Vacunas para el perro: cu√°les son y cu√°ndo hay que ponerlas

Las vacunas protegen a tu perro de numerosas enfermedades. Te contamos cu√°les son las principales, cu√°ndo se deben administrar y cu√°les se exigen para viajar por Europa
Por Sonia Recio 14 de junio de 2022
vacunas para perros obligatorias
Imagen: iStock
La vacuna de la rabia es obligatoria para los perros en toda Espa√Īa, a excepci√≥n de Galicia, Asturias, Pa√≠s Vasco y Catalu√Īa. Los veterinarios recomiendan ponerla, al igual que aconsejan inocular las que protegen contra el parvovirus, el moquillo, la hepatitis, la leptospirosis y la parainfluenza. Te contamos cu√°les son las principales vacunas para tu mascota y en qu√© momento deben recibirlas.

ūüź∂ ¬ŅHay vacunas obligatorias para perros?

Los perros también son vulnerables a desarrollar enfermedades. Los anticuerpos transmitidos a través en la placenta y presentes en la leche materna (en el calostro) protegen a los cachorros de agentes patógenos externos. Pero, a medida que los animales crecen, esta defensa natural disminuye y quedan expuestos a sufrir cualquier infección. Las vacunas son la manera más efectiva de combatir las patologías víricas y microbianas que amenazan la salud de los canes.

No hay ninguna vacuna que por ley haya que poner obligatoriamente a un perro, ni tan siquiera la de la rabia. Se exige en todo el pa√≠s excepto en Galicia, Asturias, Pa√≠s Vasco y Catalu√Īa. A pesar de que el Consejo General de Colegios de Veterinarios de Espa√Īa ha pedido en varias ocasiones unificar a nivel nacional los criterios sobre la obligatoriedad de la vacunaci√≥n antirr√°bica, los esfuerzos han sido en vano. Si bien la rabia se declar√≥ extinguida en 1966 en nuestro pa√≠s (no as√≠ en Ceuta y Melilla), han aparecido distintos focos a lo largo de los a√Īos, por lo que es m√°s que recomendable administrar esta vacuna a todos los animales.

El resto de las vacunas que se ponen a los perros son opcionales y quedan a criterio de los due√Īos. Los veterinarios y las autoridades sanitarias aconsejan administrarlas para asegurar el bienestar del animal; tambi√©n para preservar la salud de los seres humanos y otras especies convivientes con el can. No hay que perder de vista que la zoonosis, tal y como estamos comprobando, es cada vez m√°s frecuente.

ūüíČ La vacuna de la rabia

En la mayor√≠a de las comunidades aut√≥nomas la vacuna de la rabia es obligatoria, a excepci√≥n de Galicia, Asturias, Pa√≠s Vasco y Catalu√Īa.

  • Debe administrarse cuando el perro cumple los cuatro meses de edad, ya que antes el animal est√° protegido por los anticuerpos de la madre. La primera inoculaci√≥n protege a nuestro compa√Īero peludo por un a√Īo.
  • Despu√©s habr√° que administrar las dosis de recuerdo necesarias, anual o bianualmente, seg√ļn lo que indique la normativa de la comunidad aut√≥noma.

Conviene no olvidar que la rabia es una enfermedad mortal que carece de tratamiento y se transmite mediante la saliva. El periodo de incubación es muy variable, ya que depende del punto de entrada del virus: cuando más lejos esté del sistema nervioso central, más tardarán en aparecer los síntomas, que podrían manifestarse al cabo de varios meses.

ūüź∂ Vacunas opcionales: protecci√≥n extra para el perro

Adem√°s de la vacuna de la rabia, hay otras que, si bien no son obligatorias, s√≠ son muy recomendables. Su administraci√≥n ‚ÄĒtanto su tipo como su frecuencia‚ÄĒ puede variar en funci√≥n de la zona de residencia geogr√°fica y de los h√°bitos de vida del perro. Por ello, desde el Colegio de Veterinarios aconsejan seguir las pautas que indique el profesional sanitario para proteger la salud del animal.

vacunas para perros cachorros
Imagen: lauralucia

Estas son las vacunas que podemos poner a nuestra mascota:

ūüíČ Moquillo

Se administra a las seis semanas de vida. El moquillo es una enfermedad que puede provocar fiebre y problemas respiratorios, digestivos, oculares, cut√°neos o nerviosos. Incluso puede causar la muerte.

ūüíČ Parvovirus

Su inoculación es también a las seis semanas, juntamente con la vacuna del moquillo. El parvovirus es una enfermedad altamente contagiosa que afecta al aparato digestivo del perro. Si cursa con una deshidratación extrema, puede resultar mortal.

ūüíČ Leishmaniosis

La administración de esta vacuna es anual. La primera dosis se puede poner a partir de los seis meses de vida del animal. La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria que puede resultar letal. Se transmite a través de las picaduras de una especie de mosquitos.

ūüíČ Trivalente canina

Se administra en dos veces: cuando el perro cumple ocho y doce semanas (aunque puede volver a repetirse incluso una tercera vez si as√≠ lo estima necesario el veterinario). Adem√°s de incluir una dosis de recuerdo del moquillo y parvovirus, a√Īade una ampliaci√≥n de ant√≠genos de hepatitis, leptospirosis y parainfluenza. Las tres son enfermedades muy graves.

La leptospirosis es una zoonosis provocada por bacterias presentes en la orina de roedores. En perros puede cursar fiebre, disfunciones en el aparato digestivo, debilidad severa y letargo, rigidez, ictericia, dolor muscular, infertilidad y fallo renal.

La hepatitis afecta al h√≠gado, los ri√Īones y los vasos sangu√≠neos. Si no se trata a tiempo, suele evolucionar con rapidez a una infecci√≥n grave, pudiendo acabar con la muerte del animal.

La parainfluenza o tos de las perreras causa infecciones respiratorias del tracto superior e inferior. Sus síntomas son parecidos a los de una gripe o un catarro; si se ataja pronto, tiene buen pronóstico. Es una enfermedad altamente contagiosa, tanto a otros canes como a las personas.

Vacunas del perro para viajar a Europa
La vacuna de la rabia es obligatoria para visitar cualquier país europeo. Su inoculación debe quedar reflejada en el pasaporte del animal mediante un sello: la vacuna ha de estar puesta, como mínimo, tres semanas antes del viaje.

Algunos países también exigen una prueba de anticuerpos de la rabia para asegurarse de que el animal no padece la enfermedad ni puede transmitirla.

A excepción de Finlandia, Irlanda, Malta, Noruega e Irlanda del Norte, en el resto de los destinos del continente también piden un justificante (sellado en el pasaporte del perro) de que el animal ha seguido un tratamiento contra la tenia Echinococcus multilocularis. Los antiparasitarios deben suministrarse tres días antes del viaje, como máximo, y los ha de recetar el veterinario.

En cualquier caso, y para evitar problemas, lo mejor es informarse en la embajada o consulado del país de destino.