Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Técnica para imitar el color dorado en los objetos de decoración

Hay distintos tipos de tinte, para los que se deberá utilizar un procedimiento distinto

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 16 abril de 2002

Si se desea teñir una prenda que ha perdido su color o que resultaría más atractiva con otra tonalidad, el primer paso consistirá en quitarle el tono original que tenga, o sea, decolorarla. La tarea implica el uso de un decolorante, unos guantes de goma, el tinte, un recipiente inoxidable, detergente en polvo y un delantal o una bata.

Hay que prestar especial atención a las prendas que sean de lana o de seda ya que si se hierven demasiado pueden deteriorarse. Antes de comenzar el proceso se recomienda quitar todos los botones y todas las hebillas que contenga la prenda.

La labor se iniciará remojando la prenda en agua tibia durante unos minutos. Simultáneamente se podrá preparar un recipiente inoxidable con agua bastante caliente. En otro recipiente se verterán 500 mililitros de agua tibia y se disolverá el decolorante en ella. A su vez, esta mezcla se echará en el recipiente con agua caliente. A continuación se sumergirá la prenda en el recipiente y se pondrá al fuego hasta que comience a hervir. Es recomendable mover el agua constantemente durante un periodo de media hora aproximadamente hasta que el color de la prenda haya desaparecido. Si la prenda es de lana o de seda, es conveniente que se hierva a fuego lento durante no más de veinte minutos. Una vez se haya enfriado la prenda, se lavará a mano, enjuagándola previamente. Cuando esté limpia comienza el proceso del tinte.

Se elige el color del tinte. Hay que fijarse en el tipo de tinte que se emplea, ya que dependiendo de ello el procedimiento a utilizar será distinto. Si es un tinte de agua caliente, se aplicará con agua y sal diluida. El procedimiento a seguir consiste en sumergir la ropa y dejar que el líquido empiece a hervir, manteniéndolo a fuego lento.

Si usan tintes de agua fría, se aconseja disolver la pastilla en agua caliente, añadir el fijador del color y sal y dejar la solución durante una hora más o menos, a no ser que el producto indique lo contrario.

Los tintes para lavadoras (generalmente destinados para prendas grandes) son bastante eficaces ya que el movimiento hace que la prenda se tiña uniformemente. Se vaciará el tinte en polvo en el tambor de la lavadora introduciéndolo en las perforaciones del tambor. Se añade sal (1 kilo) y se introduce la prenda húmeda y sin doblar. El ciclo debe ser para prendas delicadas a 60 grados, sin prelavado. Cuando se acabe el programa se añade detergente a la lavadora y se pone un ciclo completo a la temperatura más caliente que la prenda resista.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones