Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Descubren una disolución de agua oxigenada que acelera la limpieza de “chapapote” de las rocas

El fuel se desprende en pocos minutos y su impacto ambiental es mínimo o nulo, aseguran sus descubridores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 4 febrero de 2003

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha conseguido limpiar fácilmente superficies afectadas por el fuel del “Prestige” mediante una disolución de agua oxigenada y sales metálicas. De esta forma, aseguran que el “chapapote” de desprende en pocos minutos y su impacto ambiental es mínimo o nulo. El estudio se realizó durante el mes de enero con fuel y piedras procedentes de la playa de Llanes, en Asturias.

El director de este proyecto y profesor de química de la UAB, José Luís Bourdelande, explicó que se trata de una disolución de agua oxigenada con una sal metálica de hierro y hasta de cobre y añadió que si se sumerge “una piedra manchada de chapapote en esta disolución, en minutos el hidrocarburo se separa de la piedra y flota”.

El proceso se prolonga durante más o menos tiempo en función de la concentración de sal metálica y de los volúmenes de agua oxigenada. “Entre 3 y 150 minutos”, aseguró Bourdelande. Uno de los factores que favorece el proceso es la luz natural, ya que con ella “la velocidad se acelera hasta diez veces”, agregó.

Después de lograr estos primeros resultados positivos en el laboratorio, el equipo procedió a aplicar la disolución en superficies inclinadas o verticales. De esta manera, se pulverizó la disolución sobre la superficie porosa de una baldosa, lo que provocaba que el “chapapote” se hinchara formando burbujas y perdiendo consistencia.

Esta porción hinchada se puede rascar y volver a actuar sobre la pequeña capa que puede quedar en los poros de la roca. “En el laboratorio está resuelto, las piedras quedan limpias, pero la realidad es que las piedras están en la playa y las rocas son verticales y grandes en el litoral por lo que el método se ha de aplicar de otra forma”, señaló el químico.

“Hemos hecho alguna prueba pulverizando esta disolución sobre una superficie vertical manchada de fuel y hemos visto que se hincha, se convierte en burbujas y no se desengancha porque no se puede sumergir”, comentó Bourdelande, tras añadir que “estamos pensando en formas alternativas para penetrar un poco más en el combustible en una superficie vertical”.

En los próximos días, los investigadores barceloneses se trasladarán a una de las playas gallegas afectadas por el desastre del “Prestige”, donde aplicarán la disolución para comprobar su eficacia, en colaboración con la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones