Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

«Dar dinero a los niños sin más en lugar de la paga es peor: les aleja de la realidad»

Juana León, fundadora y directora de Aprender Cuenta

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 29 agosto de 2019

Los españoles damos a nuestros hijos de entre 5 y 15 años una paga de 7,5 euros a la semana para sus gastos. Pero no todos. Los padres en este asunto están muy divididos. Muchos opinan que no es necesario. Sin embargo, en frente tienen tanto a los profesionales en la psicología infanto-juvenil como a los expertos en educación financiera. Uno de ellos es Juana León, fundadora y directora de Aprender Cuenta, un proyecto de educación financiera para niños de 5-16 años. En esta entrevista explica cómo aprovechar las bondades de esta herramienta, además de comentar otras fórmulas que tienen los padres para educar en materia económica.

¿Por qué está a favor de dar la paga a los niños?

Es una herramienta educativa muy positiva. Para muchos niños es la primera experiencia que tienen con la independencia financiera. Y para que aprendan la importancia de gestionar bien su dinero y ser responsables, necesitan tener la experiencia real de manejar dinero. ¿Enseñarías a tu hijo a montar en bici sin una bici?

Una paga para aprender a…

Gestionar bien su dinero y ser responsables. Tienen que saber que el dinero es limitado, que disponen de una cantidad para gastar y no pueden comprarse todo lo que quieren, que tienen que escoger entre distintas opciones. Al final, el hábito de administrar adecuadamente el dinero es más importante que la cantidad de dinero que se tenga y, en muchas ocasiones, marca la diferencia entre tener problemas económicos o no. Y también a través de la paga aprenden que hay otras cosas aparte de gastar, que hay otros comportamientos económicos: compartir, ahorrar…

¿Esta práctica no incita a consumir más?

No. El objetivo tiene que ser educativo. Deben tomar conciencia del valor del dinero, del trabajo, de las cosas… y asumir pequeñas responsabilidades. No se trata de dar dinero a un niño sin más, ni tampoco de un gasto extra para las familias, sino de transferir ciertos gastos que ahora asumen los padres y que, cuando entregan la paga, pasan a asumirlos sus hijos. Pero la gran mayoría de los padres entregan a sus hijos dinero sin más. Y eso es bastante peor. Les aleja mucho más de la realidad: en un futuro tendrán una cantidad limitada y tendrán que saber qué hacer con él.

¿Móvil incluido?

Es importante y bueno que se meta. Yo lo haría, pero debe quedar a criterio de los padres. Cada familia es un mundo. Pero creo que cuantos más gastos se le pongan a un niño, y gastos que le toquen bien la fibra, mejor, porque de lo que se trata es que aprenda a administrarse y a valorar lo que tiene, el esfuerzo en conseguir lo que tiene… De esta manera, el niño puede poner sus límites y ver hasta dónde puede gastar y hasta dónde no.

¿Qué opina de castigar sin paga?

No creo que haya que usarla ni para castigar ni premiar, ni a cambio de los rendimientos en el colegio, ni para obligarles a colaborar con ciertas responsabilidades que tienen en casa, como recoger sus juguetes. Una cosa son las obligaciones que tienen por ser miembros de la familia, y otras, las tareas extra por las que se les puede pagar. Si les das paga por sus obligaciones, quizás tus hijos solo las hagan cuando reciban dinero a cambio, y eso también es contraproducente.

¿Tareas extra?

Apuesto por que desde pequeños aprendan a generar ingresos por sí mismos, a crearse formas diferentes de ganar dinero, para que crezcan con la idea de que son ellos los que tienen que tomar las riendas de su economía y no tengan la dependencia de otras personas recibiendo dinero únicamente. En España somos muy dependientes de otras personas, de nuestras pagas de jubilación o del salario de nuestro empleo, y no sabemos generar recursos por nosotros mismos. Y es muy importante que los niños también lo hagan. También se les puede pagar ciertas tareas que hagan extra.

¿Y qué otras formas existen para educarles financieramente?

Lo más fácil es incluirles en lo cotidiano de nuestras decisiones financieras, que están por todas partes y a todas horas: a diario nos oyen hablar sobre dinero, de manejarlo cuando vamos a sacarlo del cajero, de compras, con una factura, al hacer el presupuesto de un viaje… No hay que excluirles de los temas de dinero; debemos hablarles de ello con naturalidad. Y, sobre todo, hay que dar ejemplo.

¿Cuál es el papel de los padres en esta educación?

Las familias somos el patrón financiero de los niños. Los padres estamos dando educación financiera todos los días, y muchos no son conscientes de ello. Si no se te ocurriría decir a tus hijos que coman sano, mientras tienes un bollo de chocolate en la mano, en educación financiera lo mismo: a los niños les decimos que hagan una cosa y hacemos lo contrario. Por eso es importante incluirles en lo cotidiano. También, por supuesto, no darle todo lo que pida, sin más. Por eso es importante explicarles los cometidos que tiene la publicidad y hacerles consumidores responsables. Los niños son un público muy sensible al consumo y serán los futuros consumidores.

Julio / Agosto 2019 Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

dinero educacion


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones