentos tengan un aspecto relacionado con ella.

A continuación se proponen cinco recetas divertidas para ofrecer a los niños en Navidad.

1. Un Papá Noel de fresas

Esta es una opción muy sencilla, que a los niños les gustará mucho y les animará a comer fruta. Consiste en cortar la fresa en dos partes, de manera tal que la parte más voluminosa quede abajo, para hacer las veces del cuerpo de Papá Noel, y lo que sería el pico de la fruta, en la parte superior. Entre ambas partes se pone un poco de nata montada, la cual servirá para representar la cara y la barba del personaje.

Imagen: F_A

Luego se añaden los ojos, hechos de virutas de chocolate (u otros productos de confitería), y el pompón del gorro, con otra pequeña cantidad de nata en el extremo superior, para dar el toque final, como se observa en esta imagen. Como son pequeños y muy fáciles de elaborar, se puede hacer una buena cantidad y ofrecer una auténtica bandeja de Papá Noel de fresas.

2. Galletas con caras de renos

Papá Noel no viaja solo para repartir sus regalos: vienen con él los renos que tiran de su trineo. Existe la posibilidad de representar a estos animales en la mesa navideña. Se pueden hacer galletas caseras con los niños y luego decorarlas de manera tal que se vean como estos simpáticos animales.

Es muy simple: una vez diseñadas las galletas con una forma apropiada, como se observa en esta foto, se añaden antes de hornear tres confites o caramelos de colores para definir los ojos y el hocico y se completa con un par de galletitas alargadas, como si fueran los cuernos.

3. Muñecos de nieve con puré de patatas

Los muñecos de nieve son figuras infantiles vinculadas con la Navidad, sobre todo en ciertas regiones y en el imaginario creado por el cine y los dibujos animados. Elaborarlos con puré de patata también es sencillo: hay que formar dos o tres bolas y colocarlas una sobre otra.

La de arriba, que representa la cabeza, debe ser algo más pequeña. La cara se forma con una pedacito de zanahoria o pimiento morrón para la nariz y pequeñas frutas o trocitos de carne para los ojos. Se pueden añadir palillos en forma de brazos y tallar otros adornos (un sombrero, una pipa, los botones de la ropa, etc.) con más zanahoria.

Si se prefiere, las bolas se pueden hacer de arroz o hasta con huevos, como explica el blog Happy Little Bento. A los niños les encantarán.

4. Sándwiches con formas de adornos navideños

Se puede aprovechar el formato sándwich para introducir otro tipo de alimentos, como verduras

Los sándwiches son uno de los tipos de comida que los niños más disfrutan. Un poco porque se agarran con las manos y otro poco porque suelen asociarlos a embutidos, quesos y otros productos que, en general, son de su agrado. Por eso, una buena oportunidad es hacerlos aún más atractivos a través del uso de moldes u otras herramientas para cortarlos con formas de adornos navideños: estrellas, bolas, cometas, calcetines, etc.

Lo bueno es que se puede aprovechar el formato sándwich para introducir otro tipo de alimentos, como lechuga u otras verduras, tomate, huevo, etc. Una variante algo más compleja consiste en crear caras en los sándwiches -o servir sólo un pan o tosta- con rodajas de pepinos como ojos, cebolla roja como el pelo, una tira de pimiento como boca, medio tomate cherry a manera de nariz, etc.

5. Árbol de Navidad de uvas

Una manera muy divertida de presentar las uvas de Nochevieja es ordenarlas para que formen un árbol de Navidad sobre el plato. Es mucho mejor, para que se parezcan más al árbol, que sean uvas verdes.

Para que quede claro de qué se trata, se puede completar con un tronco también de fruta -como un pedacito de plátano, manzana o pera- y con pequeños frutos del bosque, como moras y arándanos, para que representen los adornos. De esta forma, se aprovechan las campanadas de fin de año para promover que los niños consuman otras frutas, tarea que no siempre resulta fácil.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones