Instalan 25 arrecifes artificiales en la costa andaluza para proteger los recursos pesqueros

Su colocación evita que se desarrollen actividades pesqueras como el arrastre en fondos no autorizados
Por mediatrader 25 de agosto de 2011

La Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía ha instalado 25 arrecifes artificiales en la costa andaluza entre 1989 y 2011 con el fin de evitar la sobreexplotación en las zonas litorales. El conjunto global de estas actuaciones ha supuesto la protección de unos 480 km cuadrados de costa y una inversión final cercana a los 12 millones de euros. Este presupuesto fue financiado en un 25% por la Junta y en un 75% por el Fondo Europeo de Pesca.

La instalación de estos arrecifes contribuye a proteger las zonas de costa, algunas de ellas de elevado interés biológico y pesquero, sometidas a una sobreexplotación de los recursos mediante prácticas de pesca no permitidas, defendió el Ejecutivo andaluz. Además, «potencia el sector pesquero artesanal, más selectivo, lo que permite la regeneración de los recursos pesqueros y su explotación racional», añadió la consejera andaluza de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera.

La principal finalidad que tienen estos arrecifes es disuasoria, ya que su instalación evita que se desarrollen actividades pesqueras como el arrastre en fondos no autorizados, con lo que se preserva el valor ecológico de los mismos y se potencia la fase de alevinaje de muchas especies de interés pesquero. Todo ello repercute en un incremento de los recursos pesqueros litorales y se favorece una explotación sostenible de los caladeros.

Para la instalación de los arrecifes, que se construyen a partir de módulos, se utiliza hormigón armado como material básico debido, fundamentalmente, a la porosidad y rugosidad del material y a su efectividad tanto en su construcción como en el transporte, instalación y permanencia en el fondo. Antes de colocar un arrecife artificial, hay que construir los módulos de hormigón armado y transportarlos, para luego proceder a su instalación bajo el mar. Para terminar, se realiza la comprobación mediante sónar de barrido lateral de que se han instalado de forma correcta.