Necesidades de algunos ejemplares de interior cuando están en flor

No es recomendable moverlos porque las flores podrían caerse
Por mediatrader 16 de noviembre de 2006

Las plantas de interior están mucho más protegidas frente a las agresiones externas, parásitos y enfermedades que puedan arrastrar consigo los nutrientes de la tierra sobre la que se asientan, así como de los rigores ambientales, como heladas o lluvia. Al contrario que los del jardín, estos ejemplares requieren de una temperatura estable a lo largo del año, no estar expuestos a corrientes de aire y disponer de una buena ventilación y la máxima iluminación posible.

Por otro lado, en periodo de floración estas exigencias aumentan:

– No es recomendable mover los ejemplares porque los cambios de ubicación hacen a las plantas más propensas a perder la flor, al igual que encontrarse en emplazamientos en los que reciben corrientes de aire.

– Requieren de una mayor humedad ambiental y de una temperatura constante, más baja que la que precisan cuando no están floreciendo. Podrá aumentar la humedad ambiental colocando varios ejemplares juntos, siempre y cuando se encuentren libres de plagas, para evitar que se propaguen, colocando un cuenco lleno de agua cerca del lugar donde quiera aumentar la humedad ambiental, o bien pulverizar a menudo las plantas.

Una vez terminado el periodo de floración, con la llegada del buen tiempo, debe sacarlas al exterior para que vuelvan a florecer sin problemas el próximo año. Deberá tener en cuenta todas estas consideraciones a la hora de cultivar en lugares muy fríos adelfas, pasifloras, naranjos enanos o buganvillas.