Así es la nueva ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario

Exige a todos los agentes de la cadena alimentaria disponer de un plan de prevención de pérdidas y desperdicio, y fija una jerarquía del uso de los alimentos. Los consumidores se verán beneficiados
Por Sonia Recio 20 de septiembre de 2022
desperdicio alimentos
Imagen: Jungyeon Min
El próximo año, previsiblemente, España contará con una ley pionera sobre pérdidas y desperdicio alimentario. La normativa servirá para prevenir las ineficiencias de la cadena alimentaria, desde la cosecha hasta el consumo, y que tantas consecuencias económicas, medioambientales y éticas provocan. Te contamos qué supone y cómo nos puede afectar como consumidores su entrada en vigor.

Menos desperdicio por ley

El proyecto de ley sobre pérdidas y desperdicio alimentario es la primera regulación en España sobre esta materia. La norma obligará, en cuanto se determinen los plazos, a todos los agentes de la cadena alimentaria (productores, fabricantes y distribuidores con más de 1.300 metros cuadrados de sala de venta) a disponer de un plan de prevención de pérdidas y desperdicio. Si no lo cumplen, se considerará una infracción, penada con sanciones de entre 2.000 y 500.000 euros.

La ley también es pionera en la Unión Europea: solo Francia e Italia disponen de una regulación semejante. En palabras del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, esta disposición representa una oportunidad importante, ya que “en estos momentos hablamos de la posibilidad de una crisis alimentaria y de la necesidad de la producción de alimentos en el mundo».

Asimismo, en el proyecto de ley se fija una jerarquía de uso de los alimentos antes de ser desperdiciados:

😋 Consumo humano

Productores y distribuidores deberán donar a entidades sin ánimo de lucro los productos que no se han puesto a la venta, siempre que estén dentro de las fechas indicadas como consumo preferente.

🧋🍯​🍯​ Transformación

Los alimentos que hayan superado este tiempo, y siempre que estén en condiciones óptimas para su consumo, deberán transformarse en otros productos, como zumos o mermeladas.

🐔 Animales

Si no se pueden destinar al consumo humano, se utilizarán en la fabricación de piensos.

💄 Subproductos en otra industria

Los que no valgan para la alimentación animal tendrán que usarse como subproductos para otras industrias. Por ejemplo, los restos de uva de la elaboración del vino se emplean en la industria cosmética.

⚗️ Reciclado

Como residuos, se emplearán para la obtención de compost, biogás o combustibles.

naranjas podridas
Imagen: Tomasz Brzozowski

​Cómo puede afectar al consumidor

El consumidor será uno de los beneficiados con la nueva norma, ya que podrá llevar a casa los productos que no tome en un restaurante o acceder a alimentos con precio reducido por caducidad proximidad. Estos son los puntos que se deben tener en cuenta:

🥡 La comida no se tira

Las empresas de hostelería están obligadas a dar a los clientes la comida que no hayan consumido en un envase y sin coste adicional.

🍒 ​Buenas prácticas para evitar el desperdicio

Los establecimientos comerciales, por ejemplo, pueden habilitar líneas de venta de productos “feos, imperfectos o poco estéticos”. Entre las buenas prácticas también está el promover el consumo de productos de temporada, proximidad o ecológicos.

🍽️ ​Flexibilización de los menús

Los clientes podrán elegir guarniciones o raciones de tamaños distintos.

⏱️ Evitar que se caduquen los alimentos

La venta de alimentos con fecha de consumo preferente o de caducidad próxima debe incentivarse, siempre que sean aptos para su consumo. El Ejecutivo se compromete a llevar a cabo acciones formativas y divulgativas para ayudar a los usuarios a interpretar estas dos variables.