Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Consejos para extraer la leche materna

Es útil y necesario conocer las técnicas de extracción manual y el uso correcto del sacaleches

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 20 octubre de 2011

Hay distintas (y numerosas) circunstancias en que es necesario que la madre se extraiga ella misma la leche, ya sea por medio de masajes o con un dispositivo manual o eléctrico. Por ejemplo, antes de la toma, cuando el pecho está tan tenso que el bebé no puede cogerse. O también, después de las tomas, en los casos de mastitis y congestión mamaria. Otras razones para hacerlo pueden ser: alimentar a un recién nacido que no es capaz de mamar por sí solo, mantener una reserva congelada que permita a la madre ausentarse sin temor a regresar tarde, que se desee seguir dando leche materna al incorporarse al trabajo, o mantener la producción de leche durante las interrupciones temporales de la lactancia.

Imagen: Wikimedia

Preparativos necesarios

Es importante que todo el proceso se efectúe en un ambiente cómodo y agradable, con objetos que recuerden al bebé para que se produzca oxitocina, la hormona que estimula la eyección de leche.

Antes de la extracción, es aconsejable realizar un masaje suave sobre el pecho, que puede efectuarse de dos formas:

  • Presionándolo con una toalla mojada en agua caliente, que se desplazará hacia la areola.
  • Comprimiéndolo entre dos manos, tratando de empujar su contenido hacia la areola, primero en sentido vertical y luego, horizontal.

En todo caso, el masaje siempre ha de ser suave y no debe causar ningún dolor ni enrojecer la piel. Por eso, muchos profesionales recomiendan utilizar sólo las puntas de los dedos y no las manos, presionar con ellos el pecho con movimientos circulares, acercándose en espiral hacia la areola de forma similar a la que se emplea para el auto-examen de los pechos.

Algunas madres empiezan por ponerse unas compresas o darse un baño en agua caliente, durante el que se dan el masaje.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Extracción manual

En general, es tan eficaz como el sacaleches y, además, es el método que habitualmente se emplea en extracciones imprevistas, de modo que es conveniente conocer la técnica.

  • Cómodamente sentada y un poco inclinada hacia adelante, se coge el pecho con la yema de los dedos, colocando el pulgar arriba y los dos primeros dedos debajo, a unos 3 centímetros del pezón, que es donde se hallan las dilataciones de los conductos (senos galactóforos) donde se acumula la leche. Aunque esa distancia suele coincidir con el borde de la areola, su tamaño es muy variable, por lo que no es una referencia válida.
  • Se empuja entonces hacia atrás (hacia el tórax) y luego se comprime el pecho entre los dedos, y sin soltarlos se mueve la mano hacia adelante, "ordeñando" la leche hacia el pezón, sin deslizar los dedos sobre la piel.
  • Imagen: CONSUMER EROSKI
  • Este movimiento se va repitiendo de forma rítmica (colocar los dedos, empujar hacia atrás, apretar hacia adelante), tal como haría el bebé, sin estirar ni refregar el pecho, sino comprimiéndolo con un movimiento ondulante.
  • Desde la primera posición, en que los dedos se colocaban arriba (a las 12 del reloj) y abajo (a las 6), se debe luego rotar para ir exprimiendo los senos galactóforos de todos los cuadrantes.
  • Con la experiencia, algunas madres son capaces de ganar tiempo vaciándose los dos pechos a la vez.
Imagen: CONSUMER EROSKI

Uso del sacaleches

Hay sacaleches manuales y eléctricos, y entre estos últimos, los hay portátiles, con batería incorporada.

  • Cuando se pretende obtener leche de forma frecuente y prolongada, los más adecuados son los eléctricos, que funcionan por succión intermitente. Algunos equipos permiten la extracción simultánea de ambos pechos.
  • También son necesarios unos conos del tamaño adecuado para adaptarse a cada pecho.
  • Hay que lavarse bien las manos antes de montar el equipo y no tocar las partes que estarán en contacto con la leche.
  • Tras humedecer con agua tibia los bordes de las copas, para obtener una adaptación más hermética, aplicarlo al pecho y hacer funcionar el aparato.
  • En los eléctricos se debe empezar por la menor intensidad de succión y aumentar gradualmente tanto como sea posible sin sentir malestar.
  • La leche puede tardar uno o dos minutos en empezar a salir.
  • Conviene comprobar periódicamente la correcta adaptación de la copa, observando los movimientos rítmicos que debe hacer el pezón.
  • En una sesión no deben sobrepasarse los 20 minutos para cada pecho.
  • Existen unos pequeños cuencos que se colocan entre el pecho y el sujetador, para no desperdiciar la leche que suele salir por un lado cuando se está obteniendo del otro.
  • Al acabar, es importante desmontar y lavar enseguida el aparato siguiendo las instrucciones del fabricante. Las partes que deban hervirse, hay que mantenerlas tapadas en la misma cazuela hasta el siguiente uso.
Imagen: CONSUMER EROSKI

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto