Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Embargar el crédito de las tarjetas

La última novedad en cuestión de embargos es requisar el saldo de las tarjetas de crédito, una medida drástica ratificada por varias sentencias

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 6 diciembre de 2007

La casa, el coche, las joyas… uno puede pensar que lo ha entregado todo para pagar sus deudas y que no dispone de ningún bien más que le pueda ser embargado. Pero no. Entre los “bienes” más insospechados que también pueden embargarse figura el crédito de las tarjetas. Numerosas sentencias avalan que es posible que un acreedor cobre su deuda con el saldo de las tarjetas de crédito que tenga suscritas el presunto moroso.

Un procedimiento inusual

/imgs/2007/12/cartera.jpg

Embargar el saldo de las tarjetas de créditos es un procedimiento inusual, pero lo cierto es que, poco a poco, va ganando terreno en España. Según datos del Registro de Economistas Forenses, en el tercer trimestre de este año se ha triplicado el número de familias que se han declarado en quiebra, sobre todo ante la fuerte subida que han registrado las hipotecas en los últimos años. La proliferación de morosos en nuestro país ha motivado que algunos despachos de abogados estén planteando nuevas soluciones que permitan a sus clientes recuperar su dinero. Una de ellas, promovida en España por un despacho de abogados, es solicitar el embargo del saldo de las tarjetas de crédito. Juan Alonso Zamorano, presidente del bufete, afirma que fueron los primeros en iniciar procedimientos de embargo de este tipo. De hecho, han ganado varios juicios en este sentido, y consideran que esta iniciativa “refuerza la eficacia de los Tribunales, erradica la sensación de desamparo de los acreedores, y establece un nuevo orden en el que los morosos-insolventes-millonarios lo tendrán bastante más difícil para burlarse de toda la sociedad”, comenta.

El embargo del crédito de las tarjetas es una práctica que puede tener justificación, sobre todo, en caso de morosos recalcitrantes, que son capaces de emplear cualquier argucia con tal de librarse de los pagos, mientras siguen disfrutando de lujos y viviendo “a todo tren”. Eso, en ocasiones, es posible ya que hay morosos “profesionales” que cuentan con numerosas tarjetas de crédito, concedidas por varias entidades financieras.


El embargo del crédito de la tarjeta está justificado en casos de morosos “profesionales”, que no pagan y viven como millonarios

En cualquier caso, se trata de una medida no exenta de polémica, que está produciendo discrepancias entre abogados, ya que la ley no es muy clara en este sentido. La normativa actual -repartida por múltiples reales decretos (Real Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril, Real Decreto 1415/2004, de 11 de junio) y expresada en el Código Civil- expone que son bienes embargables las cuentas corrientes del moroso y su salario, la vivienda, el coche, joyas, objetos de arte e inmuebles… y una lista mucho más amplia de bienes concretos. La ley, sin embargo, no especifica en ningún lugar que se pueda (pero tampoco que no se pueda) embargar el saldo de las tarjetas de crédito. Existe un cierto vacío legal. De ahí la controversia entre los distintos bufetes de abogados. Desde el despacho de Alonso Zamorano, por ejemplo, entienden que sí es posible y legal embargar el crédito de las tarjetas, ya que estiman que, en muchas ocasiones, un presunto moroso sigue disfrutando de lujos, viajes y haciendo innumerables compras a crédito con sus tarjetas, mientras tiene muchas deudas pendientes.

Juan Alonso Zamorano afirma también que embargar el crédito de las tarjetas hace posible que el afectado cobre su deuda, de modo que están a favor de aplicarlo en caso necesario. No obstante, las entidades de crédito no están de acuerdo con esta práctica ni con las sentencias de varios Juzgados de Primera Instancia, ya que estiman que es una práctica que les perjudica directamente.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: El proceso de embargo »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones