Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los transportistas autónomos mantienen el paro pese al acuerdo del Gobierno con la mayoría del sector

La normalidad ha regresado a las carreteras, pero no así a la distribución de alimentos y mercancías

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 13 junio de 2008
Las organizaciones de transportistas Fenadismer, Confetrans y Antid mantienen la huelga iniciada el lunes pese al acuerdo del Gobierno con la mayoría de los representantes del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC). Los huelguistas no prevén suspender el paro hasta que el Ejecutivo apruebe una tarifa mínima que garantice la rentabilidad y castigue el trabajo bajo pérdidas.

Img huelgatransporte
Imagen: CONSUMER EROSKI

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó ayer "responsabilidad" a estas organizaciones. Una vez firmado entre el Ministerio de Fomento y la inmensa mayoría del sector (incluidos los cargadores, las plataformas logísticas, las agencias de contratación y los coordinadores de operaciones internacionales) un acuerdo para mejorar las condiciones de los transportistas, el presidente explicó que la cerrazón que mantienen Fenadismer, Confetrans y Antid no tiene ningún sentido.

Los huelguistas no prevén suspender el paro hasta que el Ejecutivo apruebe una tarifa mínima

Las organizaciones convocantes contestaron ayer a los llamamientos al diálogo del Gobierno, al que acusaron de "irresponsable", para advertir que mantienen el paro indefinido. Julio Villaescusa, presidente de Fenadismer, reiteró su "rechazo más absoluto" al programa de ayudas, ya que "sólo reporta 163 euros anuales a cada trabajador".

Tras una asamblea extraordinaria de las tres organizaciones, los huelguistas acusaron al Ejecutivo de ignorar "el clamor de los transportistas ante una situación insostenible". "Ese paquete de medidas es absolutamente insuficiente y no ayuda a resolver la gravísima situación económica que sufren miles de pequeña empresas y autónomos", declaró Villaescusa, quien insistió en la necesidad de un precio mínimo "que garantice la dignidad de los transportistas".

Normalidad en las carreteras

Mientras tanto, la normalidad regresaba a las carreteras pero no así a la distribución de alimentos y mercancías, que aún sufre los efectos de las jornadas más duras de la movilización y la inactividad de miles de camioneros que todavía secundan el paro.

La distribución de alimentos aún sufre los efectos de las jornadas más duras de la movilización

A última hora de la tarde, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmaba que la normalidad era la nota predominante en las carreteras españolas -"se puede salir sin problemas, no hay riesgos", apuntó-, al tiempo que insistía en que "se va a garantizar el trabajo a los transportistas que no hacen huelga".

Pérez Rubalcaba anunció que durante este fin de semana se levantarán las restricciones habituales para la circulación de transportes especiales y de vehículos pesados con el objetivo de conseguir la normalización del tráfico y del abastecimiento.

Ajuste laboral

Entre los efectos colaterales de la huelga destaca el ajuste laboral que está provocando en muchas empresas por la falta de suministros. Así, Seat anunció la suspensión del contrato de 8.000 trabajadores en su planta de Martorell por el desabastecimiento de piezas, mientras que el fabricante de neumáticos Firestone ha puesto en marcha un expediente de regulación que afecta a más de 800 empleos en su fábrica de la localidad vizcaína de Basauri, lo que supone la mitad de su plantilla.

Estos ajustes han encendido todas las alarmas en el Gobierno, que ya ha dicho que impedirá que se produzcan abusos en este asunto. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, advirtió de que en su departamento se “mirarán con lupa” los ajustes laborales que lleguen basados en el desabastecimiento.

La práctica totalidad de las plantas de automóviles españolas están en la misma situación que Seat, aunque no todas han optado por la vía de la regulación de empleo. En el caso concreto de la firma barcelonesa, un portavoz de la federación del metal de Comisiones Obreras de Cataluña apuntó que si se confirma el expediente, “éste no responderá a una causa mayor tal y como prevé la ley” y “tendrá la oposición firme” de los trabajadores.

Y en el caso de Firestone, la dirección de la planta de Basauri informó a los sindicatos que, ante la imposibilidad de mantener la producción, ponía en marcha un ajuste que afectará a más de la mitad de su plantilla. Concretamente, más de 800 personas verán su empleo suspendido mientras se mantenga la huelga.

En cambio, la fábrica de Mercedes Benz de Vitoria ha retomado hoy parte de su actividad, paralizada desde el pasado martes debido a la falta de piezas. Fuentes de la dirección de la planta señalaron que ya cuentan con el material necesario para continuar con la producción en el turno de mañana (de 06:00 a 14:00 horas). Los empleados del turno de tarde (de 14:00 a 22:00 horas) entrarán a trabajar en función de si llegan o no las piezas que se precisan para la fabricación de los vehículos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones