Créditos para postgrado

Bancos y cajas ofrecen préstamos para estudios postuniversitarios, cuyas condiciones varían según la relación previa con la entidad, o los acuerdos entre el banco y el centro de estudios
Por Anna Elisa Savelli 7 de febrero de 2008
Img posgrado
Imagen: Trine de Florie

Invertir en estudios superiores

Realizar un doctorado o máster requiere un gran esfuerzo. Y mucho dinero, ya que la formación posterior a la carrera universitaria suele costar entre 2.000 y 60.000 euros, dependiendo de la especialidad y del centro que lo imparta. Cajas y bancos intentan cubrir con préstamos especiales esta demanda, para lo que ofrecen los llamados “créditos para postgrado”, un producto que no deja de crecer como atestigua el hecho de que, desde su inicio en los años 90, las solicitudes se hayan incrementado a un ritmo de un 10% anual. A la hora de contratar un préstamo de ayuda a la formación postuniversitaria conviene comparar y analizar tanto los tipos de interés aplicados, y el importe que se solicita, como el plazo máximo de financiación y las comisiones, condiciones que suelen variar en función de la relación previa del solicitante con la entidad y de los acuerdos que ésta pueda tener con la universidad o el centro educativo.

El alumnado matriculado en tercer ciclo ha ido creciendo en los diez últimos años regularmente, según las estadísticas del Ministerio de Educación y Ciencia. En el curso 2006/07 se matricularon 75.914 alumnos, la cifra más alta registrada hasta entonces, que supone un 3,23% más que en el curso anterior. Este aumento del número de alumnos que cursan estudios de postgrado ha supuesto también el incremento de las solicitudes para contratar préstamos destinados a la financiación de los mismos. Así, algunos estudios de mercado cifran el aumento de la demanda en un 10%, e incluso se asegura que el 61% de los cursos de postgrado se financian ya con este tipo de préstamos personales.

A corto plazo estos préstamos no son rentables para el banco, pero se aseguran clientes solventes con trabajos cualificados

La variedad de estudios de postgrado es extensísima. Si se desea realizar un doctorado en “Economía, Organización y Gestión”, por ejemplo, en la Universidad Pública de Navarra, el dinero que se deberá invertir ronda los 3500 euros, teniendo en cuenta sólo los créditos obligatorios. Aunque esta cantidad es relativamente baja si se compara con un MBA del Instituto de Empresa, que supera los 45000 euros. Independientemente de la ayudas que puedan dar desde las instituciones, los bancos ofrecen una serie de productos crediticios para aquellas personas que quieran invertir en su futuro profesional. A corto plazo este tipo de préstamos no son rentables para las entidades bancarias, pero a medio y largo plazo significa conseguir clientes solventes con trabajos cualificados, y con crecientes necesidades financieras. Además, estos créditos suponen una impagable campaña de imagen ante el público.

Amplio abanico de ofertas

La oferta de este tipo de préstamos es de lo más variada y, para no equivocarse hay que analizar a conciencia tanto los tipos de interés que se aplican o el importe solicitado, como el plazo máximo de financiación, y las comisiones. Es importante tener presente, además, que estas condiciones suelen variar según la relación previa del solicitante con la entidad que otorga el crédito, y el acuerdo que ésta pueda tener con una universidad o un centro educativo concreto.

Respecto al tipo de interés, es interesante conocer el máximo que permite financiar y los plazos de carencia (plazos de tiempo en los que las entidades permiten sólo pagar intereses y no capital. Estos plazos de carencia suelen ir de uno a seis años, aunque no los ofrecen todas las entidades). Aplazar el pago del préstamo hasta que se finalice el curso o hasta que el joven encuentre trabajo, son algunas de las condiciones más exclusivas. En la mayoría de los casos, el interés es competitivo (entre el 5% y el 7%), bastante más bajo que el que suelen aplicar los préstamos al consumo para financiar otro tipo de bienes, que se sitúan en torno al 9% TAE de media.

Entre los productos diseñados específicamente para dotar de recursos económicos a los alumnos postuniversitarios destaca el “Crédito Máster” de Bancaja, destinado a financiar cursos de postgrado o tesis doctorales, con un plazo de hasta 7 años y la posibilidad de 2 años de carencia. Se puede solicitar desde 2.000 euros hasta el importe de la matrícula. El índice de referencia será el Euribor a 1 año. Las comisiones de apertura son del 1% (con un mínimo de 75 euros), y la comisión de cancelación/amortización anticipada es del 1,5%. Sabadell Atlántico ofrece además la financiación de otros gastos, siempre que el crédito por el estudio sea menor a 45.000 euros.

El “Superpréstamo universitario” del SCH tiene un tipo fijo del 5,95%, un importe máximo de 30.000 euros y un plazo de amortización de hasta 8 años. La comisión de apertura es del 1%, y tiene el mismo porcentaje para la de cancelación y amortización. Caja Duero posee el crédito “Formación Crediduero”, con un importe máximo menor (10.000 euros), y un interés más alto que los anteriores -plazo de interés nominal T.A.E. del 7,68% (calculado para un préstamo de 600 euros a 5 años)-, más el 1 % de comisión apertura.

Hay entidades que tienen este producto enmarcado dentro de los prestamos personales, como Caja Laboral, que con la garantía personal del cliente ofrece un crédito de hasta 30.000 euros (con la posibilidad de ampliarlo) amortizables en cuotas mensuales fijas. Existen dos modalidades: el “Crédito Ilusión” (plazo de amortización de siete años, un tipo de interés del 5,90% y comisión de apertura del 1%), y el “Crédito Desahogo”, con la posibilidad de carencia de hasta 6 meses.

El interés que se aplica a los créditos postgrado es de entre el 5% y el 7%, bastante más bajo que el de otros préstamos al consumo

Algunos productos son conocidos como ‘revolving’ porque permiten al titular volver a disponer de parte del capital amortizado o no utilizado durante los dos primeros años del crédito. Es el caso de “CrediEstudios Posgrado”, de La Caixa, cuyo importe máximo debe ser aproximadamente igual al coste total de los estudios más todos los gastos relacionados con ellos (material de formación, manutención, transportes, etc.), amortizables en un plazo máximo de 8 años, Euribor oficial con un diferencial del 2 %, comisión de apertura del 0,75%. Por otra parte, algunas entidades tienen ofertas especiales para determinados centros de estudios. Es el caso del Banco Popular, que posee convenios con diversos máster con posibilidades específicas de financiación. Por ejemplo, el MBA Internacional del Instituto de Empresa ofrece un importe máximo de 31.252,63 euros con 6 años de amortización, y carencia de hasta 2 años.

Si lo que se busca son facilidades en la carencia y los plazos de amortización, una alternativa interesante es la de Caja Navarra, que ofrece créditos personales a postgraduados, cuyos destinatarios sólo pueden ser aquellos licenciados y/o graduados universitarios con residencia habitual en Navarra. Tienen un importe máximo de 24.000 euros, e incluye los gastos de matrícula, material y estancia o desplazamientos (con la justificación correspondiente). No tiene comisiones de amortización ni de cancelación anticipada, pero sí de apertura (0,25%). En cuanto a los plazos de carencia, se permite no devolver el préstamo hasta que los propios ingresos lo permitan, según indican las condiciones del crédito. También se puede recurrir a créditos que no tengan comisiones, como el “Préstamo Postgrado” de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (importe máximo de 20.000 euros, y plazo de amortización de hasta 7 años con 2 de carencia); el “Préstamo Máster 30” de Caixa Galicia, con un importe máximo de 30.000 euros y un plazo de amortización de hasta 10 años con 3 años de carencia, y el “Préstamo Postgrado” de Caja España (hasta 20.000 euros y 4 años de amortización, con 3 de carencia).

Paralelamente a estos créditos hay otras ofertas más concretas enfocadas, por ejemplo, a la adquisición de un ordenador por un importe máximo de 3.000 euros, cinco años de amortización e interés cero, dentro del Plan ICO Avanza en el que participan también diversos bancos y cajas.