Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Banco malo: preguntas y respuestas

El capital de esta sociedad que gestionará los activos "tóxicos" de los bancos será público en un 50%, por lo que si funciona mal, el contribuyente se verá afectado

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 7 septiembre de 2012

La última reforma financiera en España aprobada el pasado 31 de agosto aporta varias novedades. Además de más exigencias para los bancos y de incrementar la protección a los pequeños inversores, incluye la creación de una nueva figura financiera: el denominado banco malo. Al igual que en otros países como Irlanda, aquí dentro de pocos meses comenzará a operar una sociedad público-privada que se encargará de gestionar los activos “tóxicos” o problemáticos que tienen ahora los bancos en balance, en su mayoría activos inmobiliarios. El objetivo es aliviar la carga de las entidades financieras para propiciar su salida de la crisis. Su buen funcionamiento será crucial para la posterior evolución de nuestra economía. Además, si va mal, el contribuyente se verá afectado, ya que un 50% del capital de la sociedad será público. En el siguiente artículo se resuelven todas las dudas en torno al banco malo.

¿Qué es?

El banco malo será una sociedad que gestione los activos ajenos al puro negocio bancario (sobre todo inmobiliarios) de los que las entidades se están mostrando incapaces de desprenderse. Es decir, podría definirse como una sociedad financiero-inmobiliaria que gestionará únicamente activos problemáticos de la banca.

Surge con el objetivo de actuar como intermediario y vender la ingente cantidad de pisos, otros activos inmobiliarios y suelo que tiene la banca española que ha recibido ayudas públicas en su balance. En particular, solo estas entidades nacionalizadas traspasarán a esta nueva institución los activos más problemáticos con los que cuenten en su cartera. Es decir, en una primera fase, el banco malo solo contará con activos de Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia.

Los cálculos iniciales apuntan que la sociedad albergará en torno a 180.000 millones de euros en activos problemáticos inmobiliarios.

¿Qué tipo de activos acogerá?

El llamado banco malo absorberá los activos adjudicados por impago de deuda (pisos y suelo) y los créditos problemáticos ligados al promotor. Este tipo de inmuebles y préstamos son calificados como lo más tóxico del sector y lo que está lastrando las actuales cuentas de la banca.

Sin embargo, desde el Ministerio de Economía negocian con la Unión Europea la posibilidad de incluir créditos dudosos a otros sectores, como el consumo. De aprobarse así, el banco malo creará sociedades o fondos para separar diferentes carteras por tipos de activo y atraer así a inversores específicos.

¿Cómo funcionará?

La misión del banco malo será tomar los activos tóxicos de los bancos nacionalizados (promociones de pisos, suelo, créditos morosos...), por los que pagará a las entidades con dinero en efectivo, deuda o acciones, para más tarde venderlos.

Para los bancos afectados, esta institución servirá de balón de oxígeno, porque conseguirán liquidez por activos que hoy no pueden vender o acciones de la sociedad. Por su parte, para el banco malo, el negocio estará en la posible venta de los activos a un mayor precio.

La clave del éxito radicará en el precio de venta que ponga el banco malo a los activos segregados. Para que la sociedad sea rentable, el precio deberá ser lo suficientemente atractivo para los potenciales inversores. Los solares o el suelo urbano y rústico figuran entre los activos que mayores descuentos podrían presentar, ya que en la actualidad pocos promotores están dispuestos a desarrollar proyectos interesantes.

En principio, el banco malo contará con un plazo de entre 10 y 15 años para vender el "ladrillo" de las entidades que hayan recibido dinero público.

¿De quién dependerá el banco malo?

Tendrá una participación máxima del Estado del 50%, lo que hace deducir que el otro 50% del capital estará en manos privadas. Y es que aunque los bancos reciban deuda de la sociedad, no podrán computar como inversores privados, porque figurarán dentro del máximo 50% que pertenecerá al Estado.

El Gobierno, de hecho, ha abierto la puerta a la posibilidad de dar incentivos fiscales a quien quiera participar en el capital de esta entidad. Es posible también que el Fondo de Garantía de Depósitos pueda entrar en el accionariado.

Los bancos más solventes (españoles o internacionales) son potenciales inversores privados del banco malo, al igual que sociedades inmobiliarias saneadas o grandes fondos de inversión internacionales.

¿Cuándo comenzará a operar?

El Ministerio de Economía tiene hasta finales de noviembre para culminar la regulación. Antes del 30 de noviembre, el denominado banco malo tendrá que haber captado capital suficiente como para cubrir la mitad de los activos que traspasen las cuatro entidades nacionalizadas (Bankia, Novagalicia Banca, Catalunya Caixa y Banco de Valencia).

¿De qué manera afecta al ciudadano?

Una de las mayores pegas del banco malo es que no resulte una sociedad solvente. En ese caso, el contribuyente se verá afectado, ya que un 50% del capital con el que se cree procederá de fondos públicos. Si con el tiempo (tiene 15 años para operar) se muestra rentable, podría redundar en bajadas de impuestos o mejoras en ámbitos claves del Estado del Bienestar, como sanidad o educación.

Su no rentabilidad, por su parte, sería un indicio de debilidad económica, lo que no pasará de largo al pequeño ahorrador.

¿Cómo se valorarán los activos?

Una de las cuestiones más peliagudas y que todavía falta por conocer es cómo se hará la valoración de los activos que pasarán al banco malo. En principio, el Banco de España se encargará de fijar el precio de transferencia de los activos basándose en los informes de expertos independientes. Cuanto mayor sea el descuento aplicado respecto al valor en libros, mayor será el agujero para la entidad que los transfiere.

Si se toma como referencia la segunda reforma financiera anunciada en España a principios de año, para efectuar la valoración se aplicarán descuentos del 80% para el suelo, del 65% para promociones en curso y del 35% para vivienda terminada.

El precio de traspaso es clave porque la nueva sociedad comprará activos cuyo precio actual en el mercado es muy inferior al que figura en los balances de los bancos, debido al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Si el banco malo los compra caros, puede perder dinero al intentar venderlos. Sin embargo, si los compra demasiado baratos, será perjudicial para las entidades que los transfieren, ya que tendrían que asumir pérdidas por su venta.

¿Cómo se financiará?

El banco malo se financiará mediante el lanzamiento de emisiones de deuda, que podrán comprar en el mercado todo tipo de inversores. Al estar participada en un 50% por el Estado, en realidad, se nutrirá de las aportaciones de todos los contribuyentes.

Hay que tener en cuenta, además, que la recuperación de la inversión pública dependerá de la capacidad de esta nueva sociedad para obtener beneficios, algo difícil en la situación actual. En cualquier caso, su diseño se hará teniendo en cuenta criterios de rentabilidad, para poder así atraer al capital privado.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones