Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Aplazar pagos con la tarjeta

Los pagos que se aplazan se abonan después con intereses, por lo que el nivel de endeudamiento familiar puede aumentar

Aplazar pagos mediante la tarjeta permite a los usuarios un pequeño desahogo durante unos pocos meses, aunque conviene saber que después habrá que afrontar el pago del dinero adelantado más los intereses. Si bien no son muy altos -parten del 3% en la mayoría de propuestas-, conviene no recurrir a esta opción salvo caso de necesidad, ya que la pretendida solución puede provocar al final un endeudamiento mayor.

Aplazamientos de pagos

Imagen: Philippe Ramakers
Son cada vez más los hogares españoles a quienes cuesta llegar a fin de mes y se ven incapaces de afrontar todos sus gastos. Una de las medidas que pueden utilizar para aliviar esta delicada situación es aplazar sus compras a través de las tarjetas de crédito. Esto les permite tener un pequeño desahogo durante unos meses (entre 3 y 12), aunque conviene saber que después habrá que afrontar, además de la devolución del crédito, el abono de unos intereses que parten desde el 3%. En otras ocasiones, se cobra además una comisión por la gestión de aplazamiento, que oscila entre 10 y 45 euros.

Los aplazamientos de pagos se aplican para cantidades pequeñas, que nunca rebasan los 3.000 euros

Los aplazamientos se aplican para cantidades muy pequeñas, a partir de 100 o 200 euros, y cuyo tope máximo son 2.000 o 3.000 euros. Importes superiores exigirían la contratación de un crédito al consumo o personal. También es tónica general que se brinde una demora en mejores condiciones para un periodo determinado, que puede ser de dos, tres o seis meses a lo sumo y que se comercializan sin intereses.

Es frecuente encontrar propuestas que no aplican intereses durante los primeros meses, para después hacerlo, aunque estos sean competitivos. También para ayudar a eliminar gastos a los clientes bancarios, se puede conseguir gratis estas tarjetas en algunas propuestas puntuales, siempre y cuando se contraten de forma on line, aunque la oferta es válida solo para el primer año.

Periodo de gracia

El pago aplazado en las tarjetas de crédito puede ser muy útil, sobre todo porque permite diferir los pagos y escoger una forma flexible de cuánto desembolsar cada mes. Así, el titular, de acuerdo a sus ingresos, podrá escoger entre abonar una cantidad fija en cada vencimiento o pagar un porcentaje sobre el importe dispuesto. En ambos casos hay un mínimo, que se debe añadir todos los meses a los gastos domésticos que afronta la familia. Conviene tener cuidado, ya que puede elevar su nivel de endeudamiento.

Pero también hay que tener en cuenta que estas tarjetas tienen un periodo de gracia que puede ayudar a mantener a raya el presupuesto. Se trata de un espacio de tiempo durante el cual se pueden realizar cargos en comercios, supermercados y establecimientos en general con la tarjeta de crédito sin que cobren comisiones por estos cargos. Se asemeja a un periodo de prórroga en donde todos las compras del mes se acumulan en la cuenta para después pasarlas a finales de este periodo sin intereses.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones