La concesionaria de la AP-8 en el tramo guipuzcoano acusada de aplicar tarifas superiores a las aprobadas

Según los cálculos de Automovilistas Europeos Asociados, en el año 2006 Bidegi pudo recaudar 2,4 millones de euros de forma ilegal
Por mediatrader 24 de enero de 2007

La organización de defensa del automovilista AEA (Automovilistas Europeos Asociados) estima que Bidegi, la empresa concesionaria del tramo guipuzcoano de la autopista AP-8, presuntamente cobró 2,4 millones de euros de más a los usuarios de la misma durante el 2006.

A instancias de la denuncia aparecida en el blog de Luis Fernández y de algunos de los asociados de AEA, los servicios jurídicos de AEA han estudiado la normativa que regula el canon de la AP- en Guipúzcoa y han llegado a la conclusión de que las tarifas aplicadas a partir de 2005 son muy superiores a las aprobadas por el Consejo de Diputados, «previo informe de la Sociedad Pública Foral Bidegi Gipuzkoako Azpiegituren Agentzia-Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras, S.A.».

Esta vía rápida de pago a su paso por Guipúzcoa (Ermua-Behobia) ha experimentado una subida acumulada desde 2003 hasta ahora del 24,32%, según el presidente de AEA, Mario Arnaldo, quien asegura que, a partir de enero de 2005 la compañía que la explota ha aumentado las tarifas de forma abusiva.

Cuantía del canon

El 5 de junio de 2003 finalizó la concesión de la autopista AP-8 Bilbao-Behobia a Europistas, otorgada por 25 años. A partir de entonces la norma foral 7/2002 reguló el canon de utilización de dicha infraestructura. La cuantía del canon, según esta norma, se determinó anualmente y hasta el final del ejercicio de 2004 «en función de la distancia recorrida, de la naturaleza del servicio y de su duración, del deterioro de la infraestructura, de la situación del mercado y, en su caso, del coste de su comercialización».

Desde enero de 2005 y hasta el ejercicio en curso, a través de sucesivos decretos forales, promulgados en diciembre de cada año, por medio del mismo documento se establece expresamente la actualización automática del canon, que se fija «en el 95% de la variación que haya experimentado el Índice General de Precios interanual del País Vasco, determinado para el mes de agosto inmediato anterior».

De acuerdo con esto, Bidegi debería haber aplicado en 2006 una subida del 3,04%, mientras que en 2007 el precio de los peajes tendría que ser únicamente un 3,42% mayor. Estos porcentajes son los aprobados y equivalen, respectivamente, al 95% de la variación experimentada por el IPC interanual del País Vasco en los ejercicios inmediatamente anteriores (3,20% en agosto de 2005 y 3,60% en el mismo mes del año siguiente).

La concesionaria podría haber aplicado desde 2005 subidas superiores a las autorizadas por la normativa que regula el canon

Sin embargo, Mario Arnaldo informa de que la concesionaria de la autopista elevó las tarifas -sin IVA- en 2006 un 7,16% y en 2007 un 7,42%, «lo cual supone un incremento irregular de más del doble, máxime si se tiene en cuenta que hasta el decreto que regula expresamente la subida de 2007 no se hace ninguna mención al redondeo al alza», declara Arnaldo en primicia para CONSUMER EROSKI.

Por la AP-8 circulan alrededor de 110.000 usuarios diarios. Tomando como tarifa media 1,50 euros y teniendo en cuenta que en 2006 Bidegi ha podido cobrar un 4,12% de más al menos a los vehículos ligeros, a los efectos del canon establecido, AEA calcula que cada turismo ha podido pagar 6 céntimos de más, lo cual supondría 6.600 euros diarios o lo que es lo mismo, 2,4 millones de euros al año (más de 400 millones de pesetas) recaudados por encima de los límites legales.

Reversión de la deuda

Esta presunta recaudación ilegal supondría una pequeña deuda de Bidegi con miles de usuarios. En realidad cada conductor afectado podría reclamar e incluso denunciar este abuso ante los tribunales. No obstante, Automovilistas Europeos Asociados no pretende entrar en una batalla legal si no informar a la Diputación Foral de Guipúzcoa de lo que está sucediendo y solicitar a la concesionaria de esta red viaria que revierta la deuda en la contención de futuras subidas, por ejemplo, para que los usuarios de alguna forma puedan resarcirse.

Las tarifas de Bilbao a San Sebastián, aunque cuentan con descuentos para usuarios habituales, son de las más caras de Europa. Esta vía es de tránsito prácticamente obligado porque la carretera nacional alternativa atraviesa numerosas poblaciones y su orografía montañosa la hace lenta y peligrosa.