Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Recolocación de trabajadores despedidos

Muchos desempleados encuentran otro trabajo gracias a programas de reinserción laboral contratados por la misma empresa que les despide

img_hombre limpieza 1

Un sistema con ventajas para todos

/imgs/2008/08/hombre-limpieza.articulo.jpg

La desaceleración económica y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria han colocado las cifras del paro en tasas no registradas desde abril de 1998. El pasado mes de julio se apuntaron a las listas del Servicio Público de Empleo 36.492 personas, un 1,5% más respecto a junio, lo que sitúa el número total de desempleados en España en 2.426.916, según datos proporcionados por el Ministerio de Trabajo.

Expedientes de regulación de empleo, reestructuraciones de plantilla, despidos masivos… Lamentablemente estas noticias empiezan a ser habituales casi a diario, y previsiblemente lo seguirán siendo durante los próximos meses. En etapas de recesión económica como la que vivimos, muchos trabajadores se encuentran inquietos ante la posibilidad de perder sus puestos de trabajo, algo que supondría un gran drama personal y familiar para la mayoría. En algunos casos, sin embargo, los empleados despedidos tienen la suerte de pertenecer a empresas que han contratado programas de recolocación -“outplacement”- sistema de larga tradición en otros países desarrollados, que poco a poco se emplea cada vez más en España. Aunque suelen utilizarlo sobre todo las grandes empresas y las multinacionales, algunas pymes ya empiezan a hacer uso de este sistema.

La compañía que despide al trabajador contrata y paga los servicios de una empresa especializada que asesora al desempleado

¿En qué consiste el proceso de recolocación? El objetivo de este servicio es que la persona despedida encuentre en un plazo medio, de entre tres a seis meses, un nuevo empleo acorde a su nivel. Para ello, se le da preparación, medios y ayuda de distinto tipo. El programa es realizado a través de una empresa especializada, contratada por la compañía que la despidió, y que interviene activamente asesorándole de la manera más eficaz. Una aclaración importante: este servicio no tiene coste alguno para el empleado despedido, sino que los gastos corren por cuenta de la empresa que despide. ¿Qué gana con ello?

  • Buena imagen exterior. Las empresas que pagan este servicio logran una imagen positiva de cara a la opinión pública. De alguna forma difunden el mensaje de que, aunque no hayan tenido más remedido que proceder a una reducción de plantilla, no han dejado “tirados” a los empleados despedidos, sino que les ayudan a encontrar otro empleo.

  • Clima laboral. Contribuyen a una mayor motivación de los profesionales que se quedan, ya que han visto con sus propios ojos que los compañeros despedidos han conseguido recolocarse en un corto periodo de tiempo.

Para el empleado despedido, las ventajas son también más que evidentes. La más importante es que se favorece una disminución de su de paro. Aunque no haya una garantía absoluta de éxito, “las empresas de ‘outplacement’ recolocan a más del 70% de sus candidatos en un plazo de cuatro meses. Transcurridos siete u ocho meses desde el inicio del proceso, la cuota de éxito roza el cien por cien”, según indica el experto Juan Lunar.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones