Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

“Boom” de planes de pensiones garantizados

Los nuevos planes garantizados ofrecen rentabilidades anuales de entre el 2,5% y el 3,5%, aunque hay que mantener la inversión hasta vencimiento

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 24 noviembre de 2008
Img cajafuerte Imagen: Steve Woods

La seguridad: principal objetivo

/imgs/2008/05/cajafuerte.art.jpgEste año, ni cafeteras, ni consolas, ni DVD. El regalo que más aprecian los partícipes de planes de pensiones no es material. Es la seguridad: saber que el dinero que ahora están invirtiendo no perderá valor ni en el corto, ni medio, ni en el largo plazo. De ahí que en la campaña de pensiones de este ejercicio (habitual de los meses de noviembre y diciembre) estén proliferando las nuevas ofertas de planes garantizados, básicamente de renta fija, productos que, además de proteger el capital invertido inicialmente, ofrecen un tipo de interés seguro a vencimiento.

En los últimos años, este tipo de planes de pensiones garantizados han tenido un éxito absoluto tanto en captación de partícipes como de capital. Según los últimos datos publicados por INVERCO (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), cuentan con un patrimonio de 8.447 millones de euros, un 16% del total invertido en planes de pensiones (50.920 millones de euros). En la actualidad, hay más de un millón de cuentas de partícipes que tienen su dinero invertido en este producto cuya principal baza es que el dinero no corre ningún riesgo siempre que se mantenga hasta vencimiento. Conviene tener en cuenta una serie de cuestiones antes de apostar por uno de estos productos: garantías, plazos, rentabilidad y fiscalidad.

Garantías

Como su nombre indica, los planes de pensiones garantizados se caracterizan porque dan garantías al inversor. En su inmensa mayoría, garantizan el capital invertido a vencimiento, es decir, al final de la vida del producto. Además, ofrecen un tipo de interés, que puede ser fijo o variable, en función de unas condiciones anunciadas de antemano. Por ejemplo, en los planes de pensiones garantizados de renta fija las gestoras suelen ofrecen un interés fijo (que en la actualidad ronda el 2,5-3% anual). En los planes garantizados de renta variable, el interés no es fijo, sino que suele depender de la evolución de una serie de acciones o índices bursátiles.

En estos productos las garantías se aplican siempre que el inversor mantenga su dinero desde el principio y hasta el final del plazo del producto. Al igual que en fondos de inversion, la garantía en planes de pensiones sólo opera para los partícipes que se quedan hasta el vencimiento, según comenta Ángel Martínez Aldama, director general de INVERCO. En el supuesto caso de que un partícipe decida traspasar su ahorro de un plan de pensiones a otro antes de tiempo o, por ejemplo, que se jubile antes de que venza su plan garantizado y quiera rescatar su dinero, se anulan todas las garantías dadas en el producto. En estos casos, la rentabilidad dependerá del valor liquidativo de la participación en el mercado, que se calcula diariamente.

El “boom” de nuevos planes de pensiones garantizados que está acogiendo el mercado actual se limita a planes de renta fija. Estos productos cuentan con estructuras bastante comprensibles para el inversor: garantizan, por lo general, el 100% del capital invertido y ofrecen un interés fijo a vencimiento.

Los planes garantizan el 100% del capital invertido y ofrecen un interés fijo a vencimiento

Bien distinto es el caso de los planes de pensiones garantizados de Bolsa. Aunque en la actualidad no hay productos de este tipo en periodo de suscripción, todos aquellos que tengan contratado un plan de estas características deben saber que su funcionamiento es algo más complejo. Lo habitual es que den un porcentaje de revalorización determinado de la subida que experimenten una o varias acciones o índices. Por ejemplo, un producto puede ofrecer un 30% de lo que suba el Ibex-35 en un periodo determinado; no obstante, existirá una notable diferencia en rentabilidad si la gestora toma medias mensuales o calcula la revalorización punto a punto (teniendo únicamente en cuenta en qué nivel se encontraba el índice en la fecha de contratación y en qué cota estaba a vencimiento).

Los expertos aseguran que son más rentables los planes garantizados de Bolsa que calculan su rentabilidad punto a punto que los que toman medias. Además, conviene ser precavido y tener en cuenta si la gestora pone algún tipo de exclusión o límite para dar la garantía de capital. Hay productos en los que se anula la garantía del capital invertido si una acción o índice al que esté referenciado el producto cae mucho (por ejemplo un 20% o un 30%). En principio, pueden parecer caídas espectaculares que no van a darse, pero con la actual incertidumbre bursátil conviene huir de productos con este tipo de cláusulas. De hecho, en las últimas semanas se han producido caídas de hasta un 9% en sola una sesión.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Plazo »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones