Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Conozca los males del pensamiento y cómo remediarlos

Puede ser atacado por numerosas plagas pero la más común es la del pulgón

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 agosto de 2004
El pensamiento es una planta muy resistente a las temperaturas extremas y al ataque de plagas y enfermedades pero, a pesar de ello, siempre es conveniente prestar atención para evitar posibles sustos. En las siguientes líneas vamos a dar algunos apuntes para poder detectar a tiempo posibles plagas y enfermedades, pero, si todavía le quedan dudas, consulte a un especialista y emplee siempre insecticidas sistémicos para combatir a sus enemigos.

Uno de sus principales predadores son los caracoles, que se comen parte de sus hojas, agujereándolas. Para evitarlo, lo que se puede hacer es buscar un elemento comestible sustitutivo que les atraiga en mayor medida.

Un claro ejemplo pueden ser las hojas cocidas de lechuga, que puede colocar bordeando sus ejemplares para que las devoren en lugar de las plantas. Cuando estén llenas de caracoles, retírelas.

Si aparecen manchas rojizas en tiempo lluvioso, el culpable será un hongo conocido como roya, que debilita las plantas sin llegar a matarlas. Esto es debido a que el desarrollo de la enfermedad es más lento que el de la planta, por lo que no precisa tratamiento.

Si las hojas amarillean el culpable será el terreno sobre el que se asientan las raíces, que será arcilloso y estará apelmazado, lo que impedirá su normal desarrollo. Para evitarlo emplee nutrientes y productos reverdecientes ricos en hierro. No obstante, en este caso vigile también los tallos, porque si se están pudriendo la planta habrá sido atacada por el mal del pensamiento, un peligroso virus que permanece en el suelo durante más de un año y prácticamente inmune. En estos casos la mejor recomendación es arrancar todos los ejemplares y no plantar nuevos hasta que no pasen al menos doce meses.

El ataque del oidio se caracteriza por el polvillo blanco que se deposita en las hojas de sus ejemplares y aparece sobre todo cuando éstos se encuentran en un emplazamiento sombrío. Para evitarlo podrá trasladarlos a una ubicación con mayor iluminación o emplear un insecticida sistémico, medida que deberá utilizar aunque los traslade si la planta ha sido atacada.

A pesar de que puede ser atacado por todas las plagas anteriormente mencionadas, la más común es la del pulgón. Los pulgones aparecen en verano, cuando llegan las altas temperaturas y pueden apreciarse fácilmente sobre tallos, hojas y flores.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones