Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Ahorro de combustible y menor contaminación. ¿Podemos hacer algo…?

Cada vehículo tiene un consumo medio estipulado por el fabricante para los distintos ámbitos: urbano, carretera, etc. Sin embargo, en nuestra mano está el hecho de lograr que el consumo sea el mínimo, y con ello contribuir a que las emisiones de CO2 sean mínimas también

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 19 febrero de 2003
En este sentido, la UE está especialmente sensibilizada a lograr reducir al mínimo la emisión de CO2 a la atmósfera y ya dictó una directiva encaminada a cumplir el protocolo de Kioto.

La legislación española asume esta directiva en su ordenamiento mediante el Real Decreto 837/2002, que entre otras cosas obliga a la colocación de una etiqueta sobre consumo de combustible y emisiones contaminantes en todos los turismos nuevos. Además, obliga a todos los puntos de venta a colocar carteles con los consumos y emisiones de todos los turismos puestos a la venta, clasificados por orden de consumo. Se trata de sensibilizar a todo aquel que vaya a comprar un vehículo nuevo sobre la contaminación y consumo de combustible de su futuro vehículo (que van directamente ligados). Por otro lado, y olvidándonos del modelo de vehículo que tiene cada uno y si este consume más o menos, ¿qué podemos hacer nosotros para reducir el consumo de combustible al mínimo y con ello la emisión de dióxido de carbono de nuestro vehículo? Siguiendo una serie de hábitos de utilización del vehículo y mantenimiento del mismo, podremos optimizar su consumo; con ello buscamos lograr un ahorro a nuestros bolsillos y además a contaminar un poquito menos.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) nos da a este respecto una serie de consejos, que nos ayudarán a reducir al mínimo el consumo. Estos consejos están a su vez divididos en tres bloques:

Uso correcto del vehículo

En este sentido se recomienda:

- Planificar las rutas que seguimos en nuestros desplazamientos, buscando siempre las menos congestionadas.

- Evitar sobre cargas innecesarias en el vehículo. P.e.: el uso de la baca, aún estando esta vacía puede incrementar el consumo normal del vehículo entre un 2 y un 35%

- El uso del aire acondicionado aumenta en un 20% el consumo de combustible.

- Al tener las ventanillas abiertas aumentamos la resistencia con el aire del vehículo, aumentando con ello el consumo.

- Algunos vehículos permiten usar gasolinas de distintos octanajes. Lo mejor, es usar la recomendada por el fabricante y a ser posible la de menor octanaje.

- Revisar los consumos del vehículo periódicamente pues podemos detectar algún elemento del motor deteriorado, que esté haciendo aumentar el consumo.

- En trayectos muy cortos el consumo se dispara. En estos casos es recomendable el transporte público.

Mantenimiento regular

- La presión de las ruedas por debajo de lo normal aumenta el consumo por el mayor rozamiento del vehículo con el suelo, además de desgastar más las mismas. (por cada 0,3 bares de menos presión se aumenta en un 3% el consumo)

- Se debe cambiar cuando corresponde el aceite, bujías y filtros pues de lo contrario se puede aumentar el consumo. Incluso al uso de un aceite incorrecto puede aumentarlo.

- El reglado del motor debe ser correcto (un ralentí demasiado alto provoca aumentos de consumo).

Estilo de conducción

Este punto puede hacer que ahorremos hasta un 15% en combustible:

- Arrancar el motor sin acelerar y comenzar la marcha lo antes posible.

- Utilizar marchas largas (en gasolina el cambio de marcha se debe hacer cuando estamos entre 2.000 y 2.500 revoluciones y en diesel entre 1.500 y 2.000).

- Cuando estamos acelerando, se debe cambiar a la marcha más larga lo antes posible y al reducir de la manera más lenta posible. (Un motor en marcha corta y revolucionado consume mucho más).

- Debemos procurar circular a una velocidad uniforme, sin aceleraciones y deceleraciones bruscas, que nos obligan a ir en marchas más cortas o a revolucionar más el coche.

- Evitar velocidades elevadas. Un aumento del 20% en la velocidad produce un 44% de aumento en el consumo.

Etiquetas:

ahorro coche consumo

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones