Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Condiciones crediticias para inmigrantes

Los préstamos específicos para inmigrantes tienen las mismas condiciones que las exigidas a los demandantes nacionales

Img inmigrantes listado Imagen: Kiel Latham

La oferta crediticia de la banca española se centra en tres tipos de productos: hipotecas, créditos personales y microcréditos. En todos ellos las condiciones exigidas al grupo de inmigrantes apenas se diferencian de las que se solicitan a cualquier otro ciudadano, lo que en muchos casos obstruye el acceso a su contratación debido a la falta de garantías y avales con que cuentan muchos inmigrantes. Bajo la denominación “créditos para extranjeros” o “hipotecas para no residentes” se suele esconder una estrategia comercial de bancos y cajas de ahorro para captar el dinero de los extranjeros que viven en España. Los bancos “venden” la idea de que disponen de créditos específicos para este grupo de residentes, pero la cuantía de los préstamos, el plazo de amortización, e incluso los tipos de interés que se aplican son similares a los que deben seguir los clientes nacionales.

Microcréditos estándar

/imgs/2007/10/inmigrantes.listado.jpg

Los microcréditos, denominados por algunas entidades “microcréditos sociales”, son préstamos de pequeño importe, a bajo interés, sin comisiones y con plazos de devolución flexibles. Están dirigidos, especialmente, a financiar proyectos viables que conduzcan al autoempleo promovido por personas con dificultades de acceso a los canales tradicionales de financiación por carecer de garantías y avales. La cantidad máxima que se puede pedir depende del banco o caja de ahorros que lo comercialice, pero la media se sitúa en torno a 20.000 euros con un plazo máximo de devolución de cinco años. Se suele aplicar un 4,5% de interés fijo anual, con un plazo de carencia máximo de 12 meses.

Un buen puñado de entidades financieras ha decidido optar por ofrecer soluciones de financiación bajo la denominación de “préstamos para extranjeros” lo que en realidad encubre créditos normales, similares a los que pueden acceder los usuarios nacionales. Así, algunas entidades han diseñado los que llama “Préstamos Solidarios”, créditos personales cuya finalidad es ayudar a emprender una actividad productiva y potenciar el autoempleo. Otros bancos ofrecen varios tipos de hipotecas para la compra de una vivienda por parte de los no residentes, como la hipoteca a tipo variable, con cuotas constantes que se revisan cada año en base a un indice de referencia, IRPH o Euribor; y la hipoteca a tipo fijo, cuyo tipo de interés y cuota se conocen desde el principio hasta el final, y puede amortizarse en un plazo de 20 años. Es decir, productos financieros que puede encontrarse cualquier usuario que no sea foráneo. Eso sí, incluyen una serie de herramientas financieras de gran utilidad como el envío de remesas o el servicio ‘Hal-Cash‘, que permite enviar dinero a la familia al instante sólo con utilizar el teléfono móvil y un cajero automático.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones