Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Noruega incumple la prohibición de exportar carne de ballena

Ha enviado 8 toneladas de rorcual aliblanco a Islandia

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 agosto de 2002
Noruega ha decidido pasarse por alto la prohibición que pesa sobre la exportación de carne de ballena desde hace 16 años. El país nórdico, en un intento de forzar al resto del mundo a restablecer el comercio internacional de estos cetáceos, ha enviado 8 toneladas de carne de rorcual aliblanco a Islandia.

Desde Greenpeace Internacional ya han denunciado la actitud de Noruega. Así, el responsable de la campaña de ballenas de la organización ecologista, John Frizell, dijo ayer que lo que quieren los exportadores noruegos es "hacernos creer que la moratoria que pesa sobre la caza comercial de ballenas en todo el mundo ha conducido a una escasez de carne de ballena en Islandia". La realidad, según el ecologista, es que el mercado islandés "tiene más carne de ballena de la que puede vender con los rorcuales aliblancos capturados accidentalmente en sus redes de pesca". Greenpeace estima que los pescadores islandeses capturan accidentalmente entre 15 y 25 rorcuales aliblancos cada año, que son vendidos en el mercado interno.

Frizell afirmó que este cargamento es una estrategia para tirar por tierra el trabajo de CITES, el organismo internacional que regula el comercio de especies amenazadas. "Noruega quiere mostrar que el comercio internacional de carne de ballena está en marcha con la esperanza de que los miembros de CITES lo legalicen", añadió Maria José Caballero, portavoz de la campaña de aguas de Greenpeace. Noruega tampoco respeta las decisiones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), y cada año se "auto-otorga" unilateralmente una cuota para cazar rorcuales aliblancos en sus aguas, explicó Caballero. Por su parte, Islandia lleva dos años intentando unirse a la CBI pero sin aceptar la prohibición actual sobre la caza de ballenas, agregó.

Ambos países han expresado en varias ocasiones sus objeciones a la prohibición de CITES al comercio internacional de carne de rorcual aliblanco. Noruega ya fracasó anteriormente cuando intentó enviar carne y grasa de ballena a Japón. Las autoridades sanitarias japonesas prohibieron entonces su entrada debido a los elevados niveles de sustancias tóxicas encontradas en la carne, que excedía los límites establecidos por las leyes japonesas de alimentación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones