Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

José María Álvarez, maestro y director del proyecto Infopitágoras

Los alumnos con problemas de aprendizaje demandan una atención personalizada

Imagen: CONSUMER EROSKI

El padre, Antonio Álvarez, fue el autor del manual escolar que se convirtió en el referente pedagógico en la España de los años 50 y 60 para más de ocho millones de alumnos: la mítica enciclopedia Álvarez. Más de un lustro después, el hijo, José María Álvarez, ha conseguido crear no un sólo manual, sino millones de ellos, uno para cada niño.

Infopitagoras es la clave. Un proyecto que ha permitido que este maestro y licenciado en Ciencias de la Educación, vinculado al ámbito de las publicaciones escolares desde hace más de 30 años, ofrezca a los docentes un material práctico y eficaz para tratar las necesidades educativas particulares de cada estudiante. Basado en las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), infopitágoras permite crear programas de aprendizaje individualizados para atender la diversidad del alumnado presente hoy en día en las aulas de nuestro país. Cuatro comunidades autónomas ofrecen ya este recurso de forma gratuita a sus docentes.

Su padre, autor de la ‘Enciclopedia Álvarez’ falleció hace unos años. ¿Tuvo tiempo de conocer el proyecto infopitágoras?

Sí. Mi padre hizo una enciclopedia que sirvió para todos los escolares españoles, con un mismo ejemplar se atendían todas las situaciones educativas de hace 50 años. Un día, le dije que iba a desarrollar un proyecto con el que crearía una enciclopedia para cada niño, adaptada a cada necesidad. Su respuesta fue: “Eso es imposible, no puede ocurrir”.

Sin embargo…

Ocurrió; claro que él no entendía ni comprendía las posibilidades que existían con las nuevas tecnologías.

Usted y su equipo han conseguido crear, gracias a ellas, una herramienta para atender la diversidad en las aulas. ¿Podría definirnos este concepto?

La diversidad en las aulas surge de la implantación de la promoción continua con la LOGSE
La diversidad en las aulas surge del incremento de la presencia de alumnos inmigrantes en ellas y de la implantación de la promoción continua con la LOGSE, por la cual los alumnos pasaban de un curso a otro en primaria aunque no hubieran alcanzado los objetivos. Estos hechos hacen que se multiplique el número de alumnos con problemas de aprendizaje durante la escolarización y que, por tanto, demandan una atención más personalizada y mayores recursos educativos que los necesarios para su edad escolar.

¿A qué panorama se enfrentan los docentes en clase en este contexto?

En algunos casos se ven desbordados. Son muy comunes situaciones como la de alumnos de tercer ciclo de primaria que no son capaces de dominar la resta y en clase están estudiando ya las fracciones, o estudiantes extranjeros que por problemas idiomáticos no pueden superar los objetivos básicos de lectoescritura. Desde mi experiencia como docente, puedo decir que he llegado a tener una clase de 20 alumnos en la que tan sólo podía trabajar el programa normal con cuatro o cinco estudiantes; con los demás, era necesario hacer adaptaciones curriculares o preparar programas especiales para ellos.

La Ley Orgánica de Educación (LOE) pone énfasis en la prevención de las dificultades de aprendizaje en la etapa de primaria. ¿Cuáles son y de dónde surgen?

Las principales dificultades están relacionadas con la lectura, la escritura y el cálculo
Las principales dificultades están relacionadas con la lectura, la escritura y el cálculo. El origen puede estar en algún trastorno diagnosticado, como déficit de atención o hiperactividad, en un problema de audición y lenguaje o, como ocurre en muchos casos, en relación con la interculturalidad actual de las aulas. Es frecuente la presencia de alumnos extranjeros que presentan dificultades por el desconocimiento de la lengua, o por la falta de escolarización previa.

¿Cómo se diagnostica la necesidad de atención educativa de un alumno?

En primer lugar, es el profesor el que capta o detecta en clase que el estudiante falla en determinados aspectos o contenidos curriculares y lo deriva al psicopedagogo del centro. Éste emite el diagnóstico y establece los puntos concretos en los que hay que actuar con el alumno. De manera posterior, el profesor de pedagogía terapéutica es el responsable de desarrollar el programa específico de atención educativa que tiene que llevar a cabo el tutor en clase, en el que se concretan las áreas en las que necesita refuerzo o adaptación.

¿Existe el peligro de que el estudiante con necesidad de atención educativa se sienta desplazado del resto de la clase?

En algún sentido sí. Pero se hace porque quieres atenderlo mejor y que alcance el mismo nivel que sus compañeros. Sin embargo, la tónica general es que no se considere separado, al contrario. Si está dentro del grupo y no es capaz de seguir las explicaciones del profesor puede sentirse peor que si sale del aula para trabajar de manera individualizada en las áreas en las que presenta dificultad.

¿Qué recursos se le proporcionan al tutor?

El profesor, para actuar con eficacia, debe encargarse de buscar el material de apoyo para el estudiante
El profesor de pedagogía terapéutica suele ofrecerle orientación sobre los materiales que debe trabajar con el alumno y le facilita algunos de ellos, pero no todos. Es en estos casos cuando se produce un embudo. El profesor, para actuar con eficacia, debe encargarse de buscar el material de apoyo para el estudiante, y si se tiene en cuenta que en ocasiones puede tener hasta 7 u ocho niños en el aula con necesidad de atención, ésta puede ser una tarea muy ardua.

Hoy en día, gracias a Internet, se pueden encontrar en la red muchos de estos materiales.

Sí. Internet es fuente de muchos recursos y materiales efectivos para los profesores; el problema es que hay que contar con tiempo para buscarlos y organizarlos. En este sentido, el mérito de Infopitágoras reside en que la búsqueda de recursos se realiza con mucha rapidez y precisión, gracias a su estructura en forma de árbol. Permite organizar y clasificar el material específico de cada alumno de una manera muy fácil.

¿Está el profesorado preparado para incorporar a su metodología docente los recursos que proporcionan las TIC?

No del todo. Al profesorado de mediana edad, que aún es muy numeroso, le cuesta incorporar las tecnologías al aula de un modo racional y profesional; y deberían. Para los niños es más motivador y favorece su concentración, un aspecto que hay que valorar hoy en día, que cada vez es más difícil conseguir que los alumnos atiendan cuando el profesor está explicando en clase.

Algunas comunidades autónomas como Madrid, La Rioja, Cantabria y Murcia han incorporado ya Infopitágoras como un recurso a disposición del profesorado, ¿cuál está siendo la respuesta de los centros y docentes?

Para las consejerías de Educación de estas comunidades hemos hecho un clónico de Infopitágoras que cuelgan en su portal educativo. Esto permite que los profesores desde los centros puedan acceder con sus propias claves y descargar del programa todo aquel material que necesiten. La respuesta hasta ahora ha sido satisfactoria. Ten en cuenta que en Infopitágoras el docente tiene acceso a cerca de 1.800 fichas específicas para cada dificultad y en dos o tres minutos puede bajar las necesarias para un alumno y elaborarle un libro personalizado de trabajo.

¿Cómo funciona Infopitágoras?

Calidad, precisión y sentido práctico. Son los tres calificativos que José María Álvarez elige para definir el proyecto Infopitágoras. Calidad, porque en él participa un completo equipo de autores especializado en distintas áreas educativas, entre ellas, pedagogía terapéutica, psicología, logopedia o audición y lenguaje. Precisión y sentido práctico, porque permite a los docentes confeccionar de forma sencilla y práctica un “traje a la medida de cada alumno”, según sus necesidades de aprendizaje.

Infopitágoras es una aplicación on line que permite elaborar programas personalizados de refuerzo para alumnos con necesidad de atención educativa, que faciliten el desarrollo de las adaptaciones curriculares. Incorpora cerca de 1.800 fichas de trabajo relacionadas con las dificultades de aprendizaje que presentan alumnos de Infantil y Primaria: lenguaje, matemáticas, audición y lenguaje, interculturalidad, atención o memoria visual.

Las fichas están organizadas en forma de base de datos con una estructura articulada que facilita la localización y selección del material necesario para cada alumno. De forma complementaria, cada ficha contiene información útil para el profesor sobre los procedimientos metodológicos para trabajarlas y pautas para evaluar al estudiante.


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones