Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Hipotecas para comprar una plaza de garaje

Adelantan hasta el 70% de la tasación, aunque sus gastos de formalización son elevados

Es habitual que al comprar una vivienda se incluya la plaza de garaje, y que la hipoteca solicitada se utilice para adquirir ambos bienes. Pero tener un segundo vehículo, o ser propietario de una casa sin aparcamiento, hace que sean numerosos los usuarios que desean comprar una. Sus precios no son bajos, por lo que se ven abocados a solicitar un préstamo para hacer frente a tal adquisición. Hasta hace pocos años las entidades de crédito no contaban con productos específicos, y la única opción era pedir un préstamo personal, cuyos tipos de interés oscilan entre el 8% y 11%. La especialización bancaria ha propiciado la aparición de créditos destinados a la compra de garajes. Su importe alcanza hasta el 70% de la tasación aunque los gastos de formalización son muy elevados.

¿Préstamo personal o hipoteca garaje?

Este tipo de hipotecas tienen unas particularidades bien definidas que las pueden hacer muy interesantes, pero es cierto que llevan aparejados inconvenientes, entre los que destacan sus múltiples comisiones: de apertura, cancelación anticipada, amortización parcial y estudio, etc. Cada una de ellas alcanza el 1,50%. Esto puede encarecer el precio final en más del 5%.

Por ello, antes de suscribir una, conviene analizar con detenimiento sus condiciones de contratación, y considerar si es más rentable hacer uso de un crédito personal. Sus principales virtudes y defectos son los siguientes:

La ventajas:
  • Conceden un adelanto de hasta el 70% de su valor de tasación.

  • Los requisitos para su contratación son más suaves, y en la mayoría de los casos basta con ser dueño de un piso o propiedad inmobiliaria para que la concedan.

  • Se pueden amortizar en plazos altos, que llegan a alcanzar 15 años.

  • Es independiente de la hipoteca que se destina a la compra de una vivienda, a pesar de que se puedan adquirir a la vez.

Los inconvenientes
  • Su formalización es más cara ya que aplican comisiones de apertura, cancelación anticipada, amortización parcial y estudio, que alcanzan en la mayoría de los casos el 1,50%. Pueden encarecer el precio final en más del 5%.

  • No están aún demasiado comercializadas por bancos y cajas de ahorros, por lo que la oferta puede no resultar del todo interesante.

  • Si se adquiere una vivienda nueva, no tienen sentido. Gran parte de la oferta de pisos de nueva construcción incluyen en el precio final la adquisición de garaje y trastero.

  • Aplican, con frecuencia, tipos de interés mixto: en los primeros meses son muy interesantes para los suscriptores de la hipoteca; en el tramo final la encarecen de modo notable.

ELECCIÓN DE LA PLAZA DE GARAJE

La elección de la plaza de garaje es un aspecto importante, que no debe dejarse en segundo plano a la hora de adquirir una vivienda. Conviene tener en cuenta las siguientes variables: acceso, entradas, sistema de apertura y de seguridad, dimensiones de la plaza, acceso directo desde el garaje a la vivienda…

Además, hay que tener en cuenta que las plazas de garaje pueden encontrarse bajo dos situaciones jurídicas bien diferentes entre sí:

  • Puede ser un anexo inseparable a la vivienda. En este caso, se es propietario de ambos inmuebles.

  • Puede ser una finca registral independiente, y su compra debe hacerse por separado de la adquisición de la vivienda. En este supuesto, para ahorrar gastos, se puede utilizar el mismo documento notarial de la compra del piso y especificar la compra de cada uno de ellos. En el registro debe haber dos inscripciones independientes: una para la casa y otra para el garaje.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones