Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Consumo de gas natural: ¿fallará el suministro?

Aunque siguen apareciendo nuevos yacimientos, la especulación del mercado o la falta de infraestructuras podrían producir problemas de abastecimiento

Img gasnatural port Imagen: Jayesh Nair

La demanda de gas natural crece año tras año de forma espectacular: si la producción mundial total de energía ha aumentado en un 87% desde 1973, la de gas natural lo ha hecho en un 240%. Sin embargo, la reciente crisis causada por Rusia al cortar el suministro a Europa ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del sistema. Mientras sus defensores recuerdan las ventajas de consumir gas natural y sostienen que todavía quedan reservas para décadas, algunos expertos señalan diversos problemas que podrían poner en peligro el abastecimiento para los próximos años.

Por qué aumenta el uso del gas natural

/imgs/2008/02/gasnatural-port01.jpg

Las previsiones para los próximos años indican que la demanda de gas natural continuará en ascenso, para generar calor y electricidad tanto a nivel doméstico como industrial, o incluso como combustible para vehículos. La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA en sus siglas en inglés) prevé que podría incrementarse en un 50% de 2005 a 2030, mientras que en Europa podría crecer un 43%, según Eurogas. Se estima que los mayores incrementos se darán en las economías emergentes de los países asiáticos y del este de Europa, que triplicarán su uso del gas durante el periodo 2002-2025. En España, el Ministerio de Economía cree que dicha demanda se multiplicará por 2,2 en 2011, hasta alcanzar los 44 bcm (miles de millones de metros cúbicos).

Sólo con los yacimientos conocidos, las reservas contabilizadas de gas natural a finales de 2008 aseguran una disponibilidad en el mundo durante unos 62 añosVarias razones explican este favorable escenario. El incremento del consumo energético mundial, los problemas de contaminación y el cambio climático, o la necesidad de diversificar las fuentes de energía para no depender sólo del petróleo juegan a favor del gas natural.

En este sentido, según datos de la empresa Gas Natural, en su combustión se produce de un 40 a un 45% menos dióxido de carbono (CO2) que en la del carbón, y entre un 20 y un 30% menos que en la de los productos derivados del petróleo. Además, no emite partículas sólidas ni cenizas, las emisiones de dióxido de azufre son prácticamente nulas y las de óxidos de nitrógeno son inferiores a las del carbón y los productos petrolíferos.

/imgs/2008/04/gas01.jpgMarta Margarit, secretaria general de la Asociación Española del Gas (Sedigas), afirma que sólo con los yacimientos conocidos, las reservas contabilizadas a finales de 2008 aseguran una disponibilidad en el mundo durante unos 62 años. Pero esta cifra podría ser incluso mayor: las reservas en los últimos 40 años han aumentado gracias a nuevas prospecciones, de manera que se han multiplicado por 4,6. Por ejemplo, una información publicada en Oil and Gas Journal a finales de 2008 señalaba que las reservas mundiales “probadas” de gas natural crecieron un 1,2%.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones